Noticias – Adventistas

COVID-19: Consejos sobre Finanzas Familiares

Hay quienes consideran que la situación financiera que se avecina producto de la pandemia del COVID-19 puede ser comparada con la Gran Depresión en Norteamérica del siglo pasado. Compartimos contigo algunas orientaciones que te ayudarán enfrentar de mejor manera estos días de incertidumbre.

Por Néstor Araneda 28 de abril de 2020

La situación que estamos viviendo, según algunos entendidos, sólo es comparable a lo que sucedió en la Gran Depresión en Norteamérica en el siglo pasado, cuando se produjo un desplome de la economía producto de un sistema de vida superior a las condiciones reales que tenía la población. Algunos advirtieron lo que podía suceder, pero al final muchos se arruinaron y perdieron sus ahorros e inversiones. El año 1929 fue un año muy complejo y la caída de la bolsa de valores en Estados Unidos arrastró a Europa, Australia y Sudamérica, a una recesión. No fue fácil salir de ahí, pasó mucho tiempo para que la confianza retornara y para que la economía volviera a tener mejor salud.

Lee también:

Comparte esperanza en Santiago

Paz en Medio de la Crisis Sanitaria Mundial

Así sucede con las grandes crisis, se necesita tiempo para salir de ahí. Hay muchas decisiones que se toman por parte de los gobiernos con el fin de buscar una pronta solución al problema. Pero esos grandes acuerdos no eliminan las situaciones difíciles que se viven en el seno de una familia que tiene que lidiar día a día con las consecuencias de estas situaciones financieras.

Muchas personas en el día a día deben convivir con las repercusiones de estas crisis que al final llegan hasta la puerta de nuestra casa. Pero para los hijos de Dios cada dificultad también se transforma en una oportunidad. A pesar de que durante los próximos meses es muy probable que tengamos que hacer varios ajustes en nuestra vida, consideremos que Dios sigue a nuestro lado. Me gusta un salmo escrito por David que dice:

“El día que clamé, me respondiste; mucho valor infundiste a mi alma”
.  (Salmo 138:15 RVA -2015).

Sin duda Dios nos dará valor para enfrentar las situaciones que se avecinan. Pidámosle a Él y también pidamos sabiduría para que nuestras decisiones sean inteligentes y para que día a día podamos ver su mano acompañándonos a través de las circunstancias de la vida.

Quiero dejar algunas orientaciones que nos permitirán prepararnos y enfrentar de mejor manera estos días oscuros. Hay muchos otros consejos que todos podríamos dar, pero si logramos aplicar estos en nuestra vida, nos llevarán a realizar acciones prácticas para enfrentar este particular momento en la historia que nos ha tocado vivir.

  • Conversar con la familia:
    Una conversación sincera en la cuál podamos plantear las situaciones que se pueden dar en el futuro, lo cuál nos llevará a tener que hacer algunos ajustes en nuestra forma de vida. Todos los miembros de la familia deben participar y entender que, muchas veces, en situaciones difíciles fue necesario realizar acciones distintas a lo que estamos acostumbrados con el fin de tener mejores resultados. Algunos, como Abraham hasta se fueron a vivir a otro lugar. Tal vez es el momento de comenzar a prepararnos para hacer cambios radicales en nuestra vida.
  • Prepara un Presupuesto:
    Esto es fundamental. Necesitamos trabajar un presupuesto, que debe ser hecho con mucha diligencia para considerar todos los ítems que tienen que ver con los ingresos y gastos familiares. Considera inmediatamente rebajar tus ingresos en un porcentaje, que puede ser un 30% menos. Esto, porque a nivel general todos los sueldos se están ajustando en el mercado, ya que esta crisis es muy compleja. Por lo tanto, no podemos pensar que seguiremos teniendo el mismo nivel de ingresos. Realizando esto te darás cuenta de que tus gastos son mayores que tus ingresos. Entonces, reevalúa y disminuye algunos gastos para equilibrar tu presupuesto; e incluso deja un pequeño porcentaje de ahorro.
  • Controla el Presupuesto:
    Esto puede ser lo más complejo. Pero para que tengas éxito deberás usar el dinero de acuerdo con lo que presupuestaste. Para esto, es muy importante ir monitoreando si los gastos realizados están de acuerdo con lo planificado. Un consejo más: ten cuidado con usar la tarjeta de crédito porque a veces nos confundimos y gastamos más de lo que estaba presupuestado y terminamos endeudándonos. Para que esto no suceda puedes usar solamente efectivo o una tarjeta de débito lo cuál te permitirá usar solamente lo que tengas disponible.
  • Aprovecha tu tiempo:
    Hay mucho por hacer, disfruta tu vida. Con esta situación hemos ganado tiempo. Ya no tenemos que viajar y pasar largos minutos en congestiones de tráfico interminables, ya no estamos viajando apretados en medio de un grupo multitudinario de personas. Hoy estamos en casa, junto a las personas que amamos y con quien soñamos un proyecto de vida. Aprovecha tu tiempo con ellos y conversa de lo que nos hace felices. Estudia la Biblia, tienes la oportunidad de hacer lindos cultos familiares, cantar con tus hijos y aprender cosas que tal vez nunca pensaste antes; porque ahora tienes tiempo para ello.

Y no olvides que Cristo viene pronto. Esto nos ayuda a entender que todo lo que estamos viviendo es una señal de que ya está a las puertas. Por lo que cada decisión debe ser en consecuencia de lo que creemos.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin