Noticias – Adventistas

Especialistas recomiendan hacer dietas alimentarias con cuidado

Las dietas practicadas por veganos, vegetarianos, frugívoros, crudívoros y otros necesitan tener en cuenta la absorción correcta de nutrientes para el organismo.

Por Felipe Lemos y Carolyn Azo 2 de abril de 2019

Las dietas practicadas por veganos, vegetarianos, frugívoros, crudívoros y otros necesitan tener en cuenta la absorción correcta de nutrientes para el organismo.

En el planeta, según datos del sitio The Vegan Society, la demanda por alimentos sin carne creció el 987% en 2017 y ser vegano se convirtió en una de las mayores tendencias en 2018. Técnicamente, hay diferencia entre el veganismo y el vegetarianismo, este último es el régimen indicado oficialmente por la Iglesia Adventista del Séptimo Día para sus miembros. Los expertos aclaran sobre algunos cuidados que necesitan ser tomados en cuenta con dietas que restringen tipos de alimentos, como es el caso, también, de frugívoros y crudívoros.

Lea también:

¿Qué es necesario entender sobre la dieta de Adán y Eva?

El nutricionista Ricardo Vargas, columnista del Portal Adventista, explica que “cuando hablamos de vegetarianismo indicamos que la alimentación está compuesta solo por alimentos vegetales, por lo que no entraría ningún producto de origen animal en el menú. En el vegetarianismo, surgieron algunas derivaciones como las dietas huevo-vegetarianas (compuestas por alimentos vegetales y huevo), lacto-vegetarianas (compuestas por alimentos vegetales y los derivados de la leche), huevo-lacto-vegetarianas (compuestas por alimentos vegetales, huevos y derivados de leche) y pesco-vegetarianas (con pescado y todos los demás productos vegetales).

El vegano, de acuerdo con el nutricionista, es aquel que no come ningún producto de origen animal y tampoco utiliza ningún producto que haya sido probado en animales como vacunas, jabones, champús, entre otros. Además, no utiliza productos de origen animal como zapatos, cinturones, bolsos y reloj con pulsera de cuero.

Reposición de nutrientes

El médico Rogério Gusmão, director de Salud de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en América del Sur, considera que la mayor preocupación debe estar en la reposición correcta de nutrientes, sea cual sea la dieta elegida. Estar alerta a la necesidad de que las personas que optan por ciertas restricciones alimentarias no se olviden de realizar un buen control y garantizar la absorción de la cantidad correcta de vitaminas.

Gusmão explica que ciertos síntomas necesitan ser observados por aquellos que tal vez estén con carencia de nutrientes. A veces, el problema puede ser la propia absorción del organismo, pero en algunas situaciones, la dieta se realiza sin el debido equilibrio.

“Si usted siente debilidad, palidez cutánea, cabellos quebradizos, piel reseca, si siente su rendimiento disminuir en el trabajo o físicamente; o tal vez tiene dificultad al subir las escaleras a las que estaba acostumbrado, eso puede ser señal de carencia de nutrientes también”, señala Gusmão.

El médico deja claro que existen grupos de personas más vulnerables, como los que no absorben correctamente los nutrientes o como aquellos a los que les hicieron una cirugía bariátrica, cirugía en la pared digestiva o les retiraron parte del intestino. “Otro grupo son las personas que tienen enfermedades inflamatorias, porque cada nutriente es absorbido por una parte de nuestro sistema digestivo que puede estar inflamado o enfermo. Allí la absorción de nutrientes será perjudicada”, agrega Gusmão

El médico recuerda también a los alérgicos e intolerantes a ciertos alimentos o aquellos que por decisión de salud restringen sus alimentos, que también son vulnerables. En ese grupo no podemos olvidar a los frugívoros que hacen uso exclusivo de vegetales, frutas y verduras crudas. Esas personas, los frugívoros, necesitan hacer un control más riguroso de sus nutrientes, recomienda.

“Todos necesitamos ser evaluados por exámenes y mensurar nuestros nutrientes por lo menos una vez al año. Lo importante es que usted tenga una dieta y un estilo de vida saludable. La salud no es una casualidad, es un proyecto de vida. Espero que usted cuide de su salud. ¡Viva bien y sea feliz!”, culmina el médico.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin