Noticias – Adventistas

Luego de 13 años de rechazos familia acepta a Cristo

Muchos años pasaron desde que Johnny Cabezas abrió su negocio frente a una iglesia adventista, pero fue su amistad con Benjamín que lo llevó hasta los pies de Jesús.

Por Vanessa Castro y Geraldine Flores 9 de mayo de 2019

Johnny Cabezas recibiendo el afectuoso abrazo de su amigo Benjamin. (Foto: Josué Idrovo)

Muchos años pasaron desde que Johnny Cabezas abrió su negocio frente a una iglesia adventista del Séptimo Día (IASD) en la 38ava al Sur de Guayaquil, en Ecuador. Fue su amistad con Benjamín que lo llevó hasta los pies de Jesús. Ahora él y su familia sirven a Jehová.

Lea también:

Una puerta abierta

Familia cabezas acompañada de su Grupo Pequeño. (Foto: Josué Idrovo)

Su historia

Hace más de 13 años, Mariana Navarrete fue vecina de Johnny, ambos hicieron amistad. Ella lo invitó a la iglesia en reiteradas ocasiones, pero Johnny no tenía interés. Aunque las invitaciones de Mariana no fueron aceptadas, ella le recomendó a Johnny devolver el 10% de sus ganancias a Dios. De esta manera, Johnny vio cómo Dios lo bendecía.

Su hijo Johnny hace 3 años vio las reuniones de los Aventureros y decidió ser parte del club. De esta manera, él también fue un ente influyente en la vida de sus padres, ahora él es un fiel Conquistador que quiere llevar a más personas a los caminos de Dios.

Por este medio,  Johnny Cabezas aceptó recibir estudios bíblicos, pero no le dio gran importancia al estudio, se preocupó más en su negocio; pero Dios en su infinita sabiduría puso en el camino de Johnny, a Benjamín, también miembro de Iglesia Adventista.

Pastor Washigton Yánez, presidente de la MES, bautizando a la familia Cabezas (Foto: Josue Idrovo)

La decisión

En el negocio de Johnny hay congeladores y vitrinas que necesitan mantenimiento. Benjamín que asiste a la iglesia que queda frente a su negocio, le ofreció sus servicios, y allí empezaron una amistad.

Benjamín mientras hacia su trabajo platicaba con Johnny sobre varios temas, pero de alguna manera siempre Benjamín llegaba al tema principal: Dios; para posteriormente invitarlo a la iglesia. Invitaciones que él seguía rechazando, hasta que no pudo dejar de aceptar la primera invitación a un té de amigos.

Desde ese momento algo en su vida cambió. Volvió a asistir con Benjamín a otra de estas reuniones y decidió aceptar ir a la iglesia con mayor frecuencia. Además, recibió la invitación a una semana de la familia; turnándose con su esposa para asistir todas las noches. Johnny comenzó a acercarse a Dios, e incluso, participó de los 10 días de ayuno y oración, venciendo cualquier excusa para buscar a Dios. Junto a su familia comenzaron un viaje espiritual de 40 días, reservando las primeras horas de cada mañana para estar en comunión con Dios. La familia decidió cerrar su negocio los días sábados entregándose en cuerpo y alma al Salvador.

Johnny Cabezas hace un año asiste a la iglesia y es parte de un Grupo Pequeño. Cuando el amor de Dios inunda el corazón de los miembros del hogar, la felicidad y el gozo se vuelven los principales sentimientos.

Jhonny y Mónica, luego de recibir una serie de estudios bíblicos, comprendieron que era necesario que unan sus vidas a través del matrimonio instituido por Dios en el Edén. Su matrimonio fue realizado en uno de los más importantes estadios del Ecuador; mostrando frente a cientos de personas el poder transformador de Dios en la vida del ser humano, y cómo él se preocupa por el bienestar y la unión de la familia. Después de dos días de su matrimonio, Jhonny y Mónica decidieron entregarse por completo a Dios a través del bautismo, creyendo en el pronto regreso del  Señor Jesús.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin