Noticias – Adventistas

Perdieron todo en incendio y solicitaron Biblias para predicar

Los haitianos que habitaban el lugar recibieron apoyo de las iglesias adventistas locales, a través del departamento de Acción Solidaria Adventista (ASA) y ADRA Chile.

5 de febrero de 2018

Por Esteban Cabrera

Grupo de haitianos beneficiados junto a voluntarios de ASA en Quintero.

La madrugada del 24 de enero para una comunidad de haitianos de la comuna de Quintero, en Chile, fue de un despertar sorpresivo al ver que la casa que habitaban estaba siendo consumida por las llamas; once habitantes haitianos perdieron todo en aquella tragedia, tres de ellos pertenecientes a la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Quintero.

Lea también:

Jóvenes adventistas distribuyen libros misioneros en visita del Papa a Chile

Mujeres producen piezas de crochet y lo donan a pacientes con cáncer

Ya desde la mañana del mismo día, los miembros de iglesia empezaron a ayudar a aquella comunidad contactando al departamento de la Acción Solidaria Adventista (ASA) para las regiones de Coquimbo y Valparaíso. Waleska Blu, directora de ASA para la Misión Chilena del Pacífico (MChP), empezó a contactar a distintas iglesias y haciendo llamados por redes sociales a cooperar. De este llamado surgieron distintas ayudas, entre ellas la Agencia Adventista para el Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) Chile movilizó sus vehículos para la recolección de las ayudas que se acopiaban en las iglesias. Alimentos, colchones, ropa, entre otros, fue lo que se pudo recolectar gracias a los feligreses de las distintas iglesias de la región de Valparaíso.

También, el día jueves 25 de enero se contactó con la Municipalidad de Quintero para hacerles ver el problema que tenía esta comunidad, fue así que la Municipalidad se comprometió a brindar su ayuda en el arriendo de una casa para que los afectados habiten durante tres meses.

Los tres  adventistas damnificados hicieron una curiosa petición de ayuda, ellos solicitaron Biblias y cursos bíblicos para poder evangelizar a los otros habitantes de la casa que aún no entregan su vida a Dios. “Es parte de las necesidades básicas el desarrollo espiritual de las personas; por ende, una Biblia es parte de las ayudas que una persona que perdió todo, debe recibir”, manifestó uno de los damnificados.

Hasta el cierre de esta nota aún se recibían donaciones de las iglesias para ir en ayuda de esta comunidad. A su vez solicitamos oración por la comunidad haitiana que vive en las distintas ciudades de Chile y que muchas veces sufren el rigor de este mundo y se desesperan por no ver esperanza.

Revisa algunas fotos de lo ocurrido:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

WordPress Image Lightbox Plugin