Noticias – Adventistas

El extremista no acepta que el otro tenga diferente religión y opinión, dice John Graz

ASN rinde tributo al Dr. John Graz por sus años 44 años de servicio a la Iglesia Adventista. En la entrevista Graz habla sobre libertad religiosa, ley dominical, extremismo religioso y más.

Por Carolyn Azo

El Dr. John Graz es suizo y francés. Estudió teología, historia y sociología de la religión en Francia, obtuvo su maestría en la Universidad de Montpellier y su doctorado en la Universidad de la Sorbona en París. (Foto: Carolyn Azo)

 

Con 44 años de servicio para la Iglesia Adventista del Séptimo Día, el Dr. John Graz (73) se ha convertido en uno de los personajes más influyentes de los últimos años en la defensa de la libertad religiosa en el mundo. Trabajó 20 años como director del departamento de Libertad Religiosa de la Asociación General. La responsabilidad le abrió paso para organizar cuatro congresos mundiales, 40 congresos y simposios en los cinco continentes, incluyendo festivales y conciertos apoyando la causa. Sin duda las mayores reuniones en defensa de la libertad religiosa que se hayan realizado en el mundo.

El Dr. John Graz se jubiló el año 2015 en el Congreso Mundial de los adventistas, llevado a cabo en Texas, Estados Unidos. Sin embargo, aún continúa siendo invitado a diversos encuentros de libertad religiosa en el mundo.  La Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó con él  en su visita a Brasilia, Brasil, por motivo de un encuentro de líderes de Libertad Religiosa la semana pasada.

¿Para usted qué es libertad religiosa?

Para mí, la libertad religiosa es el derecho y la libertad de elegir si uno quiere tener una religión o no, la libertad de elegir su fe, su religión, sus convicciones, de acuerdo a los dictados de su conciencia.

¿Qué es lo que más recuerda de su ministerio como líder mundial de libertad religiosa?

Lo que más recuerdo, probablemente, es la gran reunión que tuvimos especialmente en Brasil,  en Perú, Centroamérica, y alrededor del mundo, el festival de libertad religiosa, el Congreso Mundial; organicé cuatro Congresos Mundiales. Preparé el festival de libertad religiosa para darle las gracias públicamente a Dios y a los países donde tenemos libertad, por supuesto. Creo que eso es algo que nunca olvidaré.

Imagino que se presentaron muchos desafíos en sus años de servicio pero, ¿cuál fue el mayor en sus 20 años de ministerio como líder mundial?

Probablemente, ver cómo crece la intolerancia religiosa alrededor del mundo, y ver que así como las personas religiosas… que muchas personas están listas para matar a otros y no solo  matar sino también a esclavizar personas, forzarlas a que se conviertan, crucificarlas, eso lo vimos los últimos dos o tres años, solo porque tenían una religión diferente. Pensamos que este tipo de cosa había desaparecido para siempre pero está regresando, desafortunadamente.

¿A cuántos países ha viajado a promover la libertad religiosa? Y ¿cómo ha afectado a su salud?

¿Países? Eso es difícil de contar. No lo sé… probablemente cerca de 80 países, supongo.  Viajo tanto… Y además he visitado varias veces algunos países. Pasar noches sin dormir, horas en los aviones … que perturba totalmente tu cuerpo y tu vida. Le agradezco al Señor por la salud que me dio porque nunca he estado enfermo y porque nunca me tomé un día de descanso por razones médicas durante 44 años de misión en todo el mundo”.

¿Cuáles son los mayores obstáculos que enfrenta la libertad religiosa hoy?

El mayor desafío en el mundo creo que es, como dije, la creciente intolerancia religiosa. Debería decir el radicalismo en la religión. Cuando era joven el mundo estaba dividido en dos. Por un lado el comunismo, y el capitalismo por el otro lado. Los liberales… las personas eran de un régimen totalitario. La religión no era un asunto en ese momento. Y crecimos escuchando que la religión ya no era un asunto. Pero hoy el mundo está dividido por la religión. Puede verse en el mapa, cuando se ve en el mapa el tema de la persecución se pueden ver lugares donde las personas son perseguidas. La mayor parte de las veces es por la religión, o por el ateísmo en otros lugares, pero eso es nuevo. También el levantamiento del extremismo provoca otro extremismo. Cuando hay extremismo en una religión, la otra religión siente que está siendo atacada

Hoy la religión está en todas partes y hay que saber cómo lidiar con eso.

Históricamente, ¿Qué problema ha afectado significativamente la libertad religiosa en nuestra iglesia?

Probablemente, todavía sea el problema de la observancia del sábado. Porque ese no es un problema cuando hacemos mucha publicidad pero prácticamente en cada iglesia alrededor del mundo hay personas que no tiene posibilidad de trabajar o encontrar un trabajo porque no quieren trabajar en sábado. También hay estudiantes que tienen problemas con los exámenes porque son en sábado y ese el constante problema número uno para los miembros adventistas. Y por supuesto que si uno vive en un país donde no hay libertad religiosa hay más problemas. Problemas para construir una iglesia, la iglesia puede ser destruida, etc. Pero hablando desde un nivel general, la observancia del sábado todavía es el problema número uno.

Desde su punto de vista, ¿Hay alguna posibilidad que la ley dominical sea aprobada a nivel mundial?

Debería decir que mirando al mundo actual, especialmente a los Estados Unidos, donde viví por 20 años, eso sería incluso difícil de imaginar. No creo que haya un solo político en los Estados Unidos que proponga ese programa. No tiene chance de ser elegido. Porque los domingos las personas van a comprar al shopping, eso es sorprendente. Pero debería agregar que uno nunca sabe, porque las cosas pueden cambiar y es muy difícil de creer que las cosas seguirán siendo como son. Cuando comencé este ministerio no teníamos problemas en muchos países como tenemos hoy. Si se hubiera dicho que un día las personas serían esclavizadas por su religión o que serían crucificadas, yo hubiera dicho que eso ya se terminó, ya no existe; pero ha vuelto. Si uno ve lo que ocurre en el mundo musulmán… hace 50 años, los líderes del mundo musulmán eran seculares no predicaban sobre su religión. Hoy en día casi no hay un país musulmán con secularidad, es lo opuesto, han votado leyes contra los artistas y hay más de 15 países donde el que cambia su religión es sentenciado a muerte; si alguien dice algo en contra de la religión nacional pueden matarlo, arrestarlo y sentenciarlo a muerte. Hay una ley contra la apostasía, contra la conversión, contra la blasfemia, etc. Hoy muchas cosas pueden cambiar.

Muchas personas, hoy en día, al pensar en religión, piensan en extremismo religioso, ¿cuál es la diferencia entre religión y extremismo religioso? La Asociación Internacional de Libertad Religiosa  ¿defiende el extremismo religioso?

Esa es una buena pregunta, porque las personas muy rápidamente ven a los creyentes y dicen que son extremistas. Si uno va a la iglesia los sábados, para algunas personas, un es un extremista. Si uno camina por la calle con su Biblia, uno es un extremista. Si uno cree en el diluvio o en la creación, uno es un extremista. Hay que hacer una diferencia entre lo que uno cree y la manera en la que uno actúa ¿Qué es un extremista? Un extremista para mí es alguien que no acepta a los otros, que los demás puedan tener opiniones diferentes. Un extremista es alguien que quiere imponer su opinión a otros, quiere forzarlos. El extremista no puede imaginar un mundo con personas diferentes, y alguien que es un creyente puede ser muy conservador, pero puede decir que respeta a los demás, y esa es su forma de vivir; cree en Dios y en Jesús pero no quiere forzar a los no creyentes a creer. La libertad religiosa es también la libertad de no tener una religión. Significa defender también al ateo. Y en este caso, no los veo a ellos como extremistas. Pero también hay personas que son extremistas contra la religión. Y ven a cada persona que profesa una religión como un enemigo. Ellos también son extremistas. Si uno quiere ver extremistas, hay extremistas en todas partes. Pero para mí, el verdadero extremista es quien no acepta que otras personas pueden tener diferentes opiniones y religión.

¿Cuál es el fundamento bíblico de la libertad religiosa?

Esa es una buena pregunta porque muy frecuentemente se cree que la libertad religiosa es como un derecho humano y no viene de Dios ni de la Biblia. Es justamente lo contrario. Para empezar, Dios creó la tierra con la libertad de elegir. Nos creó con la libertad de elección, es decir con la libertad de decirle que sí o que no. Luego puede verse en el Antiguo Testamento a Moisés y luego a Josué que dijeron “Elijan a quién servir. Yo hice mi elección, pero ustedes también tienen que elegir”. Siempre está presente la libertad de elegir. Ese es el fundamento de la libertad religiosa. E incluso en el Paraíso, Lucifer tuvo la libertad de elegir. Tomó la decisión equivocada, pero tuvo la libertad de elegir. Luego podemos ver a Jesús. Y Jesús respetó esta libertad de elegir. Siempre dijo “Si quieres”, “Si me oyes”, “Si tienes sed”. Siempre está el “si”. Y detrás del “si”, allí está nuestra libertad. Podemos decir “no creemos en ti” o podemos decir “creemos en ti”; podemos decir “no quiero seguirte” o podemos decir “quiero seguirte”. Incluso cuando algunas personas dijeron “si no crees lo que yo creo, irás al infierno”. Si soy libre puedo responder “muy bien, pero esa es tu opinión, pero no creo en eso”. Incluso Dios le dio a la tierra la posibilidad de no creer en Él. Uno puede hablar del cielo y del infierno y que haya gente que no lo crea. Que decida no creer. Y hay que respetar esa elección.

 ¿Qué les diría a aquellos que toman la posta y continúan con la defensa de la libertad religiosa?

Les diría que realmente tienen que tener la pasión para defender esta libertad, para ver que esta libertad viene de Dios, que estén agradecidos por vivir en un país donde tienen esta libertad y que vean el privilegio que tienen. Todos debemos estar conscientes de eso y debemos recordar que la intolerancia no conoce fronteras. Si promovemos la libertad religiosa con fuerza, irá a través de las fronteras, más allá de ellas y también invadirá lugares donde las personas son perseguidas y la mejor respuesta al terrorismo religioso y al fanatismo religioso realmente es la libertad religiosa.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin