Noticias – Adventistas

Natanael Castro

Natanael Castro

Misión digital

Una visión ministerial y técnica de cómo evangelizar usando las herramientas digitales.

El método digital de Cristo – Parte I

El método de Cristo, de mostrar interés por las necesidades de las personas, también es eficaz para un acercamiento virtual (Foto: Shutterstock).

Si usted abrió este artículo esperando una invención revolucionaria para el evangelismo digital, debo decirle que no es eso lo que encontrará. Vamos a hablar de una estrategia creada hace casi 2 mil años por Jesús mismo, y que Elena de White llama “el método de Cristo”. Ella escribió:

“Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: ‘Seguidme’” (El ministerio de curación, p. 102).

Lea también:

Cuando se trata de acercarse a las personas para hablar del evangelio, no hay estrategia más eficiente que esta adoptada por Jesús. Y si usted cree que es muy básica para funcionar tan bien, lea el artículo anterior y comprenda más sobre el poder de la simplicidad.

Pero, ¿cómo podemos emplearlos en nuestros ministerios en Internet? Bueno, yo hice una lista dentro de este método; voy a abordar dos de estos puntos en este texto y los demás estarán en la Parte II del artículo, ¿está bien? ¡Vamos!

Paso 1: Mezclarse con los demás

Algunas personas insisten en que deben ser parte de cierto grupo de amigos, ir a lugares inapropiados, etc., bajo el argumento de que Jesús andaba con “pecadores” y nosotros también debemos hacer lo mismo. Pero, ¿será que este es el significado de “tratar con los hombres”? Es cierto que Jesús andaba con toda clase de gente, pero, ¿era él parte de todos los grupos?

La respuesta es “no”. Cristo tenía su círculo selecto de amigos, a los cuales influenciaba y enseñaba para que hicieran la diferencia en otras clases. Tratar con los demás es eso: estar donde las personas están, cuando el lugar y las circunstancias son apropiadas para un cristiano, para ser una luz en aquel medio; pero no quiere decir estar de acuerdo con todo lo que allí ocurre.

En el ambiente digital, tenga cuidado con los grupos de WhatsApp en los que participa, con los eventos en vivo que mira, con los perfiles que sigue en las redes sociales, con las publicaciones que hace y comparte. Todo eso muestra quién es usted y los grupos a los cuales pertenece. Haciendo un autoanálisis, ¿ha tratado con los demás o ha pertenecido al grupo de los “pecadores”?

Concluyo este tema citando algunos ejemplos de cómo puede tratar con los demás en el medio digital:

  • Grupos de WhatsApp de la facultad, del trabajo y de la familia. En estos grupos siempre surgen buenas oportunidades para hablar del amor de Dios y dar un buen testimonio.
  • Eventos en vivo promovidos por la Iglesia y por Nuevo Tiempo. En estos programas siempre hay centenas de personas interactuando con pedidos de oración, queriendo desahogarse, pidiendo respuestas a dudas bíblicas, etc. Usted puede ayudar con la moderación y en el contacto con estas personas.
  • Redes sociales. Con certeza usted tiene amigos y seguidores que no conocen a Dios. Ser una persona activa en las redes sociales permitirá que esas personas conozcan un poco de su estilo de vida y del Dios a quien usted sirve. Pero tenga cuidado de no volverse un “creyente aburrido”; busque el equilibrio entre reflexiones y publicaciones cotidianas.
  • Use hashtags conocidos en sus publicaciones para despertar el interés por contenidos bíblicos.

Paso 2: Mostrar simpatía

Una vez que usted ya sabe cómo tratar digitalmente a los demás que necesitan conocer a Jesús, es hora de mostrar simpatía con esas personas. Según Wikipedia, simpatía es: “la solidaridad y empatía mostradas en esta cualidad que caracteriza a algunos, son manifestadas hacia una o más personas, junto con emociones como la alegría, el sufrimiento, el llanto o la libido. La simpatía se caracteriza también por la agradabilidad y la sensibilidad”. O sea, va mucho más allá de enviar imágenes y gifs de “buen día” y “Jesús te ama” en el grupo de la familia; se trata de mostrar un íntimo interés en las demandas de esta persona.

También podemos entender “simpatía” como el acto de presentarse/comportarse de forma saludable en el ambiente donde usted está. Siendo así, aquí van los consejos para poner en práctica este paso:

  • Responda de forma privada a pedidos hechos públicamente. Si alguien escribe en un grupo de WhatsApp o hace alguna publicación en una red social, y usted puede, de alguna forma, atender o reaccionar a lo que la persona escribió, hágalo de forma privada. Eso muestra un interés especial en ayudar, y deja a la persona más cómoda para detallar más su necesidad.
  • Demuestre interés. Si usted siguió el primer consejo, vuelva algunos días después para preguntarle a la persona cómo está y si su ayuda fue útil. Eso será muy significativo para ella. Muéstrese siempre dispuesto a ayudar en algo más. Otra actitud positiva es ofrecer su ayuda, aunque nadie la pida.
  • Cuidado con lo que postea. Internet es un lugar público y lleno de personas maduras e inmaduras, y sus publicaciones y perfiles serán vistos por esas dos clases. Por lo tanto, evite posteos críticos, que exponen a otras personas o que sean ofensivas para alguien, como debates políticos o ideológicos. Pero si, por alguna razón, se siente motivado a postear algo de esa naturaleza, ore a Dios por sabiduría y asertividad en sus palabras, para no herir a nadie y no ser malinterpretado por los que no tienen suficiente madurez.
  • Evite entrar en discusiones. La fama de peleador no es nada buena para quien quiere acercarse a las personas para llevarlas a Cristo.

Buenas prácticas en Internet

Para finalizar el segundo paso, quiero darles cuatro consejos básicos sobre cómo puede comportarse en Internet para demostrar simpatía:

  • NO ESCRIBA TODO EN MAYÚSCULAS. Esto puede significar que usted está enojado o gritando. Y a nadie le gusta escuchar gritos, ¿no es cierto?
  • Cuide sus palabras. Las palabras escritas no transmiten la misma emoción que las habladas. A veces, incluso con la mejor de las intenciones, acabamos trasmitiendo frialdad en mensajes de texto. Para amenizar ese problema, use emoticones; estos ayudan a transmitir emociones y expresiones faciales. Por otro lado, dependiendo del asunto, dé preferencia a los mensajes de audio; estos transmiten más emoción y empatía.
  • Cuide su ortografía y gramática. Una cosa es que escriba usando abreviaturas propias de las redes sociales, otra cosa muy diferente a escribir mal. Si no está seguro de cómo se escribe una palabra, búsquela en Google; con seguridad tendrá la respuesta que necesita. También puede escribir su frase en un editor de textos como Word y observar las sugerencias de correcciones dadas por el programa con respecto a la ortografía y gramática.
  • No cargue sus redes sociales. A nadie le gusta desplazarse por la timeline y observar una avalancha de publicaciones muy parecidas o de una misma persona. Este tipo de comportamiento no llama la atención de interesados. Lo mismo ocurre cuando uno envía todos los días una serie de posteos y lo pueden tildar de fanático. No estoy diciendo que no pueda compartir contenidos que le llamen la atención, pero debe buscar un equilibrio.

Espero que esos dos pasos abran su mente con respecto a cómo utilizar el método de Cristo en el medio digital. En el próximo artículo, veremos los tres últimos pasos. Pero no espere hasta entonces para comenzar a aplicar lo que vio hasta aquí.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin