Noticias – Adventistas

Jóvenes adventistas realizan obra social en más de 13 ciudades del Perú

Por las noches los jóvenes se reúnen en las iglesias adventistas para estudiar la Biblia con la comunidad invitada.

Por Rosmery Sánchez

Jóvenes Adventistas del proyecto Misión Caleb realizaron limpieza pública en la ciudad de Bagua, Perú. (Foto: Misión Peruana del Norte)

Con energía, vigor, esfuerzo y compromiso, 17 000 jóvenes adventistas voluntarios realizan actividades solidarias en más de 13 ciudades del territorio peruano hasta el sábado 28 de julio.

Las ciudades beneficiadas son Jaén, Piura, Cerro de Pasco, Huancavelica, Tacna, Puerto Maldonado, Iquitos, Huancayo, Bagua, Utcubamba, Juliaca, Ica y Chiclayo; siendo las últimas las principales y que concentran al mayor número de participantes.

Lea también:

Más de 200 personas visitaron la feria de salud en Termas de Río Hondo

Los voluntarios están realizando limpieza pública, promocionan un estilo de vida saludable, están trabajando por el cuidado del medio ambiente, están haciendo campañas de salud en favor de los menos beneficiados y vienen motivando una comunión más íntima con Cristo a través del estudio de la Biblia. Las instituciones adventistas como la Clínica Good Hope y Productos Unión (industria adventista del alimentos), también unieron sus esfuerzos para llevar amor al prójimo a través de la práctica.

Los participantes

Por varios años el proyecto solo trabajaba con jóvenes; sin embargo, ahora se han unido personas de mayor edad. Como es el caso de Juana Mautino, que a sus 85 años ha decidido ser parte de este programa por primera vez. Ella viajó desde Lima, junto a su hija Alina y su yerno Luis, hasta Lambayeque. “He encontrado a muchas personas que se interesan en saber más de la Palabra de Dios. Estoy feliz de estar aquí y sé que Dios me da las fuerzas para hacer lo mejor”, expresó Juana.

Por las noches, los jóvenes de Misión Caleb asisten a su centro de predicación, donde enseñan a estudiar la Biblia a 20 personas, entre niños y adultos. Juana es la encargada de recepcionar los pedidos de los asistentes y realizar la oración intercesora, en la localidad San Rafael.

Juana es una de las personas que con valentía, decisión y entrega dejaron sus actividades comunes para dedicar diez días a Misión Caleb, un programa de la Iglesia Adventista del Séptimo Día que se ha convertido en un desafío para miles de personas.

Misión Caleb fortalece la vida espiritual y personal de cada participante con recompensas que van más allá de una descripción que se puede hacer en palabras.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin