Noticias – Adventistas

Carlos Magalhães

Carlos Magalhães

Iglesia conectada

Como llevar el mensaje de Cristo al mayor número posible de personas con la tecnología digital

Clubhouse: cómo usarlo para compartir esperanza

Cada sala permite la participación de hasta 5 mil personas y no hay manera de almacenar las conversaciones (Foto: Shutterstock)

Un fenómeno reciente, Clubhouse es una aplicación de red social que permite conversaciones en grupo solo por audio. Fue lanzada en 2020, tuvo un crecimiento viral a inicios de 2021 y alcanzó rápidamente la marca de dos millones de usuarios.

En la práctica, la plataforma ofrece una gran variedad de salas para conversar sobre diversos asuntos. La aplicación también quedó conocida por la participación de famosos y celebridades, que dialogan con el público en tiempo real. Hoy, está disponible solo para usuarios de iPhone (iOS), pero la empresa propietaria promete una versión para los celulares con Android en los próximos meses.

Lea también:

El crecimiento de Clubhouse ha motivado a varios adventistas a experimentar ese espacio digital nuevo como una oportunidad para compartir su fe. Por ese motivo, dejo algunas sugerencias y orientaciones que pueden ser útiles para los que desean explorar los recursos de esa aplicación.

Relaciones y Misión

Los adventistas reciben el incentivo de utilizar las redes sociales como Clubhouse y otras formas de comunicación digital, con el objetivo de promover la acogida y amistad sincera.

Compartir el mensaje de esperanza también debe ser uno de los principales objetivos para buscar Clubhouse. Allí existen muchas personas que tratan de aprender sobre cómo superar dificultades y entender la razón de los principales dilemas de la vida.

Allí también es esencial promover diálogos constructivos y manifestarse de manera equilibrada. Preferentemente siga a personas con las cuales tiene afinidad de opinión y evite enfrentamientos innecesarios con quien no concuerda con lo que usted cree.

Se recomienda, así como para cualquier otra red social, que el tiempo de uso sea equilibrado para no perjudicar otras actividades de la vida que también son importantes.

Privacidad y seguridad

Una de las principales preguntas que surgen sobre Clubhouse tiene relación con la privacidad.  Hasta la publicación de este artículo, la aplicación revelaba públicamente la sala en la que se encontraban los usuarios. Por eso, se recomienda evitar los temas que puedan generar una mala interpretación de otros seguidores.

Las salas públicas están abiertas a todos los usuarios. Por eso, no todo tipo de asunto debe ser discutido allí. Para las organizaciones empresariales, gubernamentales y eclesiásticas, la aplicación no es un lugar apropiado para hablar sobre estrategias internas, desafíos y solución de problemas. Se necesitan equilibrio y prudencia. El elevado riesgo de espionaje ha llevado a algunos países y entidades a prohibir el uso de esta aplicación.

Haga su estrategia

  1. Antes de crear una sala en Clubhouse, monitoree los temas relevantes y actúe de acuerdo con la estrategia de su iglesia o de su ministerio individual.
  2. Es esencial tener cuidado con la publicidad de las iniciativas de la Iglesia en el Clubhouse. Esa red social puede ser considerada exclusivista por estar disponible solo para usuarios de Iphone y también excluir a los sordos.
  3. Al generar contenido religioso, el usuario no debe olvidar su papel de representante de la Iglesia. La visión que las personas tendrán del cristianismo puede ser la misma que tienen de usted. Así que no haga comentarios malintencionados relacionados a los seguidores, no opine o defienda ideologías controversiales o diferentes a las defendidas por la Iglesia.

Un ejemplo a seguir

Si usted desea utilizar Clubhouse de manera positiva y tiene dudas sobre cómo actuar, le sugiero que siga la estrategia de Jesús: “Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: ‘Seguidme’” (El ministerio de curación, p. 102).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin