Noticias – Adventistas

Pastor congoleño atacado con ácido por unirse a la Iglesia Adventista

Permanentemente desfigurado, Banza Mwela tiene un poderoso testimonio para compartir.

Por Andrew McChesney, adventistmission.org

Banza Mwela, a la derecha, hablando con una trabajadora eclesiástica visitante, en la República Democrática del Congo, en 2014. Llevaba una red sobre la cara para protegerse mientras se sometía a cirugías, que están en curso hoy. (Todas las fotos son cortesía de Robert S. Muhune)

Banza Mwela, el pastor de una iglesia que guarda el domingo en la República Democrática del Congo, casi muere cuando su esposa y su hijo lo rociaron con ácido que quema la piel el día de su bautismo en la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Pero Banza, con su rostro permanentemente desfigurado, se aferró a la vida y hoy es un pastor adventista que predica un testimonio poderoso que atrae multitudes a Jesús.

“Alabo al Señor porque pertenezco a la familia Adventista del Séptimo Día y porque el diablo ha sido derrotado”, dijo Banza.

Lea también:

El extremista no acepta que el otro tenga diferente religión y opinión, dice John Graz

La historia comenzó en octubre de 2013 cuando Banza asistió a una campaña de evangelización en la ciudad sureste de Likasi. Él no estaba entre las 60 personas bautizadas después de las reuniones patrocinadas por el presidente de la Iglesia Adventista mundial, Ted N. C. Wilson, y dirigidas por Austin Goodwin, un pastor de la Conferencia de la Unión de Columbia en los Estados Unidos.

Los líderes de la iglesia dijeron que Banza no estaba listo, por lo que se inscribió en la escuela de capacitación pastoral en la Universidad local de Philip Lemon para aprender más sobre las doctrinas adventistas. Tres meses después, fue bautizado.

“Pero luego fue bautizado por una espada de ira inesperadamente esperándolo en casa”, expresa Robert S. Muhune, presidente de la Unión Este de la Iglesia Adventista del país.

El día de su bautismo, Banza regresó a casa cantando alegremente un himno sobre el poder de Jesús. Al entrar en la casa, su hijo mayor se abalanzó sobre él y le arrojó un cubo de ácido sulfúrico sobre la cara y el cuerpo. Cegado y ardiendo de dolor, Banza gritó de dolor y se desplomó en el suelo.

La esposa y el hijo de Banza, enfurecidos por haber abandonado su iglesia, planearon el ataque y esperaban que muriera en el acto, contó Muhune.

“Pero afortunadamente ocurrió un milagro”, dijo. “El hombre no murió”.

Los vecinos escucharon el grito de Banza y lo llevaron al hospital.

Los médicos no estaban seguros de que lo lograría. Perdió un ojo y la mayor parte de la piel de su cuerpo. Pasó semanas en cuidados intensivos, y los injertos de piel y otras cirugías plásticas reconstructivas continúan incluso ahora, cuatro años después. La Iglesia Adventista mundial ha ayudado a cubrir las costosas operaciones, y Wilson ha intervenido personalmente para asegurarse de que Banza reciba la atención que necesita.

Mwela en el evento de Participación Total de los Miembros en la República Democrática del Congo este 2018.

La esposa y el hijo de Banza desaparecieron después del ataque y están en la lista de buscados por la policía.

Mientras que Banza permanece con un dolor considerable, pasa poco tiempo en la cama del hospital. Él comparte activamente su testimonio en las iglesias y en las reuniones del campamento. Él espera estudiar teología y convertirse en un pastor adventista. Su pasaje favorito de la Biblia es Isaías 43: 1-3, que lee mientras comparte su historia: ” Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti.”.

Dios ha convertido el malvado plan del diablo en una bendición para muchas personas, comentó Muhune.

“La experiencia de Banza ha llevado a muchos jóvenes a Jesús en la ciudad donde fue bautizado”, dijo. “Hay poder en Jesús y en su nombre”.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin