Noticias – Adventistas

¿Por qué la enseñanza sobre el Santuario es importante para la fe cristiana?

Para comprender mejor cuál es la relevancia de la comprensión sobre el santuario para el desarrollo de la vida cristiana, ASN conversó con un especialista.

Por Felipe Lemos 24 de diciembre de 2019

El ministerio de Cristo en el Santuario Celestial es una creencia fundamental adventista. (Imagen: Adventismo en foco)

La Creencia Fundamental número 24 de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se llama El ministerio de Cristo en el Santuario Celestial. En su introducción, se afirma que “Hay un Santuario en el Cielo […] En él ministra Cristo en favor de nosotros, para poner a disposición de los creyentes los beneficios de su sacrificio expiatorio ofrecido una vez y para siempre en la cruz”. En su libro El santuario y los tres mensajes angélicos, el teólogo doctor Alberto Timm ya llamaba la atención al hecho de la importancia de la doctrina relacionada al santuario en la Biblia, algo observado por pioneros del movimiento adventista como José Bates, Jaime White, F.R. Cottrell, Uriah Smith, Elena de White, entre otros.[1]

A fin de comprender mejor cuál es la relevancia de la comprensión sobre el santuario para el desarrollo de la vida cristiana, la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó con el doctor en Teología Sistemática Adriani Milli Rodrigues. Actual coordinador de la Facultad de Teología del Centro Universitario Adventista de São Paulo (Unasp), Milli tiene un estudio sobre el sacerdocio de Cristo que fue publicado en 2018 en los Estados Unidos por la editora Fortress Academic, titulado Toward a Priestly Christology: A Hermeneutical Study of Christ’s Priesthood.

 ¿Por qué la comprensión sobre el significado del santuario presentado en el Antiguo Testamento es tan importante para la fe cristiana hoy?

 Porque el tema del santuario, presentado al comienzo del Antiguo Testamento, impregna las enseñanzas de las Escrituras como un todo. Solo para dar algunos ejemplos. En el libro de Éxodo, la formalización de la profunda relación del pacto de Dios con su pueblo tiene como clímax la realidad del santuario. En Levítico, la purificación, la adoración, el perdón y también las festividades del pueblo de Dios tienen como centro el santuario. En Salmos, muchas de las reflexiones, oraciones y cantos espirituales se relacionan con el santuario. En Daniel, la discusión profética de los capítulos 7-9 trabaja con el concepto del santuario.

En el Nuevo Testamento, la realidad del santuario celestial está resaltada en el libro de Hebreos, que describe el santuario como el lugar donde Cristo intercede por nuestra salvación. En el libro de 1 Corintios, el lenguaje del santuario se utiliza para tratar la relación del cuerpo de creyentes, en cuanto a la comunidad cristiana (capítulo 3).  También se usa para discutir la pureza del cuerpo individual del cristiano (capítulo 6), particularmente en términos de sexualidad. En la discusión profética del libro de Apocalipsis, el santuario es una imagen importante que aparece a lo largo del libro. Además, acciones espirituales de adoración, especialmente en el contexto de cantos, acciones de bondad y cooperación se describen por el lenguaje del santuario como sacrificios espirituales realizados por los creyentes (Hebreos 13:15, 16).

Considerando que la fe cristiana debe ser evaluada por las Escrituras, esos ejemplos revelan que el estudio de la Biblia afirma la importancia del santuario para entender correctamente lo que significa la vida cristiana.

¿Cuáles eran las finalidades que Dios tuvo en cuenta para establecer el servicio del santuario aquí en la tierra?

De acuerdo con las enseñanzas de Hebreos, el santuario de la tierra refleja de algún modo la realidad del verdadero santuario celestial (Hebreos 8: 2, 5; 9:11), donde Cristo actúa en nuestro favor. Por lo tanto, es importante destacar que el santuario en la tierra tiene que ver con la realidad celestial, por medio del cual Dios se relaciona con los seres creados.

En el contexto específico de la construcción del santuario en el desierto, Éxodo 25:8 indica que el santuario debería ser construido para que Dios habitara en medio de su pueblo, en el contexto del pacto. De ese modo, mientras es un reflejo de la habitación celestial de Dios, el santuario en la tierra nos enseña algo sobre la habitación y presencia de Dios en la tierra, y con respecto a la relación con sus criaturas. Eso se da por medio de los ritos específicos, mediados por la figura sacerdotal y por los sacrificios realizados. Ese tipo de cuadro señalaba el trabajo de Cristo hoy en el santuario celestial, que permite que tengamos una relación de pacto con Dios.

En ese contexto podríamos decir que la finalidad de Dios con el establecimiento del santuario terrenal es doble: (1) un anticipo de la relación de los seres humanos con Dios en su verdadero santuario; (2) una enseñanza ritual (por medio de los ritos de sacrificio y mediación sacerdotal) de lo que significa para el ser humano pecaminoso estar en la presencia de Dios.

¿Qué tres principios importantes destaca usted que podemos llamar doctrina del santuario?(1)Presencia de Dios: El significado básico del santuario es la presencia y habitación de Dios en medio de su pueblo (Éxodo 25:8). Al estudiar la doctrina del santuario, aprendemos lecciones importantes acerca de cómo el Dios santo puede estar presente en un mundo todavía marcado por el pecado. Eso informa especialmente a nuestra comprensión de espiritualidad, siendo que el Nuevo Testamento utiliza el lenguaje del santuario para describir tanto el cuerpo de creyentes (1 Corintios 3) y el cuerpo individual (1 Corintios 6), en el sentido de que Dios habita en medio de los creyentes y en la vida del creyente.

(2) Salvación en Cristo: El servicio del santuario estaba marcado por ritos de sacrificios y también por la mediación sacerdotal. De acuerdo con la teología de Hebreos, tanto los ritos sacrificiales como la mediación sacerdotal se cumplieron en Cristo, por medio de su único sacrificio hecho una vez y para siempre (Hebreos 7:27; 10:10) y su mediación continua (Hebreos 7:25; 9:24). En base a la doctrina del santuario, podemos entender mejor lo que significa la muerte de Cristo, como la importancia salvífica de su resurrección y ascensión.

(3) Profecía: La presencia del tema del santuario en las profecías de Daniel y Apocalipsis indica que la realidad de la acción divina en el santuario celestial se relaciona directamente con la historia de este mundo, y nos conduce al desenlace del juicio y al cumplimiento de los propósitos de Dios en su resolución del problema del pecado.

¿Y sobre la realidad de un santuario celestial? ¿Por qué, bíblicamente, podemos creer en eso y si hay una importancia en esta realidad?

De acuerdo con lo que enfatizan las respuestas a las preguntas anteriores, las Escrituras enseñan sobre la existencia del santuario celestial. Como ejemplo de esa enseñanza, podemos destacar el canto de Moisés en Éxodo 15:17, varios Salmos (11:1-7; 20:1,2; 68:5; 102:19-20) y especialmente el libro de Hebreos (Hebreos 8:2, 5; 9:11).

La importancia del santuario celestial puede organizarse en dos cuestiones principales.  La primera es con relación al santuario en cuanto a un lugar de ayuda y salvación. El lugar de donde Dios actúa en favor de su pueblo. En el sentido cristológico, es el lugar donde Cristo efectúa nuestra salvación.

Otra cuestión de importancia se refiere al santuario de Dios como destino de su pueblo que habitará para siempre con Dios. Ese es un énfasis importante del final del canto de Moisés.

Por lo tanto, podríamos hablar del santuario celestial como un medio y destino. Mientras que medio es el lugar donde se concreta la salvación. Como destino es el lugar donde el pueblo de Dios vivirá para siempre con él.

Jesús murió en la cruz ¿y eso no es suficiente para la salvación humana, como enseña la Biblia? La Idea de un servicio de mediación en el santuario ¿es algo que se agrega a la muerte de Jesús?

Como respuesta a esa pregunta, es necesario recordar que la muerte de Cristo en las Escrituras está interpretada como sacrificio. Como rigor, en el mundo romano, la cruz era un instrumento de castigo para los criminales, no un sacrificio. Sacrificio es un lenguaje y un concepto de la doctrina del santuario. Así, yo necesito de la doctrina del santuario para entender la muerte de Cristo en la cruz en cuanto a sacrificio.

Cuando yo interpreto la muerte de Cristo a la luz de la doctrina del santuario, el posible problema para entender la mediación de Cristo en el santuario como un agregado soteriológico a la muerte de Cristo deja de existir. En los rituales del santuario, no era suficiente que el adorador sacrificara un animal. Ese sacrificio tiene relación con el santuario y con la mediación sacerdotal. Sin el santuario y la mediación sacerdotal, el sacrificio es insuficiente y hasta incomprensible.

La muerte de Cristo es suficiente para nuestra salvación en la esfera del sacrifico en sí. Su suficiencia está subrayada por el lenguaje bíblico de que ese sacrifico es una vez y para siempre. Pero cuando observamos el ritual como un todo, el sacrificio era parte de un complejo mayor que involucraba el santuario y el trabajo sacerdotal en ese santuario.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin