Noticias – Adventistas

Janete Suárez

Janete Suárez

Educación familiar responsable

La importancia de la educación en el hogar en el cotidiano de la familia

Familias fuertes en tiempos de pandemia

Los desafíos familiares han aumentado con la pandemia de Covid-19. (Foto: Shutterstock)

Las organizaciones en general viven tiempos difíciles y con muchos desafíos. Muchos establecimientos comerciales cerraron sus puertas por no estar preparados o por no poder mantenerse funcionando ante el impacto causado por las medidas obligatorias de restricciones por la pandemia del COVID-19.

La institución familiar también está sufriendo sus pérdidas e impacto. En el escenario actual los motivos que desencadenan los problemas de relaciones conyugales son diversos y complejos, crisis individuales y colectivas sumadas a las ansiedades, miedos y violencia interfamiliar.

Lea también:

Esos motivos entre otros señalan a una institución frágil y con pocos recursos para enfrentar la crisis. Y si hubo un momento en el que la familia debería estar fuerte y unida, es ahora. No se trata solo de identificar y atender las necesidades de cada uno, dialogar sobre la importancia del respeto mutuo o la necesidad de que todos colaboren para el buen funcionamiento del hogar. A fin de evitar el colapso, todo esto es importante, pero es necesario mucho más.

La pandemia y los efectos en la familia

Frente a los más variados tipos de institución familiar donde muchas veces conviven diariamente niños, adolescentes, jóvenes y abuelos ancianos, el desafío de suplir los intereses y necesidades de todos es todavía mayor. Además, los decretos de reclusión, aislamiento o cuarentena han elevado el nivel de preocupación. El miedo de ser infectado, de perder el único empleo, de enfrentar la soledad, la depresión, el luto, la hospitalización de seres queridos, como también el cuidado de toda la rutina del hogar, que incluye acompañar las clases virtuales de los hijos, limpiar, lavar y cocinar, se vuelven inquietudes constantes y reales.

¿Qué hacer frente a situaciones como estas que inclusive elevan el índice de divorcio entre los matrimonios y en consecuencia pone fin a muchas familias? Realmente las respuestas para un tema tan complejo como este no pueden estar en una lista de ítems como una receta que usted sigue y todo se resuelve.

Sin embargo, no todas las familias se encuentran en terapia intensiva ni en cuarentena, a pesar de que todas están en aislamiento. En este sentido, al hablar de prevención de una “infección generalizada” como el fortalecimiento del “sistema inmunológico” para un comienzo o recomienzo y una vida familiar más fuerte, los invito a analizar aspectos que han clasificado a algunas familias como exitosas a pesar de las crisis que enfrentan.

Familias de éxito

Una familia de éxito dispone de un ambiente apropiado. El hogar puede ser sencillo, pero puede ser siempre un lugar en el que abundan las palabras alegres y se practican actos de bondad, donde la cortesía y el amor son huéspedes constantes (Elena de White, Review and Herald, 9 de julio de 1901) Un ambiente adecuado ofrece tanto un sentimiento de identidad familiar positiva, interacción satisfactoria y gratificante como el desarrollo individual y colectivo entre sus miembros. Un ambiente apropiado capacita a cada miembro de la familia a enfrentar los diferentes momentos de estrés que se manifiestan.

Una familia de éxito da prioridad a una buena comunicación. En una época cuando los recursos virtuales apartan a los que viven debajo del mismo techo, es fundamental que los padres establezcan reglas referentes al uso apropiado de las tecnologías. Todo a fin de construir e incentivar el diálogo entre sus miembros. El diálogo debe ser honesto, claro, abierto y frecuente. Es necesario ayudar a los hijos a comunicarse, a expresar sus dudas, miedos y ansiedades. Además, estas acciones resultan en una técnica de intervención de éxito en un momento de crisis con una pandemia como la actual.

Una familia de éxito motiva e incentiva a sus miembros. Todos estamos en un proceso de desarrollo, tenemos nuestras singularidades y necesitamos que se cultiven nuestros sentimientos de pertenencia. Y en este recorrido hay errores y aciertos. Un discurso de valorización, apoyo y sostén fortalece habilidades potenciales como también establece una base emocional segura para seguir adelante a pesar de los problemas.

Una familia de éxito mantiene el compromiso con sus miembros. “El vínculo de la familia es el más estrecho, el más tierno y sagrado de la tierra. Estaba destinado a ser una bendición para la humanidad” (Elena de White, El hogar cristiano, p. 14). Es fundamental fortalecer este vínculo con sentido de equipo. En este sentido, todos visten la misma camisa, conscientes de que, si uno pierde, todos pierden. Si, uno gana, todos se sienten victoriosos. Además, los miembros de familias fuertes actúan y hacen sacrificios unos por los otros.  Y como padres, no debemos permitir que las presiones externas amenacen sustituir este vínculo sagrado por cualquier otro compromiso más importante.

Conexiones sociales y capacidad de adaptación

Una familia de éxito construye conexiones sociales. Las familias exitosas no se quedan aisladas, sino conectadas a la sociedad. Aun en medio del aislamiento momentáneo, son innumerables las contribuciones de las conexiones sociales que pueden y deben mantener y fortalecer. Son imprescindibles en la superación de un período estresante de la vida familiar. Piense, por ejemplo, en el apoyo que una iglesia, con su conjunto de miembros y líderes puede ofrecer ante una enfermedad, luto, desempleo o en el proceso de educación de los hijos. Al valorizar conexiones sociales, beneficiamos y somos beneficiados.

Una familia de éxito desarrolla la capacidad de adaptación. Las familias con un buen funcionamiento intentan enfrentar los cambios en el ciclo de la vida y desarrollar formas de adaptación que son estructurados o flexibles en vez de rígidos o caóticos. Enfocan la capacidad o incapacidad de superar el estrés y de adaptarse a eventos estresantes y potencialmente perjudiciales. En este sentido, la capacidad de adaptación hace uso de otros recursos citados como comunicación eficaz, participación afectiva y recursos externos.

Una familia de éxito define los papeles de cada uno en el hogar. La definición clara de papeles es una característica importante del funcionamiento familiar y es esencial para que la familia sea capaz de adaptarse a situaciones de cambio. Con una estructura clara, más flexible, los miembros estarán conscientes de sus responsabilidades. En consecuencia, frente a crisis y problemas, los miembros conocen sus papeles. Normalmente hay un claro reconocimiento de que los padres son los que dirigen. Al mismo tiempo, ellos deben estar abiertos a las sugerencias, al apoyo y la contribución de los hijos y demás miembros.

Una familia de éxito pasa tiempo junta. Este tiempo incluye calidad y cantidad. Las necesidades de amor y comprensión se suplen al compartir momentos significativos en familia. Incluye, inclusive el decir no, imponer límites y hacer cumplir reglas. Es fundamental, sin embargo, ampliar tales acciones. Eso incluye, por ejemplo, establecer metas de realizaciones en familia, planificar actividades, celebrar las conquistas de cada miembro, guardar el celular mientras se está en familia y acompañar a los hijos en sus tareas escolares entre tantas otras acciones.

Una familia de éxito prioriza prácticas religiosas. La orientación religiosa es un componente fundamental de familias consideradas fuertes y exitosas. Estudios en el área de psicología y medicina han demostrado que muchos elementos de la religión, como la oración, la lectura de las Escrituras, el perdón, la esperanza y el servicio al prójimo están íntimamente relacionados a la salud y la felicidad. Por lo tanto, practicar una religión no nos libra de la aflicción, sino que nos ayuda a edificar la fe y a permanecer fuertes y contentos a pesar de la adversidad (Melgosa, 2013).

¡Ahora le toca a usted! ¡Anímese! Amplíe los puntos de esta lista y comparta con sus contactos sociales. Por otro lado, si usted identificó solo algunos de los puntos que clasifican a su familia, ¿qué le parece si enfoca los aspectos que le faltan alcanzar? Mi deseo es que todos hagamos nuestra parte y salgamos de esta crisis más fuertes y victoriosos.

_____________________

Referencias:

Krysan, M., Moore, K. A., & Zill, N. (1990). Identifying successful families: an overview of constructs and selected measures. U.S. Department of Health and Human Services.

Melgosa, J. (2013). The benefits of belief. How faith in God impacts your life. Pacific Press. Publishing Association. Ontário, Canada.

Stinnett, Nick, Chesser, Barbara, & DeFrain, John (eds.). 1979.  Building family strengths. Blueprints for action. Lincoln, NE: University of Nebraska Press.

Stinnett, Nick, & DeFrain, John. 1985. Secrets of strong families. Boston: Little, Brown & Co.

Schumm, Walter R. 1985. “Beyond relationship characteristics of strong families: Constructing a model of family strengths.” Family Perspective 19(l): 1-9.

 

WordPress Image Lightbox Plugin