Noticias – Adventistas

Jubilado planta Iglesia Adventista en Uruguay

Un miembro laico planta una iglesia en la capital del país sudamericano.

11 de junio de 2018

Por Andrew McChesney, adventistmission.org

Néstor Alvaro Rivero gesticulando afuera de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Goes, que él plantó en Montevideo, Uruguay. (Andrew McChesney / Adventist Mission)

Néstor Álvaro Rivero, un conductor jubilado de Uruguay, solía pensar que la única forma en que podía ganar gente para Jesús era predicando, cantando y tocando la guitarra.

Pero entonces Néstor hizo lo imposible. Él abrió una iglesia.

Todo comenzó cuando el pastor de Néstor en la capital uruguaya, Montevideo, le pidió que trabajara como misionero en el vecindario de Goes, un lugar céntrico de la ciudad sin un edificio de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Él trabajaría con otras nueve personas, incluidos cuatro residentes locales que se bautizaron recientemente a través de la suma de esfuerzo de la visita de misioneros estudiantes.

Lea también

Canal Nuevo Tiempo inaugura señal digital en Viña del Mar y Valparaíso

Nestor y sus nueve compañeros se pusieron manos a la obra. Alquilaron una antigua cafetería, repintaron las paredes y la convirtieron en una iglesia. Luego fueron de puerta en puerta por el vecindario y conocieron a la gente. Invitaron a las personas a la pequeña iglesia para recibir estudios bíblicos, clases de cocina vegetariana, clases para dejar de fumar y clases de guitarra impartidas por Nestor. Durante los meses de invierno, dieron bebidas calientes y pan a la gente en la calle los miércoles y domingos.

“Empezamos a trabajar todo el día, y en poco tiempo llegamos a muchas personas”, cuenta Nestor.

Quedando sin espacio

En el primer año, cinco personas fueron bautizadas. Luego la membresía de la iglesia aumentó a 25, y la pequeña iglesia se quedó sin espacio.

“El café tenía espacio para 25 personas y solo un baño”, recuerda Nestor. “Y el baño tenía algunos problemas. Fue complicado “, agrega.

Los miembros de la iglesia oraron y exploraron el vecindario en busca de un edificio más grande. Por la misma época, la Iglesia Adventista mundial designó a la iglesia como beneficiado de la Ofrenda del decimotercer sábado. El dinero, entregado por miembros de la iglesia en todo el mundo, llegó a Uruguay, y la iglesia se mudó a un edificio de dos pisos recién comprado en una calle concurrida.

La nueva iglesia tiene una gran sala en la planta baja, y la asistencia semanal de 40 personas llena muchas de las 48 sillas. Se está creando un circuito cerrado de video para que las personas puedan ver los servicios de adoración desde cinco habitaciones en el piso de arriba.

El edificio de la iglesia, una antigua tienda de muebles, se encuentra entre otra tienda de muebles y un salón de belleza. Tiene tres baños, suficientes para los servicios del sábado y las personas que asisten a seminarios, estudios bíblicos y otras actividades durante la semana.

Agradecido por las ofrendas

“Estamos agradecidos por la ayuda que hemos recibido de los miembros de la iglesia de todo el mundo”, expresó Nestor en una entrevista en la iglesia. “Nuestro trabajo y la ayuda de la Ofrenda del Decimotercer Sábado han resultado en una iglesia muy fuerte con buenas raíces y miembros que están dispuestos a servir”.

Entonces Néstor hizo una pausa y se corrigió a sí mismo. Dijo que el crecimiento de la iglesia tenía poco que ver con el trabajo de los miembros de la iglesia.

“Dios preparó a la gente antes de que llegáramos”, dijo Nestor. “Él nos trajo a la gente”.

Cuando se inauguró el nuevo edificio de la iglesia en diciembre de 2016, muchas personas se detuvieron a mirarlo. “¿Qué es esto?”, dijo uno. “¿Está conectado con Nuevo Tiempo?”, dijo otro, señalando el logo de la estación de radio y televisión en la ventana de una iglesia.

Nestor está encantado de que la iglesia esté creciendo. Tres personas más se están preparando para el bautismo.

“Una vez pensé que solo podía servir a Dios predicando, cantando y tocando la guitarra”, dijo. “Pero ahora mi objetivo es seguir plantando iglesias. Entiendo que esta es la misión que Dios me ha dado, y me gusta “.

Mira el testimonio en inglés y español

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin