Noticias – Adventistas

Agencia Adventista en Bangladesh ayuda a niños en extrema pobreza

En el país, el 65% de los matrimonios son de niñas adolescentes o niñas. ADRA trabaja para cambiar eso.

6 de junio de 2016
No projeto da ADRA crianças têm a chance de brincar, estudar e se preparar para o futuro.

En el proyecto de ADRA las niñas tienen la oportunidad de jugar, estudiar y prepararse para el futuro.

Brasilia, Brasil…[ASN] La Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), en Bangladesh (Asia), desarrolla diversos proyectos para ayudar a la población que vive en situación de pobreza y necesidad. El país está localizado al sur de Asia, y es vecino con India y Myanmar, cuenta con aproximadamente 160 millones de habitantes. La religión que predomina es el Islam, con el 89% de la población, y los cristianos no llegan ni al 1%.

Algunos de los proyectos desarrollados por ADRA atienden a niños que viven en regiones de pobreza. Muchos trabajan para ayudar en el sustento de la familia. La situación de pobreza es tan seria que los padres muchas veces prefieren que sus hijos trabajen a que se dediquen al estudio. Lo peor es que muchos trabajan en situación de riesgo.

Lea también:

En el proyecto de ADRA, sin embargo, los menores tienen la oportunidad de ser niños, jugar, estudiar y prepararse para el futuro. Son acompañados por un médico, reciben alimentación, y los padres o tutores son acompañados y orientados en la crianza de los niños. En la mayoría de los proyectos las madres reciben cursos de alfabetización, corte y costura y orientaciones en varias áreas.

Algunos de esos proyectos atienden también a madres con sus bebés que sufren desnutrición. En el proyecto, ellas llevan a sus bebés para que se alimenten y son atendidas por un médico.

ADRA Bangladesh también trabaja en el área de educación y prevención del matrimonio de niñas y adolescentes y de la violencia doméstica. Varios eventos son realizados con las escenificaciones de situaciones cotidianas que atraen la atención de los padres y de la comunidad a la reflexión.

En el país, el 65% de los matrimonios son de niñas adolescentes o niñas, y hay innúmeras historias de violencia por parte del esposo y de la suegra, luego del matrimonio. Los padres, a su vez, prefieren que sus hijas se casen pequeñas para no tener que pagar más caro por la dote, ya que en Bangladesh los padres de la hija tienen que pagar dote a la familia del yerno.

Cuando la familia no recibe el valor negociado, tiempo después del matrimonio, muchas de esas niñas sufren violencia y algunas de ellas sufren torturas y muerte. Como casi el 90% de la población es islámica, consecuentemente la mujer no tiene voz en la sociedad; queda un arduo trabajo para ADRA de concientizar a la población en relación a la dignidad y los derechos de los niños, del adolescente y de la mujer.

Las mujeres reciben diversos entrenamientos en el país: corte y confección, alfabetización, economía doméstica, higiene, emprendimiento, agricultura y alimentación. La joven Salma se casó a los 14 años y comenzó a ser violentada y despreciada por su marido, hasta ser abandonada y regresar a la casa de los padres, con un hijo pequeño. Con el proyecto de ADRA aprendió corte y confección, y ahora puede sustentar a su familia luego de que su padre murió. [Equipo ASN, la redacción con informaciones de Adriane Santana]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin