Noticias – Adventistas

Heron Santana

Heron Santana

Iglesia Relevante

Estudios y acciones innovadoras que promueven cambios sociales y ayudan a la Iglesia a ampliar su relación e interacción con la sociedad

La mejor edad para el evangelismo digital

La presencia de personas con más edad en el ambiente virtual, y el dominio de herramientas digitales, crece cada vez más (Foto: Shutterstock).

Es un hecho que la población mundial está envejeciendo. Los datos de la Organización Mundial de la Salud dicen que, hasta 2050, la proporción de personas en el mundo con más de 60 años pasará del 12% al 22%, con relación al 2015. El fenómeno es aún más impresionante en Brasil. Se calcula que en unos 11 años, la faja etaria superior a los 60 años será mayor que la de niños hasta los 10 años.

Es un desafío para una cultura que insiste en no percibir el impacto de este crecimiento. Envejecer es un estereotipo. Y para las empresas y organizaciones, motivados por el cliché utilitarista de consumo que piensa en mercados casi exclusivamente para el universo joven, el impacto de esta visión puede representar prejuicios y pérdida de mano de obra productiva y eficiente.

En un artículo divulgado por el servicio Think With Google, siete de cada diez empresas brasileñas creen que los de más edad no acompañan las transformaciones tecnológicas. Pero el hecho es que un cuarto de los brasileños mayores de 69 años ya está conectado.

Y no solo eso: ellos están participando en las redes sociales como Facebook y WhatsApp, influencian el consumo de productos y servicios en estas plataformas y consumen videos, especialmente en YouTube. Esta es la plataforma preferida de consumo de videos de personas entre los 45 y 55 años.

Además de eso, aun de acuerdo con los datos del artículo, la mitad de la fuerza de trabajo en Brasil tendrá más de 50 años hasta el 2040. Pero solo el 11% de las empresas del mercado nacional mantienen programas de contratación de profesionales en la tercera edad.

Generaciones que aprenden juntas

Es una fuerza de trabajo creativa y de participación digital invisible para una lógica mercantilista que llama casi exclusivamente a los jóvenes. La iglesia necesita cuidarse para no absorber esta visión de consumismo tan utilitario. Necesita entender que es necesario contar con la generación “60+” en las estrategias de evangelización, inclusive en las iniciativas de evangelismo digital. Ha llegado el momento de estimular el surgimiento de influenciadores digitales de la tercera edad, aquellos que podrían compartir su experiencia también por medio de internet y de los nuevos medios.

Sería interesante llevar a cabo encuestas en los templos o estudios organizacionales para entender la fuerza digital de los miembros mayores de 50 años. Proporcionar capacitaciones y motivar para involucrar a esta fuerza en el evangelismo local y también en el evangelismo digital sería una idea que traería resultados significativos en las relaciones con esta generación cada vez más conectada. Y sería increíble si hubiese encuentros que incentiven el intercambio de experiencias digitales para el evangelismo entre los jóvenes y aquellos con más experiencia, creando una cultura de conexión que sería saludable para acercar generaciones tan diferentes.

Romper esta barrera generacional podría garantizar sorpresas, como señala el artículo de servicio de Google. Lea este extracto: “A diferencia del sentido común, la vida digital, en lugar de crear barreras entre las generaciones, puede hacer que esas fronteras sean menos nítidas. En YouTube, por ejemplo, el intercambio de experiencias intergeneracionales es una realidad. Diversos creadores usan la plataforma para producir videos que derriban los preconceptos de la edad y crean un diálogo con personas de otras generaciones. Un ejemplo es Nilson Izaias, que fue conocido como ‘el abuelo del slime’: en los videos de su canal, el jubilado intenta hacer esta masa pegajosa que se volvió una moda entre los niños y adolescentes, y terminó convirtiéndose en un fenómeno online. Y la estadounidense Shirley Curry es una gamer de 92 años. Los más de 450 mil (hoy 704 mil) inscriptos en su canal de YouTube siguen sus game play se interactúan con la creadora”.

Elena de White sugirió algo similar cuando escribió sobre la bendición de la convivencia de las personas de mayor edad con los más jóvenes. “Estos últimos pueden llevar rayos de sol al corazón y la vida de los ancianos. Quienes van desprendiéndose de la vida necesitan del beneficio resultante del trato con la juventud llena de esperanza y ánimo” (Mente, carácter y personalidad, T. 2, p. 386). De esta forma, según ella, sería posible “sacar a relucir en viejos y jóvenes las gracias cristianas que los revestirán de divina belleza y los enriquecerán con tesoros imperecederos del cielo”.

El impacto en la misión de la Iglesia sería, de acuerdo con esta visión, una dádiva. Es una invitación que anima a pensar en estrategias digitales para involucrar a la tercera edad en el evangelismo.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin