Noticias – Adventistas

Karyne Correia

Karyne Correia

Salud Mental

Cuidados para tener una vida mentalmente saludable

Cinco actitudes para vencer el estrés

Los casos graves de estrés pueden conducir a manifestaciones, incluidas otras enfermedades. (Foto: Shutterstock)

El estrés es una reacción natural del organismo (mente y cuerpo) a los cambios que suceden en nuestro medio, y dentro de nosotros mismos. En sí mismo, no es algo negativo. El primer nivel del estrés es muy bueno. Cuando estamos en este primer nivel, nos sentimos motivados y llenos de energía para realizar diferentes cosas. Pero, si no nos cuidamos podemos entrar en un nivel que no es saludable y avanzar hasta desarrollar problemas que comprometen nuestra salud y nuestra calidad de vida.

Comenzamos produciendo reacciones de estrés cuando nuestra mente capta la presencia de estrés en el ambiente. Así, nuestra percepción de la realidad nos pesa cuando consideramos el estrés. En realidad, pesa mucho cuando el tema es la salud mental.

Lea también:

Cómo tratar el estrés durante la crisis del coronavirus

Hoy separé cinco actitudes que pueden ayudar a vencer el estrés.

Gratitud – Al practicar la gratitud, nuestra mente deja de concentrarse en los aspectos negativos de la vida para considerar los aspectos positivos. Los pensamientos de gratitud nos ayudan a sacar la atención de los estresores y a enfocarnos en los aspectos positivos de la realidad. El sentimiento producido hace bien a la mente y al cuerpo. No es que usted necesite encontrar el lado bueno de las cosas, tiene que aprender a agradecer por todo. Cuando agradecemos por algo que al principio no nos parecía bueno, cambiamos el significado de esto en nuestra mente. “Dad gracias en todo” (1 Tes. 5:18).

Servicio – Una de las frases que más he repetido en mis videos y posts es: “viva para algo más grande que usted”. Elena de White, escritora, profetiza y una de las fundadoras de la Iglesia Adventista le escribió esto a una mujer que necesitaba consejos. Este es uno de los mejores remedios para la depresión, la ansiedad y también para el estrés. Cuando nos alejamos del enfoque en nosotros mismos, cambiamos la murmuración y el descontento por un sentido de utilidad y felicidad. El bienestar generado por una actitud de servicio nos aleja del estrés.

Empatía – Parte del estrés que podemos sentir tiene su origen en las relaciones sociales, pero cuando desarrollamos una actitud de empatía tratamos con las personas que nos rodean de una forma más leve, lo que produce compasión y no resentimiento y rabia. Obviamente, la empatía nos protege del estrés que se puede originar de estas relaciones. Jesús es nuestro ejemplo, y en uno de los momentos de más estrés en su vida, cuando fue crucificado, demostró empatía. Logró pensar en aquellos que le habían hecho mal con una mirada de empatía, y le pidió a Dios que los perdonase. Seguramente Jesús también es nuestro ejemplo cuando se trata de actitudes capaces de preservar nuestra salud mental.

Flexibilidad – Como expliqué al principio, el estrés se produce cuando nuestra mente capta los estresores. Y esto tiene que ver con la forma en la que percibimos las cosas. Una actitud flexible nos ayuda a tener una mirada mas equilibrada sobre las situaciones, mientras que una actitud inflexible nos amarra a una percepción de la realidad que puede producir solamente emociones negativas. No se trata solo de pensar de forma positiva. Hablo más sobre un pensamiento positivo aquí, y se trata de una mentalidad que intenta de manera constante formas más saludables de relacionarse con la realidad.

Autocompasión – Para terminar, podemos producir estrés cuando alimentamos la culpa, el remordimiento, el descontento con nosotros mismos, el reprocharnos cosas de forma excesiva. La autocompasión nos ayuda a mirarnos de forma asertiva, reconociendo nuestras limitaciones y capacidades. En consecuencia, una actitud de autocompasión reduce la producción del estrés.

Vivimos tiempos muy delicados, y todavía tendremos más momentos críticos en nuestras vidas. Un buen manejo del estrés será necesario para cada uno de estos momentos. Las pequeñas actitudes pueden hacer una gran diferencia en nuestra vida y en nuestro mundo.

 

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin