Noticias – Adventistas

Carolyn Azo

Carolyn Azo

Desafíos espirituales

Reflexione sobre las vicisitudes de la vida en su caminar diario con Dios y sepa que aún existe esperanza.

Mejor son dos que uno

 

mejor-son-dos-que-un-1

“No fue hasta que le dije a Dios: ya es suficiente. Solo voy a hacer el trabajo que me has encargado, que Él trajo a Lara a mi vida”. Aprendí que cuando te involucras en los asuntos de Dios, Él se involucrará en el tuyo”.

Esta es la historia de Theodore Dimitriou, un joven estudiante de fisiología en Australia, que siguiendo el ejemplo misionero de su hermana decidió colocarse en las manos de Dios y esperar en Él. Acompáñame y descubre esta reflexiva y encantadora historia de amor.

“Al principio vine a Grecia para visitar a mi familia. Sin embargo, pocas semanas antes vi unos videos de cómo la Iglesia Adventista estaba ayudando en la crisis de los refugiados. Así que decidí pasar seis semanas como voluntario con Adventist Help. Estaba desesperado por trabajar para Dios. Me gusta expandir mis límites y qué mejor manera que difundiendo el evangelio al mismo tiempo.

En el lapso de mi voluntariado, acompañé a los refugiados a sus citas médicas en situaciones en las que no podíamos hacer más por ellos en nuestra clínica; me relacioné con ellos hablando de comida y deporte, fui traductor, trabajé en la manutención y después de algún tiempo comencé a coordinar la logística del equipo de voluntarios. Además, disfruté de cocinar en equipo, hacer las compras, ir a la iglesia en Atenas y compartir la razón de mi estadía con los refugiados”, comparte Theo.

Nunca imaginó que Dios estaba preparándolo para cumplir uno de los sueños de su corazón, encontrar una novia. Pero antes tenía que colocarse al servicio de Dios y luego recibiría lo que tanto esperaba.

“Mientras estuve en Grecia como voluntario tuve la bendición de conocer a mi cita divina. Fue después de algún tiempo que nos dimos cuenta de que algo estaba sucediendo entre nosotros. Para ser honesto fue una sorpresa para ambos. Ambos llegamos a Grecia a trabajar para Dios.

A través de nuestra experiencia del pasado habíamos aprendido a no permitir que los impulsos o cualidades externas nos atrajesen. No nos conocíamos, así que dejamos que todo fluya con naturalidad. Llegó el momento donde tuvimos que pasar por algunas experiencias extremadamente difíciles en el campamento de refugiados. Vimos que teníamos cualidades inesperadas. Encontramos apoyo espiritual y emocional el uno en el otro.

Encontrar a alguien en esta generación que tenga amor ávido por las personas, por la verdad, constantemente y desinteresadamente, y que viva lo que predica, es muy especial. Y todo esto como fruto de un sincero amor por la Palabra de Dios. En resumen, al trabajar juntos para bendecir a otros nosotros fuimos bendecidos…

mejor-son-dos-que-uno

“Es interesante mirar hacia atrás y recordar que por poco no vengo a Grecia, pero al dejar mi voluntad en las manos de Dios, Él fue capaz de hacer por mí más de lo que esperaba””, comparte Theo.

La historia de Theo y Lara es el sueño de muchos jóvenes cristianos que están dejando sus caminos en las manos de Dios. Sin duda el tiempo de Dios es perfecto y Él te unirá a la persona ideal cuando te involucras en sus asuntos.

Theo se anima a compartir un mensaje especial diciendo: “Yo le diría a cualquier soltero (a): Simplemente confía en Dios y Él te unirá a la persona que tiene para ti. ¡Vale la pena! La alegría que sentimos con Lara de seguir el camino de Dios es muy pura.  Mucho más real que cualquier cosa que hubiésemos podido obtener individualmente. No confíes en el impulso. Para tener un amor de verdad una relación necesita fundamento intelectual. La pasión y atracción externa son bases que no duran”.

El amor verdadero no es una pasión fuerte, ardiente e impetuosa; por el contrario, es tranquila y profunda en su naturaleza. Mira más allá de lo exterior y es atraído solo por las cualidades de la persona.  Es sabio y discriminador y su devoción es real y permanente. Solo la presencia de Dios puede hacer felices a los hombres y a las mujeres.  (Párrafo parafraseado del libro Cartas para Jóvenes Enamorados de Elena White)

Theo es australiano y actualmente está trabajando para ahorrar dinero y continuar ofreciendo sus servicios voluntarios. “Lara y yo planeamos visitar el campamento el 2017 y luego pasar gran parte del año llevando a cabo algunos proyectos misionero en el sur del Asia”.

Así como el tiempo de Dios llegó para Theo y Lara Dios puede estar llamándote a servir en alguna región de tu país o en el extranjero. Tal vez Él esté esperando que te involucres al 100% en su obra para darte la gran sorpresa. El secreto está en confiar tu camino al Señor, colocar su voluntad por encima de la tuya y el resto dejárselo a Él.

“Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo”. Eclesiastés 4:9

Para apoyar el ministerio al cual sirven Lara y Theo de ayuda a refugiados por guerras, ingresa aquí y deja tu contribución. Ese puede ser el primer paso de una gran historia.

Lea también: Cuando la mitad de tu corazón llega para quedarse

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

  • Maibel Mata

    Hermoso el trabajo que están haciendo. Estas historias conmueven y nos llaman a la acción. Me gustaría unirme a estas causas!

    Saludos desde Venezuela
    Maibel

  • Cárolyn Azo

    Maibel. Muy contentos de que esta historia sea de bendición para tu vida. Bendiciones apreciada amiga.

  • Elisa Colchado

    Amén. Que Dios nos acompañe

WordPress Image Lightbox Plugin