Noticias Adventistas

Personas

Sanados por el Espíritu Santo: Una historia de transformación

En la actualidad consumimos diferentes tipos de contenidos en las diferentes plataformas virtuales que muchas veces no nos edifican y son destrucción para nuestro carácter, mente y corazón. Esta es la historia de Viviana, una adolescente de 14 años q...


  • Compartir:

En la actualidad consumimos diferentes tipos de contenidos en las diferentes plataformas virtuales que muchas veces no nos edifican y son destrucción para nuestro carácter, mente y corazón.

Esta es la historia de Viviana, una adolescente de 14 años que por causa a la "adicción" a los videojuegos en el teléfono influenciaron en ella pensamientos y conductas negativas que afectaron la relación con su familia.

Sus padres muy preocupados no sabían como solucionar el problema de su hija y en su angustia recordaron que ellos, hace 7 años vivían una vida cristiana al lado de Jesús, pero por problemas del trabajo se alejaron de la iglesia. Inmediatamente buscaron a una amiga de la iglesia que ellos antes asistían. Maruja empezó a visitarlos constantemente e iniciaron con los estudios bíblicos y momentos de oración, es así, que sucedió el milagro, el Señor transformó la vida de Viviana.

De esta manera, sus primas Arleth y Ángela, quienes también fueron influenciadas por los videojuegos, decidieron seguir los pasos de Viviana y aceptaron a Cristo como su salvador personal. Fue el 30 de enero su bautizo en la semana especial “Clamor por el Espíritu Santo”, siendo de gran testimonio para su familia, quienes ya decidieron seguir sus pasos para ser bautizados y estudiar la Palabra de Dios.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23)

El mundo nos da muchas tentaciones y contenidos que destruyen nuestra espiritualidad, busquemos a Dios cada día en constante oración para que el Espíritu Santo nos renueve completamente para vivir un verdadero reavivamiento.

Viviana, Arleth y Ángela renovadas en el Señor Jesús mediante el bautismo.