Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

El lado oscuro de la web dentro de tu hogar

 

Los depredadores aprovechan este tipo de páginas web para obtener material de abuso infantil autogenerado. (Foto: shutterstock)

¿Dónde están tus hijos en este momento? Y, ¿qué están haciendo? Tal vez sean preguntas que te hagan saltar del sofá porque no sabes dónde están. Incluso pueden estar dentro de tu casa, aparentemente seguros, pero sumergidos en sitios donde haya pederastas que pueden estar amenzándolos en redes sociales o videojuegos y tú no lo sabes.

Aquellas experiencias pueden afectar la vida de los niños para siempre, generando traumas que tendrán que ser tratados por profesionales de la salud mental. [1]

Lea también:

El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC), con base en los Estados Unidos, informó para un medio de comunicación internacional que en marzo del año 2020 recibió más de dos millones de notificaciones de material de abuso contra menores, mucho más del doble de los que se reportaron en marzo de 2019. [2]

Sin duda, la pandemia ha permitido que más niños se conecten a Internet y esto implica grandes riesgos, si los padres no están vigilantes de lo que sus hijos buscan en Internet.

Para los especialistas los pedófilos tienen en común tres características: son hombres en su gran mayoría, conocen cómo manejar la tecnología, crean perfiles falsos y se hacen pasar por niños en los chats de los videojuegos o en las redes sociales.

Una vez que estos delincuentes ganan la confianza de los niños, les piden que se graben desnudos o mostrándoles partes de sus pequeños cuerpos. Al enviar las víctimas las imágenes, los pedófilos los chantajean o amenazan para obtener más material que alimente sus propósitos. Y esto si solo hablamos de pedofilia, porque los pederastas también están en busca de sus víctimas por los mismos medios.

Cuidado con esta red

Uno de los sitios web que ha crecido en esta pandemia se denomina Omegle. Un lugar sin restricciones de edad dónde los usuarios se pueden conectar con extraños por medio de video chat, incluso sin necesidad de crear una cuenta.

El crecimiento exponencial de Omegle partió de la red social Tik Tok, ya que videos de Omegle se hicieron virales en esa red. Eso ha hecho que se vuelva una moda para muchos usuarios de Tik Tok hablar con desconocidos en Omegle.

Testimonios de Youtubers que ingresaron a Omegle comparten que se puede ver desde niños hasta personas adultas. Adolescentes informaron haber visto hombres y preadolescentes masturbándose, hombres desnudos, intentos de suicidio, hasta anuncios pornográficos.

Para verificar si este sitio es real, busqué en Google la palabra Omegle, luego hice clic e ingresé al sitio web. Allí pude comprobar que no se necesita una cuenta, es solo hacer clic en comenzar y permitir que el chat acceda a la cámara y al micrófono del computador o dispositivo. Claro, ni siquiera me atreví a iniciar una conversación después de todo lo que he investigado sobre esta página oscura de la web que está al alcance de todos.

Creo que está por demás decir que los depredadores aprovechan este tipo de páginas web para obtener material de abuso infantil autogenerado.

Permíteme preguntarte nuevamente, ¿dónde están tus hijos? ¿en sus cuartos sumergidos en sus computadores, celulares o tablets?

Ya nos alertaba el apóstol Pablo sobre el carácter de los hombres en los postreros días, en su segunda carta a Timoteo capítulo 3 versículos del 1 al 5. Leemos:

1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,

3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,

4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios,

5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

Hoy más que nunca necesitamos estar vigilantes ante los ataques que el enemigo presenta dentro de nuestros hogares. Ore por sus hijos, levante un altar a Dios diariamente (puede conocer más del tema en mi artículo anterior) y experimente la protección del Altísimo.

Fíjese lo que menciona la famosa escritora Ellen White en su libro La Oración: “Padres y madres, por muy urgentes que sean vuestros negocios, no dejéis nunca de reunir a vuestra familia en torno del altar de Dios. Pedid el amparo de los santos ángeles para vuestra casa. Recordad que vuestros amados están expuestos a tentaciones”. Más adelante sigue diciendo: “Por la mañana y por la tarde el universo celestial presta atención a cada casa en la que se ora”. [3]

¡Qué maravilloso es tener la protección de Dios en el hogar! No espere más, permita que Dios proteja lo que más ama, su familia.


Referencias

[1] Artículo: Siete riesgos que tiene Internet para los niños. Disponible en:

https://www.emy.org/7-riesgos-que-tiene-internet-para-los-ninos

[2] Artículo: Omegle: la página de videochat en vivo en la que menores de edad se exhiben sexualmente frente a adultos. Disponible en:

https://www.bbc.com/mundo

[3] Artículo: La familia debe orar unida cada mañana. Disponible en:

https://m.egwwritings.org/es/book/1765.1356#1359

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin