Noticias – Adventistas

La falta de comunicación puede llevar a las familias a la ruina

Autor del libro misionero 2019 "Esperanza para la familia" afirma que el material bibliográfico ayudará a mejorar las relaciones familiares.

Por Rosmery Sánchez Calleja 24 de mayo de 2019

El pastor Oliver toma en sus manos la versión del libro Esperanza para Familia, que fue distribuida en el marco del Camporí sudamericano de Conquistadores, donde fueron entregados 100 mil ejemplares. (Foto: Anne Seixas)

Este año, el Ministerio de la Familia de la Iglesia Adventista cumple 100 años. Por eso, para celebrar el marco, serán distribuidos gratuitamente, en todo el mundo, cerca de 50 millones de ejemplares del libro Esperanza para la Familia. La obra fue traducida a aproximadamente 40 idiomas y escrito por el pastor Willie Oliver, doctor en Sociología Familiar; y su esposa, Elaine, maestra en Asesoramiento Clínico de Salud Mental. Ambos son líderes mundiales del Ministerio de la Familia de la denominación.

Solo en América del Sur, más de 20 millones de ejemplares serán entregados a través de la campaña Impacto Esperanza. En esta entrevista, Oliver explica cuáles son los principales dilemas enfrentados por las familias y de qué manera la obra busca contribuir a revertir escenarios negativos en positivos.

¿Cómo ve usted la situación actual de las familias?

Las familias de hoy tienen muchos desafíos y problemas, hasta inclusive en la Iglesia Adventista, porque somos seres humanos, somos imperfectos. No hay familias perfectas porque no hay persona perfecta. Así que siempre es un desafío, sin embargo, hay esperanza y es la que Dios nos ha dejado en la Biblia.

 ¿Cuál es el mayor problema que presentan las familias?

Es una pregunta muy compleja, pero diría que es la comunicación. La gente no se comunica bien, los esposos no se comunican bien, los padres con los hijos no se comunican bien y cuando la comunicación no anda bien, la relación no será buena porque una persona dice algo y la otra persona oye algo distinto. Muchas veces somos egoístas, queremos que las cosas sean a nuestra manera y esto es una de las situaciones más difíciles, especialmente en los matrimonios, pero también entre padres e hijos.

 ¿Cuál es el beneficio que traerá este material a los lectores?

En este material hablamos específicamente de dinámicas que pueden emplear en las relaciones entre cónyuges, entre padres e hijos, incluso con los miembros de la Iglesia, porque la Iglesia también es una familia.

¿Por qué es importante hablar de este asunto en el contexto cristiano?

Muchas veces porque conocemos las prácticas de una buena salud, la adoración acorde a la Biblia, ayuda al prójimo, creemos que todo está bien.

Los esposos piensan que están en lo correcto y las esposas piensan que también están en lo correcto. Hay que escuchar a la otra persona y, a veces, estamos más interesados en compartir nuestros pensamientos y opiniones en lugar de ponerle atención a lo que dice la otra persona.

Dios nos creó con dos oídos y una boca para que escuchemos dos veces más de lo que hablamos.

¿Cuáles son los puntos destacados del libro?

Este libro está basado en la Palabra de Dios y en los escritos de Elena de White. Es fácil casarse, pero mantenerse casado y felizmente casado es un gran desafío. Necesitamos confiar en Dios.

En este libro hablamos del plan de Dios para la familia, el matrimonio, la comunicación, la relación entre padres e hijos, el noviazgo, ser padre, ser abuelo, todo ello basado en los principios bíblicos. También sobre el abuso en la familia, algo que no debe suceder entre los que aman a Dios porque somos discípulos de Jesús y tenemos que practicar lo que Jesús practicó: el amor.

Un amor basado en el amor de Cristo Jesús, que no tiene límites. El matrimonio va a triunfar si está basado en ese tipo de amor.

El último capítulo del libro está dirigido especialmente a los solteros, porque el soltero también necesita tener buenas bases para tomar buenas decisiones.

La finalidad del libro es promover matrimonios fuertes y solo así tendremos familias saludables.

¿Cuánto tiempo le llevó escribir este libro?

Este material lo escribí con mi esposa, Elaine. Empezamos a principios del 2017 y se terminó en enero del 2018. Tiene exactamente un año. Este 2019 es el centenario del Ministerio de la Familia a nivel mundial, así que el libro se escribió en ocasión de estos 100 años y fue un placer y una bendición realizarlo.

¿Cuáles fueron las lecciones que aprendió después de escribirlo?

[La vida conyugal] es un desafío diario, porque necesitamos afrontar el hecho de que, como seres humanos, somos egoístas. Todos los días, tengo que orar a Dios para cambiar mi corazón, ser perdonador, y querer escuchar en vez de hablar.

Tengo que encararme cada día, por la gracia de Dios, ser una bendición para mi esposa, mis hijos, mi comunidad. Por ejemplo, a principios de este año, 2019, puse en mi móvil un recordatorio que toca a las 7 de la mañana todos los días. En él está escrito: “Sea amable, sea cariñoso, sea paciente”, como guías de conducta para ese día.

He leído el libro muchas veces para recordar lo que tengo que hacer para tener una buena relación con mi esposa, lo que quiero que todos tengan. Es una bendición que regresa a nosotros, y esperamos que sea una bendición para todos también.

¿Cuál sería su mensaje para las personas que van a recibir este material?

Que abran su corazón, que oren al Señor para que les dé la paciencia y el espíritu de bondad. Para tener buenas relaciones, uno tiene que tomar buenas decisiones todos los días; así que a los que están leyendo, escojan ese espíritu de bondad, perdón y de dar en vez de recibir.

Muchas gracias por la entrevista.

Ha sido un placer.

Vea una invitación del pastor Willie Oliver a compartir esperanza.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin