Noticias – Adventistas

La Iglesia crea una comisión para fortalecer el papel del ancianato

El ancianato se fortalece con el establecimiento de la comisión que trabajará para presentar propuestas hasta mediados de 2021.

Por Felipe Lemos 9 de noviembre de 2020

La actividad del ancianato es considerada esencial para el desarrollo de las congregaciones locales. (Foto: Shuterstock)

El Concilio Anual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Sudamérica votó este lunes 9 de noviembre la creación de una comisión específica encargada de reforzar el papel del ancianato en la iglesia local. El ancianato es un área de apoyo al ministerio pastoral, responsable prioritariamente del cuidado de los miembros de las congregaciones locales en busca del desarrollo espiritual y misionero.

En el Manual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, cuando se habla de las calificaciones generales del liderazgo de las iglesias locales, hay una mención importante al papel de los ancianos como un apoyo al pastoreo de la congregación. El registro bíblico también es claro. El apóstol Pablo convocó a los ancianos de la iglesia y les aconsejó: “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28).

Lea también:

Objetivos de la Comisión

La Comisión sobre el ancianato en la iglesia local está formada por 19 personas, mujeres y varones de varios países y funciones diferentes. Ellos tendrán un plazo, hasta julio de 2021, para proponer sugerencias relacionadas con el tema. Para realizar esta actividad, los integrantes de la Comisión actuarán bajo cinco objetivos específicos.

El primero de los objetivos consiste en detectar y orientar las necesidades prioritarias y las demandas del ancianato. Esta meta trata de la percepción de cómo necesita fortalecerse el trabajo de los ancianos en las congregaciones, y más aun en la dirección del cumplimiento de la misión.

El segundo objetivo que ayudará a orientar el trabajo de los miembros de esta comisión tiene que ver con el desarrollo de una propuesta para el crecimiento del ancianato en el contexto pospandemia. Los cambios significativos ocasionados por la pandemia en diferentes aspectos de la vida humana todavía repercuten para todas las organizaciones. Y la discusión de este grupo tendrá en cuenta, por ejemplo, como podrá apoyar a los miembros el ministerio del ancianato en un contexto con mayor utilización de la tecnología digital.

El tercer punto para observación del grupo está relacionado a la ampliación y el alcance del ancianato con la participación de mujeres. Hace algunos años, las divisiones que forman la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día poseen autorización para decidir y definir cómo pretenden desarrollar directrices para el asunto.

Integración del ministerio pastoral y el ancianato

La comisión también establecerá sus discusiones y propuestas en un cuarto objetivo. Se trata de la idea de intensificar el papel del ancianato dentro del proceso del discipulado. El quinto objetivo está enfocado en el desarrollo de competencias ministeriales dirigidas a la realidad del ancianato.

“Nuestra intención en el diálogo con este grupo es actuar de manera que la actividad del ancianato sea todavía más relevante, que promueva el desarrollo espiritual y misionero de los miembros”, destaca el pastor Bruno Raso, vicepresidente de la Iglesia Adventista y quien liderará los trabajos de la comisión.

En un libro lanzado recientemente titulado As duas faces do ministerio – o papel do pastor y do ancião nos escritos de Ellen White [Las dos caras del ministerio, el papel del pastor y del anciano en los escritos de Elena de White], el teólogo Wellington Barbosa, editor de la Casa Publicadora Brasileña, presentó sugerencias a fin de potenciar el trabajo, de manera integrada, entre los pastores y los ancianos. El autor hizo una investigación profunda y un análisis de estos oficios, entre los años 1844 y 1915. Tuvo en cuenta la Biblia y los escritos de Elena de White, como también otras fuentes históricas, y finalmente presentó los pasos posibles para una armonía de estas dos actividades esenciales en el contexto del liderazgo adventista.

Al explicar el primer paso, el autor hace alusión a la importancia de la definición clara de papeles. Y en la página 100 afirma “en cuanto al anciano, se desea que pastoree la iglesia, nutra espiritualmente a los miembros, haga la micro planificación de su congregación y capacite a los miembros locales”.

“Entendemos que avanzamos en un proceso de madurez sobre varias temáticas para tener una iglesia más bíblica, misionera y sintonizada con la realidad, lo que obviamente incluye el desarrollo del liderazgo de las congregaciones locales. Trabajamos para fortalecer el papel del ancianato en varios aspectos. Y eso incluye también una mayor participación de las mujeres en un ministerio tan estratégico como este, que históricamente fue establecido para ser un pilar de sostén de la predicación del evangelio en tiempos finales”, pondera el pastor Erton Köhler, líder adventista sudamericano.

Cronograma de trabajo de la comisión (previsión)

Noviembre de 2020

Formación de la Comisión sobre el ancianato en la Iglesia local

Diciembre de 2020

Reuniones de planificación de la Comisión y orientaciones de las Uniones y Campos en cuanto a los objetivos (Administración y Asociación Ministerial).

Febrero/marzo de 2021

  • Entrevistas de las uniones / asociaciones y misiones / pastores y líderes locales.

Abril/mayo

  • Entrevistas de la Comisión con las uniones.

Junio de 2021

  • Preparación del informe de la Comisión con las propuestas finales.

Julio 2021

  • Presentación de las propuestas en la Junta Directiva de la División Sudamericana

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin