Noticias – Adventistas

Nueva iglesia adventista es inaugurada en Erbil, Irak

La comunidad adventista reabre sus puertas luego que años de guerra forzaran su cierre.

15 de marzo de 2018

Por Allana Ferreira

(Foto cortesía de la Unión del Medio Oriente y Norte del África)

La comunidad adventista del séptimo día inauguró su primera iglesia en Erbil, la ciudad capital de la región del Kurdistán iraquí el domingo 25 de febrero. Durante el primer servicio en el nuevo edificio de la iglesia el sábado anterior, los miembros reflexionaron sobre los años anteriores, los desafíos que enfrentaron y las bendiciones recibidas. El 25, la ceremonia oficial de inauguración incluyó a autoridades locales y representantes de la sede de la Unión del Medio Oriente y Norte del África.

Gilberto Araujo, director de la región del Mediterráneo Oriental que cubre Irak, Líbano, Jordania y Siria, expresó su gratitud por el apoyo de la Unión del Medio Oriente y Norte del África. (UMONA)

Lea también:

Adventistas fallecen al ser alcanzados por un rayo en Ruanda

“Nos gustaría expresar un agradecimiento a las autoridades locales en Kurdistán por permitirnos adorar libre y pacíficamente”, dijo Araujo. “Al mismo tiempo, agradecemos a la UMONA por su ayuda financiera y su liderazgo”.

Las autoridades locales felicitaron a la comunidad adventista del séptimo día por la dedicación de la nueva iglesia en su ceremonia inaugural.

“Docenas de iglesias se abrieron en la región de Kurdistán, mostrando la coexistencia de diferentes naciones y religiones en la región”, dijo Pshtiwan Sadiq, ministro interino de Asuntos Religiosos.

Los líderes de la iglesia animaron a los miembros a compartir la esperanza y el amor de Dios con la comunidad a pesar del sufrimiento que han padecido.

“Esta inauguración muestra que hay un futuro para el evangelio en el país”, dijo Tibor Szilvasi, secretario ejecutivo de la Unión del Medio Oriente y Norte del África.

Fue un día memorable para los miembros de la iglesia adventista en Irak, que ha sido mucho más fuerte en el pasado hasta que muchos conflictos ocurrieron en la región y la presencia de la iglesia se debilitó en el país.

El comienzo en Irak

En 1923, obreros evangelistas adventistas comenzaron su obra en la ciudad de Mosul, a 400 km. al norte de Bagdad. Luego se construyeron escuelas adventistas y un hospital en la ciudad.

En 1958, la primera iglesia adventista en Irak se abrió en Bagdad, la ciudad capital. Durante el pico de presencia adventista en el país, había cuatro iglesias en las ciudades de Mosul, Bagdad, Kirkuk y Basrah, con una membresía total de cerca de 200 personas.

Trastornos políticos

En los 1970s, aunque el gobierno nacionalizó a las instituciones como las escuelas y al hospital, los adventistas iraquíes todavía tenían libertad para adorar, por lo que las iglesias estaban abiertas.

Sin embargo, el país sufrió varias guerras con Irán desde 1980 hasta 1988, y con los Estados Unidos en 2003. Debido a las guerras y la inestabilidad, muchos miembros dejaron el país y la iglesia fue severamente afectada.

Todas las iglesias adventistas del país comenzaron a cerrar, una a una, hasta que la última iglesia en Bagdad tuvo que cerrar sus puertas y no había más miembros.

“Fue un periodo estresante para la iglesia”, dijo George Yousif, un miembro adventista iraquí de la iglesia de Erbil.

Nuevo comienzo y desafíos

En 2011, adventistas nativos y expatriados de Bagdad, Nicaragua y Brasil comenzaron a reunirse para adorar en Erbil. El grupo de adoración creció en número particularmente mientras la agencia humanitaria de la iglesia adventista (ADRA) vino a la región a trabajar en pro de los refugiados y los desplazados internos.

En 2015, la iglesia se encontró con otra crisis cuando las operaciones militares comenzaron el ataque en contra del Estado Islámico (ISIS) en la ciudad de Mosul, a 81 km. al oeste de Erbil. Sin embargo, la crisis no impidió que los miembros de iglesia siguieran adorando juntos.

Próximos pasos

Con el nuevo edificio, la iglesia puede recibir más personas que antes y está planificando varios proyectos para servir a los miembros de la comunidad.

Rick McEdward, presidente de la sede regional de la iglesia en Beirut, Líbano, cree que ser una luz en la comunidad debería ser el foco principal de la nueva instalación.

“Como adventistas estamos llamados a traer esperanza al mundo, luego de años y años de crisis es un gran momento para ver a una nueva iglesia abierta para servir a la comunidad”, dijo McEdward. “Estamos agradecidos a Dios por la libertad de abrir un lugar de oración y servicio para llevar el amor de Dios al mundo”.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin