Noticias – Adventistas

Wilson Borba

Wilson Borba

Sola Escritura

Las doctrinas bíblicas explicadas de manera simpe y práctica para la vida cristiana

El triple mensaje angélico y el fuerte clamor del tercer ángel

La proclamación del mensaje del evangelio eterno ha recibido un énfasis muy fuerte desde 1844. (Foto: Los tres mensajes)

Los tres ángeles conectados en una secuencia en Apocalipsis 14:6-12, simbolizan al pueblo de Dios al predicar un triple mensaje de ámbito mundial, antes del fin del tiempo de gracia y de la segunda venida de Cristo (Apoc. 4:14). Los mensajeros deben ser personas santificadas y totalmente comprometidas, a semejanza de los santos ángeles (Apoc. 14:1-5, 12; Heb. 1:14).

Los tres mensajes se complementan en “una plataforma firme e inconmovible”[1]. Y son predicados de manera completa hasta el final. “El primer mensaje y el segundo se dieron en 1843 y 1844, y ahora estamos bajo la proclamación del tercero; pero aun ahora hay que seguir proclamando los tres mensajes. […] No puede haber un tercer mensaje sin un primero y un segundo”.[2]

Lea también:

El primer ángel tiene un “evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” (v.6). Por eso, el objetivo del triple mensaje no es aterrorizar a las personas, sino darles esperanza y salvarlas por la fe en el sacrificio expiatorio de Jesucristo (Apoc. 1:5; 14:12). Debe ser predicado a gran voz y, como resultado, las personas se convierten, “guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús (v.12).

Ese proceso incluye la justificación por la fe en conexión con la santificación por la fe en Cristo. “Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (v.7).

Momento de juicio

El motivo para el temor reverente y dar gloria a Dios es porque comienza su juicio. Se trata del juicio investigador preadvenimiento, iniciado en 1844 y enseñado en Daniel 7:9-14 y 8:14.[3] El evangelio eterno no anula la base bíblica y la relevancia del juicio (2 Cor. 5:10; Heb. 9:27-28; Apoc. 22:11).[4] Las personas transformadas por el evangelio glorifican a Dios en todo (1 Cor. 10:31). Porque, “dar gloria a Dios es revelar su carácter a través del nuestro y, de esta manera, darlo a conocer”[5].

En el siglo XIX, surgió la falsa teoría atea de la evolución de las especies. “El hecho de que el ángel enfatiza la adoración a Dios como Creador del cielo y de la Tierra (v.7) señala inequívocamente el descuidado cuarto mandamiento de la ley de Dios, el precepto del sábado del séptimo día (Éxo. 20:8-11)”.[6] De acuerdo a Stefanovic, “la cuestión central en la crisis final será la adoración”, y el llamado a adorar “a Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” es una alusión evidente al cuarto mandamiento del Decálogo”.[7] Adorar a Dios en este tiempo del fin contrasta con la adoración a la bestia mencionada en el tercer mensaje. Implica también ser creacionista y no evolucionista y santificar el sábado bíblico del cuarto mandamiento. “Si se presta atención a este mensaje [Apocalipsis 14:6-7], este inducirá a cada nación, tribu, lengua y pueblo a examinar cuidadosamente la Palabra y los conducirá a la verdadera luz concerniente al poder que ha cambiado el séptimo día de reposo por un día de reposo espurio…”.[8]

La caída de Babilonia

Siguiendo la secuencia, el segundo ángel anuncia: “Ha caído; ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación” (v.8). “En el capítulo 17 de Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, figura que se emplea en la Biblia para representar una iglesia; hay una mujer virtuosa, símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, una iglesia apóstata”.[9]

En Isaías 14, el rey de Babilonia es el representante de Lucifer (Isa. 14:4, 12-14). La “copa embriagadora que ofrece al mundo representa las falsas doctrinas que ha aceptado como resultado de su unión ilícita con los magnates de la Tierra”.[10] Babilonia “cambió el día de reposo colocando el primer día de la semana donde debiera estar el séptimo”.[11]

Dios ordena no adorar imágenes de escultura (Éxo. 20:4-6), pero ella induce a las multitudes a este gran pecado. Mientras la Biblia enseña la salvación por la fe en el sacrificio de Jesucristo (Hech. 4:12; Apoc. 13:8), Babilonia promueve heréticamente la salvación por los sacramentos, las indulgencias y las buenas obras.

Mientras Cristo intercede por su pueblo en el Santuario celestial, ella estableció un sistema terrenal rival por medio de la misa y de la intercesión sacerdotal.[12] Este mensaje continuará hasta el fin, siendo que se describe que Babilonia actúa cada vez peor.[13] A su vez, el tercer ángel sigue al segundo, “a gran voz”: “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:9-12).

Predicar este mensaje es nuestra obra. Aunque sea una advertencia poderosa en todo el mundo hecha a los hombres contra la adoración a la bestia y a su imagen, “El mensaje del tercer ángel es el mensaje evangélico para estos últimos días”.[14] “invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios”.[15] Este mensaje debe ser predicado con fuerte clamor, según lo declara la siguiente profecía.

El fuerte clamor

“Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Y clamó a gran voz, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible” (Apoc. 18:1, 2). Este es el fuerte clamor del tercer ángel. Capacitado por la lluvia tardía del Espíritu Santo, el pueblo de Dios anunciará la caída completa de Babilonia, pues todas las naciones habrán bebido completamente “del vino del furor de su fornicación” (v. 3). La primera lluvia del Espíritu Santo fue en los días apostólicos (Hech. 2:1-15). La última se derramará “antes que venga el día grande y espantoso de Jehová” (Joel 2:23, 28-32; Hech. 2:17-21).[16] “De hecho, todo el mundo será lleno o del Espíritu Santo o del espíritu de demonios. No habrá una experiencia neutra”.[17]

Los siervos de Dios con “sus semblantes iluminados y resplandecientes de santa consagración”[18] harán los últimos y más poderosos llamados a la salvación a los sinceros en el valle de la decisión: “Y oí otra vez del cielo, que decía: ‘Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados’” (Apoc. 18:4). Por despreciar las verdades bíblicas, Babilonia cayó al punto de transformarse en “habitación de demonios” y “guarida de todo espíritu inmundo”. Dios llama a su pueblo para que salga, porque los que queden serán “partícipes de sus pecados”.

El tercer mensaje angélico hace alusión a Apocalipsis 13 y a la  marca de la bestia que será impuesta por decreto a partir de los Estados Unidos de América.[19] De acuerdo con las Escrituras, el sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto mandamiento (Isa. 8:16; Éxo. 31:17; Isa. 8:16; Eze. 20:12, 20). “Este es el único de los Diez Mandamientos que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Declara que es el Creador del cielo y de la tierra, y revela así el derecho que tiene a ser reverenciado y adorado sobre todos los demás”.[20]

Aunque la observancia del primer día de la semana es la marca de la bestia,[21] y que “Nadie hasta ahora ha recibido la marca de la bestia”.[22] “Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen”.[23]

Tenemos que evitar lo que la inspiración llama “criminal indiferencia”.[24] “Puesto que esta maldición pende sobre los transgresores del santo sábado de Dios, ¿no deberíamos manifestar mayor diligencia y mayor celo? ¿Por qué somos tan indiferentes, tan egoístas, tan dedicados a los intereses temporales?”.[25]

Por otro lado, Elena de White, citando 2 Corintios 7:1, reconoció que debido a la indiferencia hacia la reforma de salud “Los hijos de Dios no están preparados para el fuerte clamor del tercer ángel”.[26] Es necesaria una “reforma del corazón”[27] que resulte en una reforma de hábitos. Es bueno recordar que “toda verdadera reforma tiene su lugar en la obra del mensaje del tercer ángel”.[28]

Este tiempo es tremendamente solemne y de muchas oportunidades para la predicación del evangelio y de la verdad presente. Según Elena de White, antes del tiempo de prueba “el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados”.[29] Necesitamos del “espíritu del fuerte clamor”. “Veo que existe una tremenda necesidad de que nuestros ministros obtengan el espíritu de la proclamación en alta voz antes de que sea demasiado tarde para trabajar en favor de la conversión de las almas”.[30]

Ahora es el tiempo de consagración total a la misión. ¡Cuántas personas están perdidas, y necesitan recibir salvación! Jesús quiere venir en breve (Apoc. 22:20). Si estamos “esperando y apresurando la venida del Día de Dios (2 Ped. 3:12), pronto veremos al Señor regresando en gloria y majestad. Hagamos ahora nuestra parte, a fin de salvar el máximo de personas. Que las siguientes profecías se cumplan por medio de nosotros. “Veíase a centenares y miles de personas visitando las familias y explicándoles la Palabra de Dios. Los corazones eran convencidos por el poder del Espíritu Santo, y se manifestaba un espíritu de sincera conversión”.[31] “En gran medida, es por medio de nuestras imprentas como debe cumplirse la obra de ese otro ángel que baja del cielo con gran potencia e ilumina la Tierra con su gloria”.[32] Nuestra misión nunca fue predicar algo sensacionalista, maravilloso y arrebatador, sino la verdad presente, el triple mensaje angélico en un fuerte clamor. ¿Ya está usted comprometido y participa de las alegrías de salvar a personas para el reino de Dios?


Referencias

[1]Elena de White, Historia de la redención, Asociación Casa Editora Sudamericana, p. 404.

[2]_______, El Cristo triunfante, MM 2002, p. 340.

[3]Tratado de teologia adventista do sétimo dia, 1ª ed., editado por Raoul Dederen, Tatuí, São Paulo: Casa Publicadora Brasileña, 2011; p. 965.

[4]Sobre a doutrina do juízo investigativo pré-advento ver: Ellen G. White, O grande conflito, 43ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 2013, p. 317-342; Tratado de teologia adventista do sétimo dia, p. 904-948. Wilson Borba, https://noticias.adventistas.org/es/columna/wilson-borba/muerte-juicio-y-la-segunda-venida-de-cristo/; https://noticias.adventistas.org/pt/coluna/wilson-borba/22-de-outubro-de-1844/.

[5]Francis D. Nichol, ed., Comentário bíblico adventista do sétimo dia, 1ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileña, 2014, v. 7, p. 1094.

[6]Tratado de teologia adventista do sétimo dia, p. 969.

[7]Ranko Stefanovic, Revelation of Jesus Christ, Berrien Springs, MI: Andrews University Press, p. 455.

[8]Elena de White, El Cristo triunfante, Asociación Casa Editora Sudamericana, p. 340.

[9]_______, El conflicto de los siglos, p. 378.

[10]______, Ibíd.

[11]Elena de White, Eventos de los últimos días, p. 124.

[12]C. Mervin Maxwell, Uma nova era segundo as profecias de Daniel, 2ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileña, 2011, p. 190. Wilson Borba, “La doctrina católica romana de la transubstanciación a la luz de Mateo 26:26-28 e implicaciones con el ministerio de Cristo en el santuario celestial”. Tesis de maestría (2014), Universidad Peruana Unión.

[13]Tratado de teología adventista do sétimo día, p. 965-966.

[14]Elena de White, Consejos sobre la salud, Asociación Casa Editora Sudamericana, p. 525.

[15]_______, El evangelismo, , p. 143.

[16]LeRoy Edwin Froom, A vinda do Consolador, 1ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileña, 1988, p. 96-135; Ron E. M. Clouzet, La maior necesidad del adventismo, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2011. Wilson Borba, “Haverá um segundo Pentecostes”. https://noticias.adventistas.org/pt/coluna/wilson-borba/havera-um-segundo-pentecostes/.

[17]Norman Gulley, “O ‘Outro’ Segundo Advento” em O futuro, editado por Alberto R. Timm, Amin A. Rodor y Vanderlei Dorneles, Engenheiro Coelho, SP: Unaspress, 2004, p. 216.

[18]Elena G. White, Historia de la redención, Asociación Casa Editora Sudamericana, p. 421.

[19]Para um estudo mais detido sobre o assunto ler: Marvin Moore, Apocalipse 13, 1ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 2013; C. Mervyn Maxwell, Uma nova era segundo as profecias do apocalipse, 3ª ed. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileña, p. 390-433.

[20]Elena de White, El conflicto de los siglos, Asociación Casa Editora Sudamericana, p. 446.

[21]_______, Testimonios para los ministros, p. 133.

[22]_______, El evangelismo, p. 174.

[23]_______, Ibíd., p. 173

[24]_______, El conflicto de los siglos, p. 315.

[25]_______, Consejos sobre mayordomía, p. 55.

[26]_______, Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 37.

[27]_______, Ibíd., p. 40.

[28]_______, Consejos sobre la salud, p. 430.

[29]_______, Mensajes selectos, t. 1, p. 425.

[30]_______, El evangelismo, p. 296.

[31]_______, Consejos sobre la salud, p. 582.

[32]_______, El colportor evangélico, p. 4.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin