Noticias – Adventistas

¿Sabías que ayunar trae beneficios incalculables?

Investigadores afirman que el ayuno provoca cambios positivos importantes en los niveles de colesterol de una persona.

12 de junio de 2014
Los ciclos cortos de ayuno parecen funcionar tan bien como la quimioterapia para evitar el avance de los tumores cancerosos, afirman científicos en Estados Unidos.

Los ciclos cortos de ayuno parecen funcionar tan bien como la quimioterapia para evitar el avance de los tumores cancerosos, afirman científicos en Estados Unidos.

Brasilia, Brasil…[ASN] Según un estudio publicado por la revista Cell Stem Cell el ayuno periódico por dos o tres días contribuye a la regeneración de células madre en la sangre y la restauración del sistema de inmunidad, contrarrestando los efectos de la quimioterapia y el envejecimiento.

Según un medio de comunicación radial el estudio lo encabezó el genovés Valter Longo, profesor de gerontología y ciencias biológicas de la Universidad del Sur de California, quien señaló que “cuando uno ayuna”, el sistema trata de ahorrar energía”. “Y una de las cosas que puede hacer para ahorrar energía es reciclar muchas de las células de inmunidad que no necesita, especialmente que puedan estar dañadas”, agregó.

Lea también:

Salud: Colores de frutas y verduras para una alimentación saludable

Posición adventista

La famosa escritora Elena G. White, en su libro Consejos sobre Régimen Alimenticio, página 224, párrafo 3, escribió en 1902 que “ayunar un día por semana sería de beneficio incalculable”. El beneficio sería para aquellas personas que comen con demasiada frecuencia y en cantidades demasiado grandes, ya que recargan los órganos digestivos y afiebra su organismo; haciendo que su sangre se vuelva impura y como resultado de esto lleguen a enfermarse.

White dice que las personas que han complacido su apetito, comiendo carne en abundancia, y salsas muy sazonadas acompañadas de pasteles y conservas excitantes, les es un poco más lento el proceso de apreciar un régimen sencillo, sano y nutritivo. Más adelante aconsejó que si al principio no les agradan los alimentos sencillos, debieran ayunar hasta que logren su objeto, “Ese ayuno les resultará de mayor beneficio que la medicina, porque el estómago maltratado encontrará que el descanso que le era tan necesario y un hambre verdadera pueden ser satisfechos con un régimen sencillo”.

 

Como remedio para la enfermedad

Se dice que somos lo que comemos, ya que a menudo una mala alimentación causa una serie de enfermedades y lo que necesita el cuerpo es ser aliviado de la carga inoportuna impuesta.

“En muchos casos de enfermedad, el mejor remedio para el paciente es un corto ayuno, que omita una o dos comidas, para que descansen los órganos rendidos por el trabajo de la digestión. Muchas veces el seguir durante algunos días una dieta de frutas ha proporcionado gran alivio a personas que trabajaban intelectualmente; y un corto período de completa abstinencia, seguido de un régimen alimenticio sencillo y moderado, ha restablecido al enfermo por el solo esfuerzo de la naturaleza. Un régimen de abstinencia por uno o dos meses convencerá a muchos pacientes de que la sobriedad favorece la salud”, escribió White en su libro Ministerio de Curación página 180, el año de 1905.

Otras investigaciones científicas

Según los investigadores del Instituto del Corazón del Centro Médico Intermountain, en Utah, Estados Unidos, el ayuno no sólo reduce el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes, sino que también provoca cambios positivos importantes en los niveles de colesterol de una persona. El estudio se presentó durante la reunión anual del Colegio Estadounidense de Cardiología, que se celebra en Nueva Orleans (EE UU).

“Elena G. White dice que Cristo acostumbraba a ayunar antes de los momentos decisivos de su vida… Además de facilitar una mejor actividad de mente facilita, entre otras cosas, las percepciones espirituales. El ayuno, también, permite que el cuerpo se concentre en expulsar las toxinas y los residuos, mejorando la eficiencia de toda la máquina (cuerpo). Así, ayunar no sólo se hace para realizar una penitencia, también es para aprovechar los tremendos beneficios físicos y espirituales”, expresó el pastor Marcos Bomfim, líder de Ministerio de Salud para ocho países de la Iglesia Adventista para Sudamérica. [Equipo ASN, Cárolyn Azo]

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin