Noticias – Adventistas

Cómo encontré esperanza y significado con la Escuela Sabática

Programa de TV sobre la Biblia ayudó a una mujer en China a encontrar una imagen más clara de Dios.

Por Christie Chen, para Adventist Record 22 de febrero de 2021

En la actualidad, Christie vive en Shanghai, China (Foto: archivo personal)

Crecí en China, en una familia sin creencias religiosas. Al mirar hacia atrás, puedo ver que Dios decidió llamarme a su amor y a sus brazos desde el principio.

Cuando era adolescente, me preguntaba: “¿Cuál es el significado de la vida?” Pensé que, si una persona vive solo esta vida, la mejor manera de vivir es comer, beber y divertirse. Si eso es verdad, entonces la vida realmente no tiene sentido y es completamente vana.

Lea también:

En el verano de 2002, ingresé a un curso de capacitación de inglés. El profesor era de Estados Unidos y tenía un doctorado en teología. En la primera clase, él se presentó compartiendo un milagro de Dios que lo salvó de un accidente automovilístico. Su automóvil sufrió graves daños, pero él sintió como si un “gran vaso” lo cubría; y salió ileso. Esa historia milagrosa me impresionó, y la compartí con mi familia después de la clase.

Un hombre con un cartel

En octubre de 2012, fui a Canadá de vacaciones. Cerca de mi hotel, en Vancouver, había una iglesia. Cierta mañana, vi un hombre de traje verde en el portón de la iglesia que sostenía un cartel que decía: “Vuelve a casa”. Aquella tarde, decidí visitar la playa que estaba cerca de mi hotel. Más tarde, mientras volvía al centro de la ciudad para cenar, vi al mismo hombre con el mismo cartel en el portón de la iglesia.

El viento era fuerte, y realmente ese hombre me había impresionado, porque yo me preguntaba por qué él estaba dispuesto a estar en el viento fuerte todo el día sosteniendo aquel cartel. Decidí que debía haber algo especial en sus creencias. Desde ese entonces, la imagen de aquel hombre que sostenía el cartel nunca más salió de mi mente.

Luego de mis vacaciones, ingresé a un curso de posgrado en la Universidad de Hong Kong. Después de una conferencia de dos días, uno de los profesores le dio a cada alumno un libro de regalo llamado Streams in the Desert (en español, Manantiales en el desierto), de L. B. Cowman. El libro me impresionó mucho, porque responde, en parte, al tema de la pregunta sobre el sentido de la vida. Comencé a leer un capítulo todas las noches.

Semanas después, le escribí un correo electrónico al profesor para agradecerle por el libro. Le expresé mi voluntad de saber más sobre el cristianismo. Él me presentó a su colega Karen. Todos los viernes, Karen se reunía con otros miembros de la iglesia en su casa. La primera vez que fui a la reunión, sentí su amor y cariño por mí. Yo nunca había vivido nada igual. Estaba ansiosa por volver a la próxima reunión. Karen me dio una Biblia, y comencé a leerla todas las noches.

En enero de 2014, me bauticé en la iglesia. Después de eso, visité iglesias de varias denominaciones, escuchando a los predicadores; participando de reuniones de jóvenes, grupos de estudio bíblico y servicios religiosos, y leyendo libros cristianos. Pero yo sabía que todavía había algo equivocado en mi relación con Dios. Tenía miedo de mirar a la cruz; yo estaba muy lejos de los patrones de Dios y me sentía desanimada conmigo misma.

Descubriendo a Hope Channel

Vi Hope Channel en TV cuando viajé a Nueva Zelanda, en octubre de 2016. Fue una gran bendición para mi vida espiritual. Cuando volví a casa, busqué en Internet y encontré un programa de Escuela Sabática en Hope Channel en YouTube.

Comencé a verlo y no podía parar. En pocos meses, había visto todos los episodios de la Escuela Sabática de 2013. Amo las sonrisas de los miembros del equipo, hacen que la Biblia sea fácil de entender.

Vea uno de los episodios del programa (en inglés):

Bendecida por el programa, comencé a tener una imagen más clara de cómo es nuestro Dios. Él está lleno de misericordia, ansioso para llevarnos de nuevo a él, para salvarnos, y siempre dispuesto a perdonarnos. Dios es amor. Ya no me sentía con miedo al mirar a la cruz. Yo sé que Dios me ama. Él me purificó y me transformará, por su poder, para que yo llegue a ser como él.

A comienzos de 2018, decidí cambiarme de una iglesia que guardaba el sábado a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En 2019, me convencí y tomé la decisión de rebautizarme por inmersión (yo había sido bautizada por aspersión en 2014). Ahora terminé un año de estudios bíblicos en un templo adventista local y estoy esperando el rebautismo, porque la iglesia fue abierta luego de la pandemia de COVID-19.

Agradezco a Dios por haber conocido la Escuela Sabática de Hope Channel y porque ella me hizo crecer espiritualmente. Ahora estoy dispuesta a darle toda mi vida a Jesús y deseo vivir una vida que lo glorifique. Ese es el verdadero significado de la vida.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin