Noticias – Adventistas

Libertad de conciencia para el cumplimiento de la misión

El pastor Ted Wilson habla sobre la libertad religiosa y la libertad de conciencia como dones importantes en todo el mundo para cumplir la misión de compartir las buenas nuevas.

Por Ted Wilson 7 de agosto de 2021

 

Hoy vamos a considerar un tema muy importante: El de la libertad religiosa y la libertad de conciencia, pues como saben, la libertad religiosa y la libertad de conciencia son dones de Dios, dones centrados en el libre albedrío. Estos dones son importantes para todos en el mundo y son parte integral de nuestra misión de compartir las buenas nuevas del regalo supremo de Jesús.

Lea también:

Como Adventistas del Séptimo Día, siempre hemos abrazado la libertad religiosa como una parte importante de nuestras creencias, historia y misión. La libertad religiosa está en el ADN de nuestra Iglesia. Debido a que encontramos el imperativo de la libertad religiosa en la Biblia, nos sentimos muy cerca de los creyentes que defendieron la libertad religiosa durante siglos de persecución religiosa.

Leamos lo que dice la pluma inspirada:

“Los poderosos conflictos y las victorias, los grandes dolores y las alegrías especiales por los cuales los individuos y las naciones avanzan en el camino de la reforma y la salvación, son demasiado importantes para que se les permita pasar de la memoria. Tales experiencias han costado a los héroes tanta fe para repetirse a menudo en la historia; no deben tomarse a la ligera. Esas luchas por la libertad de conciencia deben ser una lección para todos, que ninguna verdad que implique abnegación y sacrificio será aceptada favorablemente por el mundo. Se requiere un esfuerzo de toda alma que vaya en una dirección opuesta a la multitud. Todos los que permanecen en el nombre de Cristo en defensa de la verdad deben tener una historia de conflictos y sacrificios. No pueden avanzar en la reforma, mientras Cristo lidera el camino, excepto a riesgo de la libertad y la vida” (Traducción de Sign of the Times, 26 de julio de 1883).

Exposición del mensaje: 

La libertad religiosa es una libertad fundamental, un derecho humano básico y, sin embargo, a lo largo de los siglos, a menudo no se ha practicado. La verdadera libertad religiosa conserva un enfoque apropiado en las decisiones personales y, sin embargo, también es buena para el bienestar de las sociedades y los países. Dondequiera que sea honrada y protegida, la justicia y la paz aumentan. Pero más que esto, la libertad religiosa y la libertad de conciencia tienen fundamentos bíblicos; Dios nos creó con la libertad de elegir. Es una parte importante de nuestra dignidad humana. Fue una expresión del gran amor de Dios, ya que no hay amor verdadero sin la libertad de amar.

La libertad religiosa lleva la firma de un Dios de amor y juega un papel integral en el gran conflicto entre Dios y Satanás, entre el bien y el mal.

Explicación bíblica:

En el corazón del libro de Apocalipsis, capítulos 13 y 14, el poder maligno se describe como uno que oprime, persigue y mata a los que se niegan a adorar a la bestia. En contraste, el pueblo de Dios proclama su fe en Jesús, pero no obliga a nadie a adorar. Los Cristianos siempre han testificado de Jesús como la verdad, pero nadie debería ser obligado a dar ese testimonio. Jesús nunca impuso sus enseñanzas a nadie. Incluso sus discípulos más cercanos tenían la libertad de dejarlo.

Jesús preparó a sus discípulos para enfrentar la persecución, pero nunca les permitió perseguir a otros o vengarse. En cambio, les dijo: “Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra” (Mateo 10:23). En lugar de usar la violencia, Jesús pidió a sus discípulos que amaran a sus enemigos, una práctica proclamada nuevamente en 1 Cor. 4:12, 13: “Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.”

Actitud como cristianos:

Como creyentes en el mundo de hoy, enfrentamos muchos desafíos. Pero a medida que aumentan las tensiones, habrá oportunidades para compartir nuestra fe. No debemos dejarnos intimidar ni rendirnos, sino enfrentar los desafíos que puedan surgir con las gracias cristianas de bondad, amor, esperanza y perseverancia.

Como Adventistas del Séptimo Día, permanezcamos completamente comprometidos con nuestro sólido deber y acciones personales que promueven la libertad religiosa y la libertad de conciencia, y la de compartir los mensajes de Dios en una sociedad cada vez más secular. Hablemos y defendamos nuestras posiciones de una manera atractiva, con gracia, convicción y fervor. Y busquemos la sabiduría del cielo para lograr la gran tarea de llevar adelante los mensajes de los tres ángeles con bondad, compasión y verdad.

Oremos…

Padre nuestro que estás en los cielos, gracias por los maravillosos mensajes de las Escrituras, tus mensajes, los mensajes de convicción, los mensajes de la verdad eterna. A medida que los compartimos con la gente, ayúdanos a hacerlo con bondad y compasión, sin forzar a la gente, sino ayudando a cada persona a darse cuenta que la misma oportunidad que se les ha brindado, por tu elección, tiene consecuencias de vida o muerte, y que deseas que elijan lo que es correcto. Señor, por favor bendícenos mientras abogamos y promovemos la libertad de conciencia, para que todos puedan tener la oportunidad de tomar la decisión correcta, la decisión de seguirte y, en última instancia, verte venir en las nubes del cielo, para ser llevados para estar para siempre con nuestro Señor. Gracias por escucharnos y gracias por la oportunidad de tener libertad religiosa dondequiera que estemos. En el nombre de Jesús te lo pedimos, amén.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin