Noticias – Adventistas

Ted Wilson comparte consejos bíblicos con ministro pakistaní

El presidente de la Iglesia Adventista también llamó a los adventistas pakistaníes a brillar como velas.

Por Andrew McChesney 25 de junio de 2019

Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, hablando con el ministro principal de Sindh, Syed Murad Ali Shah, en su ornamentada Casa de Ministro Principal en Karachi, Pakistán, el 9 de junio (Andrew McChesney/ Misión Adventista).

El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Ted N. C. Wilson, oró y compartió consejos bíblicos con un poderoso líder pakistaní mientras animaba a los miembros de iglesia a brillar como una luz en Pakistán.

Wilson, quien visitaba por primera vez Pakistán, y la delegación que lo acompañaba fueron cálidamente bienvenidos por el líder de la provincia pakistaní de Sindh en su ornamentada Casa de Ministro Principal en Karachi, la ciudad y centro comercial más grande del país, el 9 de junio.

Wilson agradeció al Ministro Principal Syed Murad Ali Shah por la libertad religiosa que las autoridades otorgan a las personas de todas las creencias, y resaltó los esfuerzos de la Iglesia Adventista para construir la sociedad y aliviar el sufrimiento a través de ADRA, el Hospital Adventista de Karachi y el Seminario y Colegio Adventista de Pakistán.

“Queremos proporcionar ayuda en todas las formas posibles mientras imitamos el ministerio de Cristo”, dijo Wilson.

“Espero, su excelencia, que los adventistas, aunque pequeños en número comparados con la población general, sean los mejores ciudadanos posibles”, añadió Wilson, sonriendo. “Si no lo son, dígamelo”.

Shah, graduado de la Universidad de Standford, en California, Estados Unidos, soltó una risita y expresó estar familiarizado con el Hospital Adventista de Karachi, de 138 camas, que fue establecido en 1947.

La Iglesia Adventista tiene unos 13.000 miembros en Pakistán, un país de 204 millones de personas.

Compartiendo consejos sobre liderazgo

Wilson preguntó a Shah si podía compartir algún consejo bíblico de liderazgo. Con el consentimiento del Ministro Principal, recitó de memoria Miqueas 6:8, diciendo: “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios”.

“Su excelencia, me gustaría recomendarle eso”, dijo Wilson.

“Muchas gracias”, replicó Shah, con una amplia sonrisa.

Haciéndole una seña a un ayudante, Shah colocó un Ajrak sobre los hombros de Wilson y puso un gorro sindi sobre su cabeza. El chal y el gorro son parte del atuendo tradicional del pueblo sindi en la provincia de Sindh y son dados a los invitados de honor. Shah también dio chales y gorros a los que acompañaron a Wilson en la visita, incluyendo a Nancy, su esposa; Samuel Saw, presidente de la División Sudasiática del Pacífico, cuyo territorio incluye Pakistán; Claude Richli, secretario asociado de la Iglesia Adventista Mundial; y Michael Ditta, presidente de la Iglesia Adventista en Pakistán.

Wilson dio varios regalos al ministro principal, incluyendo pasteles y una alfombra enrollada.

“La alfombra puede representar un lugar de oración para pedirle a Dios que lo ayude a caminar en humildad con él”, dijo Wilson, suavemente, añadiendo “Inshallah”, la palabra árabe que significa “si Dios quiere”.

“Inshallah”, respondió Shah.

Ofrecimiento para orar

Mientras finalizaba la reunión de quince minutos, Wilson se ofreció a orar por Shah y su trabajo. Shah inmediatamente estuvo de acuerdo y pidió que orara especialmente por la provincia de Sindh, la cual ha liderado desde 2016 y es una de las cuatro provincias de Pakistán.

La oración final llamó la atención del diario más importante de Pakistán, Dawn, el cual publicó un boletín informativo de 12 párrafos acerca de la reunión, el día 10 de junio.

“El presidente de la iglesia también oró por la prosperidad y el desarrollo de Pakistán, especialmente por Sindh y su gente”, decía.

La televisión nacional también informó de la visita.

Wilson llegó a Pakistán el 7 de junio para una visita de cuatro días con la intensión de animar a los miembros de iglesia en Karachi; en Lahore, donde se encuentra la sede de la Unión Pakistaní de la Iglesia; y en el Seminario y Colegio Adventista de Pakistán, el cual fue fundado en 1920 y tiene 400 alumnos. El colegio, una de las 15 instituciones educativas operadas por la iglesia en Pakistán, se encuentra a unas 60 millas (100 kilómetros) al este de Lahore. Wilson realizó actualizaciones en vivo y posteó muchas fotografías del viaje en su página de Facebook y en Twitter.

Brillen como velas

Hablando en una iglesia adventista en Lahore el 7 de junio, Wilson urgió a los miembros de iglesia a brillar como velas en Pakistán y en el mundo.

Abriendo la Biblia, leyó las palabras de Jesús en Marcos 16:15: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (RVR 1960).

“Eso significa a cada uno de los 204 millones de personas en Pakistán”, Wilson compartió a 100 líderes de iglesia y otros asistentes.

“Pueden decir: ‘Ese es el trabajo de la Unión Pakistaní’”, dijo. “Pero el Espíritu de Profecía nos dice: ‘La obra de Dios en esta tierra no podrá nunca terminarse antes que los hombres y mujeres abarcados por el total de miembros de nuestra iglesia se unan a la obra, y aún en sus esfuerzos con los de los pastores y dirigentes de las iglesias’”.

La cita es del libro Obreros Evangélicos de Elena de White, página 365.

Wilson desafió a los miembros de iglesia a pensar cuidadosamente sobre como gastan su tiempo y a donde enfocan su atención.

“A veces los miembros de iglesia gastan mucho tiempo escribiendo correos electrónicos llenos de enojo a los líderes de la iglesia”, agregó. “A veces, incluso van a juicio contra la iglesia. Al enemigo le encanta eso. Él quiere distraer a los adventistas de la misión de la iglesia”.

No hay correos electrónicos llenos de enojo de parte de Jesús

Él resaltó que Jesús nunca envió un correo electrónico lleno de enojo.

“Él murió desnudo en una cruz por ustedes y por mí”, dijo. “Y él nos dice: ‘Sígueme’. Si él sufrió, ustedes también pueden sufrir. Pueden tener pruebas. Pero no sean parte del problema. Sean parte de la solución”.

“No se dejen distraer”, expresó. “Brillen como velas para Jesús”.

Wilson también instruyó a los miembros de iglesia a enfocarse en la misión de la iglesia de proclamar el pronto regreso de Jesús al hablar a una multitud de varios miles de personas para el servicio de adoración del sábado en el Seminario y Colegio Adventista de Pakistán el 8 de junio; y a unas 2.500 personas reunidas en una enorme carpa blanca afuera del Hospital Adventista de Karachi al anochecer del 9 de junio.

“No estamos aquí para pelear por un cargo”, Wilson dijo a la audiencia de la carpa. “No estamos aquí para pelear entre nosotros. Estamos aquí para poner a los demás antes que a nosotros mismos”.

Muchas manos se levantaron entre la multitud cuando Wilson pidió a sus oyentes a comprometerse a mantener sus ojos en Jesús y a compartirlo con otros.

“Ustedes son el mejor sermón que puede ser predicado en Karachi”, afirmó Wilson. “Dios los está llamando a ser parte de la maravillosa proclamación de que Dios ha provisto una forma, a través de Jesús, para ser salvos. Jesús viene pronto para llevarnos a casa”.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin