Noticias – Adventistas

Desayunar ¿puede significar mejores notas? Un estudio australiano tiene la respuesta

Estudios muestran que alimentar el cerebro es esencial para una buena función cognitiva.

Por Sanitarium Health Food Company 1 de diciembre de 2020

Estudio australiano muestra la importancia de un buen desayuno en el rendimiento de los alumnos. (Imagen: Adventist Review)

Además de darle energía para iniciar el día, el desayuno tiene un rol crucial al dar energía a su cerebro. Así que tiene sentido que un desayuno saludable puede ayudar a niños y adolescentes a rendir mejor en la escuela.

¿Se obtienen mejores notas si se come bien?

Un estudio australiano del que participaron 824 niños entre tercer y séptimo grado descubrió que el desayuno era clave para el desempeño escolar. Específicamente, mostraba la combinación de tomar desayuno con regularidad, en especial un desayuno de buena calidad; y estar activo aumentaba tanto la habilidad de alfabetización como la numérica. También ayudaba a que los niños vencieran el hambre que a veces sentían a media mañana.

Lea también:

¿Qué comer antes de los exámenes?

Si tiene adolescentes que van a rendir un examen, asegúrese de mantener buenos hábitos al desayunar. Alimentar el cerebro es esencial para el buen funcionamiento cognitivo, y se ha demostrado que ayuda a la atención, a la memoria, a recordar, y al desempeño académico.

El problema es que, a medida que los niños crecen, hay más posibilidades que se salteen el desayuno, y se pierdan nutrientes esenciales que se vuelven aún más importantes durante la pubertad, cuando llegan los estirones de crecimiento rápido.

Un estudio reciente de adolescentes en el Reino Unido observó los hábitos al desayunar y los resultados de sus exámenes. Descubrió que los alumnos que raramente desayunaban obtenían casi dos puntos menos en sus calificaciones que los que raramente se salteaban el desayuno.

Entonces, ¿cuál es el mejor desayuno antes de un examen? Están surgiendo evidencias de que un desayuno bajo en índice glucémico (IG) ayuda a proporcionar una lenta liberación de energía y niveles de azúcar en sangre estables para una función cognitiva óptima.

El desayuno simple es lo que vale

¡Un bol de cereal antes de que su hijo salga para la escuela es un gran comienzo! Un estudio de datos australianos muestra que los niños que comienzan su día comiendo cereales para el desayuno tenían la ingesta más alta en fibras y nutrientes dietéticos, incluyendo calcio y hierro, nutrientes esenciales que los niños australianos y neozelandeses no poseen en suficiente cantidad.

Consejos para el desayuno de los niños

Desayuno de buena calidad. Piense en equilibrado, nutritivo y delicioso. Pruebe con cereales integrales con leche o leche de soja, cubierto con fruta o mezclado como un licuado; tostadas integrales con manteca de maní; frijoles horneados, aguacate sobre tostadas con tomate grillado; o un trifle de bayas.

Bajo IG. Un desayuno con bajo IG, con una liberación lenta de energía, puede incluir cereales para el desayuno con bajo IG cubierto con yogur sin azúcar y bayas; granola cubierta con fruta enlatada y frutos secos; aguacate, y huevos sobre una tostada de masa madre; o budín de chía hecho con leche de soja cubierto con banana en rodajas y canela.

Permanecer hidratado. ¡No olvide las bebidas! Esto es tan importante como la comida. La evidencia sugiere que la deshidratación afecta la función cognitiva, lo que lleva un desempeño mediocre en los exámenes. El agua siempre gana.

La versión original de esta historia fue publicada por Adventist Record.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin