Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

Los consejos de una madre enferma en tiempos de crisis

Prudencia y responsabilidad en esta época de crisis. (Imagen: shutterstock)

Mientras trabajo pensando en lo que estamos viviendo como sociedad global, entro a revisar los medios de comunicación y todos me hablan sobre la pandemia del coronavirus. Para algunos es causa de pánico y preocupación, para otros una gripe fuerte que va a pasar. Los médicos y especialistas en el caso hablan de quedarse en sus casas, de respetar la cuarentena. Me pregunto para mí, ¿cuántas personas estarán respetando esa cuarentena? Y ¿cuántos lo tomarán como un juego?

Al abrir mi perfil de Facebook, me encuentro con un mensaje que acaba de impactar mi mente y corazón. Mi mente, porque me hizo reflexionar aún más en la prudencia y responsabilidad que debo tener en estos momentos, y mi corazón porque se trata de una madre que anoche fue llevada de emergencia al hospital y dio positivo al coronavirus. ¿Pero cómo la conozco? Porque tenemos algunos amigos en común en la red social.

Lea también:

Mi deseo de compartir las siguientes líneas con ustedes es para que tomemos conciencia de la situación, para que busquemos a nuestra mayor esperanza que es Jesús y para que oremos por esta madre, su hijo, y todos aquellos que están sufriendo con la enfermedad del coronavirus.

La madre es adventista, y tiene un hijo pequeño de nueve años de edad. Ambos viven en un pequeño pueblo de Holanda.

Anoche ella escribió una carta, en su perfil de Facebook, como despidiéndose de su pequeño hijo Samuelito y pidió que oremos por ella. Comparto la carta que ella misma compartió como perfil público hace unas horas atrás. Léela, por favor, y reflexiona en las promesas de Jesús, en su amor, en la vida y en la prudencia que debemos tener en estos momentos difíciles.

*El nombre de la madre no será expuesto.

La carta

Amado hijito, mi precioso Samuelito “Sam”. Dios sabe que mamá contigo aprendió a  amar, a perdonar el pasado…Cuando supe que sería mamá tuve miedo…No creía estar a la altura de semejante responsabilidad, mi corazón estaba herido por mi pasado, por mi infancia…pensaba una y otra ves como yo podría ser una buena…dulce mamá, como podría llevarte a los pies de Jesús, como podría darte algo que desconocía en mi vida, como dar algo que no había recibido…Tuve terror…Pero un profundo amor invadió mi ser y decidí luchar casi los 9 meses cuando parecía que viviría mas en el hospital.

Enfermé a los 9 meses y parecía que te perdía cada semana…tú y yo nos aferramos a la vida, Dios estuvo siempre cuidándonos, decidí ser la mamá más dulce…más noble…disfruté de coser, bordar…todas tus cositas… cocinar súper sano, te enseñé a alimentarte correctamente como Daniel y sus amigos. Por amor a Dios hice lo mejor que pude, enseñándote las historias bíblicas para que sean tu herramienta en tiempos difíciles. Amar a Jesús es lo primordial querido hijito, nunca lo olvides. Falta poco para ver a nuestro amado Jesús. Recuerda el libro de Daniel, Apocalipsis, en ellos hay las verdades para estos últimos años de la humanidad… Estoy agradecida a Dios por haberme dado un niño tan noble, bueno… Eres mi bendición.

Mi corazón de mamá duele como no imaginas. Mi deseo es que sigas firme esperando a nuestro Salvador, uses tus talentos al servicio de Dios y el prójimo.

Vuela siempre, no dejes de soñar y esfuérzate en lograr tus metas, pero siempre asegúrate de que sea para la gloria de Dios. Que tus preciosos ojos miren siempre el cielo azul, disfrutes de la naturaleza, del amor al prójimo, y recuerda que, aunque caigas levántate, porque Dios que te ama tanto, siempre estará con sus brazos llenos de amor esperándote.

Mamá te ama con todo su corazón, pido perdón a Dios por muchas veces no ser una mejor mamá, deseaba verte crecer, estar a tu lado…Pero sobre todo verte un hombre de bien, temiente a Dios, feliz…Acompaña a papá, son un gran equipo y toffie también.

Recuerda mi precioso rayito de Sol, Dios te AMA, Papá y mamá también. Que tu ángel de la guardia te proteja de todo mal, que nuestro amado Dios te regale SABIDURíA y su consuelo llene tu corazón, tu alma. Desearía escribirte mucho más…Pero resumo en pocas palabras: TE AMO, jamás lo olvides. Millones de besos y abrazos eternos. GRACIAS DIOS PORQUE SIENDO YO tan pequeña, pecadora… con casi nada de aciertos … ME DISTE MAS DE LO QUE MERECÍA… GRACIAS Samuelito por llenar mi vida de amor ¡TE AMO MI RAYITO DE SOL!

MAMÁ.

Pdta. Me llevo los miles de abrazos de oso polar conmigo, los besos eternos, tu dulce sonrisa, tus sueños, tus cariños, tus recetas de chef, tus creatividades de cartón. Me llevo aquel primer día que con 4 meses me dijiste mamá y mi mundo cambio para mejor. Jamás lo olvides hiciste muy feliz a tu mamita.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin