Noticias – Adventistas

Jóvenes crean proyecto en Ucrania inspirados en ejemplo brasileño

En Ucrania, jóvenes adventistas se motivaron a servir al prójimo inspirados en el proyecto Generación 148.

1 de agosto de 2016
Jovem ucraniana ensina sobre saúde para menino. Crédito: cortesia de Simon Bykov.

Joven adventista ucraniana enseña sobre salud a niño. Crédito: cortesia de Simon Bykov.

Kiew, Ucrania…[ASN] Un joven se acercó con curiosidad a un grupo de jóvenes que veían una película en un parque público en la ciudad de Mykolaiv, al sur de Ucrania, la semana pasada.

—¿Cuánto cuesta mirar? —le preguntó al líder del grupo adventista del séptimo día, Nazary Prodanyuk.

—Nada —respondió Prodanyuk.

El joven dijo: “¿Cómo es posible? Por lo menos déjame comprarte una botella de cerveza”.

Prodanyuk y su equipo de once jóvenes han recibido ofertas de recibir helado, bebidas y más, de parte de desconocidos, que no pueden creer que no cuesta nada unirse a sus actividades en los parques, márgenes de ríos y en las iglesias de Ucrania. En la proyección de una película, una joven arrojó un billete al suelo cuando los organizadores se negaron a aceptarlo, diciendo: “No puedo ver gratis la película”.

Lea también:

Prodanyuk, estudiante universitario con una espesa barba roja, comentó a la Adventist Review: “La gente está conmocionada. No están acostumbrados a ver bondad sin compromisos”.

Pero Prodanyuk y su equipo han encontrado maneras de comunicar a los huéspedes que no les deben nada. En el caso de la joven que arrojó el billete, Prodanyuk le dijo que la proyección de la película y el debate subsiguiente estaban organizados por un grupo de jóvenes cristianos llamado Generación Fuerte.

“Le expliqué un poco sobre el grupo de jóvenes y Dios. Ella tomó mi mano, la sacudió y dijo: ‘Gracias. El mundo ha olvidado el significado de la bondad’”, añadió Prodanyuk.

Los jóvenes afiliados a Generación Fuerte están teniendo repercusión por toda Ucrania con sus actos de bondad, que también señalan a Cristo a la gente. Inspirada en una iniciativa similar en Brasil, Generación Fuerte (Сильне Покоління) fue establecida en 2014 con un grupo inicial de 140 adultos jóvenes. Hoy el grupo ha crecido a 600 miembros con base en 30 ciudades de toda Ucrania. Los jóvenes viajan de ciudad en ciudad y de iglesia en iglesia para dirigir cultos y organizar eventos comunitarios, incluyendo seminarios de salud y conciertos solidarios para los enfermos y los huérfanos.

Líderes de la iglesia contaron que los adultos jóvenes estarán al frente cuando la iglesia adventista mundial celebre grandes reuniones de evangelización en Ucrania, Rumania, Moldavia y países vecinos en febrero de 2017. Organizarán eventos donde puedan invitar a personas a asistir a las reuniones en numerosos lugares por toda Ucrania.

Los líderes de la iglesia aseguraron que la meta principal de Generación Fuerte es animar a los jóvenes a compartir activamente el amor de Jesús en sus comunidades y a preparar una nueva generación de adventistas fieles.

Simon Bykov, director del Ministerio Joven de la Asociación Ucraniana del Sur de la iglesia, indicó que los resultados han sido prometedores en el sur de Ucrania, donde la Iglesia Adventista solo tiene unos 500 jóvenes de 16 a 33 años entre sus 4600 miembros de iglesia.

En una entrevista en su oficina en la sede de la asociación en Mykolaiv, una ciudad de casi medio millón de personas e importante centro astillero del Mar Negro, Bykov dijo que “en la época soviética la gente pensaba que las iglesias eran lugares oscuros, extraños y mucha gente todavía piensa así. Pero debido a este proyecto la gente está viendo que la religión tiene ideas interesantes y es útil para la vida”.

Bykov contó el testimonio de cuatro jóvenes que son miembros activos de un equipo de Generación Fuerte en la ciudad de Kherson, ubicada a una hora de viaje al sur de Mykolaiv. El verano pasado los cuatro jóvenes se encontraron con un evento joven adventista en la orilla del río de la ciudad y como les gustó la actividad pidieron poder involucrarse.

“Nos dijeron: ‘Queremos trabajar con ustedes y ser miembros de su equipo’. Un año después están muy activos en la iglesia y están haciendo los estudios bíblicos con el pastor”, cuenta Bykov.

En la ciudad cercana de Hola Prystan, una matrimonio joven regresó a la Iglesia Adventista después de participar en un evento de Generación Fuerte. “Pensábamos que la iglesia era solo para orar y leer la Biblia. Pero resulta que la iglesia también es para los jóvenes y para ayudar a los demás”, le dijo el esposo a Bykov:

Varios jóvenes hablaron con alegría sobre el trabajo que vienen realizando en Generación Fuerte.

“Nuestro equipo es fantástico”, señaló Violetta Bespekhna, de 20 años, que asistió por primera vez a un evento Generación Fuerte como invitada el año pasado. Desde entonces fue bautizada y ahora es miembro de un equipo con base en la glesia Adventista del Séptimo Día Nº 3 de Mykolaiv. “Es maravilloso que los jóvenes adventistas puedan ayudarse mutuamente y ayudar a los demás”.

Pero no todo ha sido color de rosa para Bespekhna. Durante un programa para niños del vecindario en la iglesia Nº3 de Mykolaiv, a principios del año, alguien se llevó su computadora portátil cuando ella salió de la habitación para tomarse un descanso de cinco minutos para comer.

Bespekhna dijo que el robo la entristeció pero que estaba decidida a seguir compartiendo a Jesús. “Pienso que igual debo ayudar de cualquier manera que pueda”, agregó.

El ejemplo brasileño

Voluntários do Geração 148 realizam trabalho comunitário em escola municipal.

Voluntarios de Geración 148 realizan trabajo comunitario en escuela municipal.

En Ucrania, los jóvenes adventistas están encontrando formas prácticas de hablar de Jesús, siguiendo el ejemplo de jóvenes bresileños. El grupo de jóvenes Generación 148, cuyas raíces brasileñas fueron compartidas en el grupo de jóvenes Strong Generation, sacaron su nombre de Romanos 14:8, que dice: “Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos”.

“El proyecto apunta a fortalecer la relación de los jóvenes adventistas entre sí y a construir su experiencia misionera animándolos a invitar a amigos no adventistas y no cristianos a saber más de Cristo a través de actividades grupales, dijo Elmar Borges, director de Ministerio Joven de la Iglesia Adventista en el sur de Brasil.

Generación 148, apunta a jóvenes de 15 a 25 años, comenzó en el sur de Brasil, en los estados de Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, pero desde entonces se expandió a otras regiones del país sudamericano. Los jóvenes visitan orfanatos y hogares de ancianos, restauran hogares y plazas y alimentan a las personas que no tienen un lugar para vivir.

Los líderes adventistas en Brasil no tienen cifras exactas de cuántos jóvenes están involucrados actualmente en el proyecto. Pero dicen que el número es significativo, considerando que más de la mitad de todos los adventistas en Sudamérica están debajo de los 34 años de edad”, anunciaron.

Borges expresó que los principios de Generación 148 los podrían adoptar jóvenes adventistas de cualquier país.

“Aun si estamos a miles de kilómetros los unos de los otros, sentimos que las necesidades de los jóvenes son similares en todo el mundo. Así que, proyectos como Generación 148 son aplicables en todas las culturas. La persona joven necesita sentirse desafiada a la misión adventista. El joven necesita fortalecer las amistades y la interacción con la iglesia. Estos proyectos satisfacen esas necesidades”. [Equipo Adventist Review, Andrew McChesney]

Vea el video en portugués de promoción del proyecto Generación 148

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin