Noticias – Adventistas

Ted Wilson apela a 52 mil personas a compartir esperanza

El presidente de la Iglesia Adventista también fue de puerta en puerta, el sábado de 4 mayo, distribuyendo el libro Esperanza para la Familia, en ocasión del aniversario de la Universidad Peruana Unión.

Por Andrew McChesney 6 de mayo de 2019

Presidente de la Iglesia Adventista, Ted N. C. Wilson hablando a 52.000 personas en el Estadio Monumental mientras Magdiel Pérez Schulz, asistente del presidente de la iglesia, interpreta a español en Lima, Perú, el 4 de mayo de 2019 (Pastor Ted Wilson / Facebook).

El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Ted N. C. Wilson, urgió a 52.000 personas que llenaban un estadio deportivo a siempre tener “hermosos pies” después de que muchos de ellos pasaran una tarde distribuyendo 2 millones de copias del libro misionero del 2019 “Esperanza para la familia” en Lima, Perú.

Miles de adventistas repartieron copias del libro escrito por Willie y Elaine Oliver, directores del departamento del Ministerio de la Familia de la Iglesia Adventista, a través de la capital peruana luego de los cultos de adoración el 4 de mayo. La iniciativa, llamada Impacto Esperanza, fue parte de las celebraciones del fin de semana que marcaba el 100° aniversario de la Universidad Peruana Unión, una institución adventista con unos 12.000 alumnos, ubicada en las afueras de Lima.

Lea también:

Autoridad del gobierno del Perú honra a Ted Wilson

Wilson, cerrando un viaje pastoral de dos semanas a Sudamérica, también dedicó la apertura de la primera iglesia de la universidad y asistió a un desfile de aniversario con 20.000 personas durante el fin de semana.

Hablando a la multitud en el estadio, que representaba a la mitad de la membresía en Lima, Wilson dijo que los miembros de iglesia no necesitan ser predicadores para predicar.

“Sí. Dios usa predicadores y evangelistas, pero todos tenemos que trabajar juntos. Dios los está llamando hoy a predicar el mensaje en Perú”, afirmó.

Abrió su Biblia en Romanos 10:13-15, y leyó: “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: “¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” (RVR1960).

Wilson le pidió a la audiencia que imaginara estar en el cielo y que un extraño los detuviera mientras se dirigían con prisa hacia los pies de Jesús.

“Sus pies son hermosos”, dice el extraño, señalando.

Sorprendido, usted exclama “¿Qué? Dime por qué mis pies son hermosos”.

“¿Recuerda el 4 de mayo de 2019 cuando entró a mi tienda y me entregó un libro?” responde el extraño, “Sus pies son hermosos”.

Wilson apeló a los miembros de iglesia a compartir a Jesús con otros, a imitar su justicia, y a servir a los demás como él lo hacía, mientras hacen sus actividades cotidianas.

“Para que sus pies sean hermosos”, dijo.

La multitud, llevada hasta el estadio en 3.000 ómnibus alquilados, se puso en pie y levantó sus brazos en compromiso de tener hermosos pies al compartir a Jesús con otros.

La historia continúa más abajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vea más fotos y detalles en la página de Facebook del pastor Wilson.

Muchos de los que asistieron habían compartido a Jesús horas antes al distribuir libros en hogares y calles. Wilson y su esposa, Nancy, se unieron a la distribución de libros junto con Erton Köhler, presidente de la División Sudamericana; Bill Quispe, presidente de la Unión Peruana del Norte, cuyo territorio incluye Lima; Enzo Chávez, presidente de la Unión Peruana del Sur, y otros líderes de iglesia.

“Espero que cada uno que haya recibido una copia del libro “Esperanza para la familia” lo lea y encuentre información importante para sus familias y se acerquen a Dios”, expresó Wilson en una entrevista con la afiliada de Nuevo Tiempo Perú mientras iba casa por casa en un barrio cerrado.

Antes, durante ese mismo día, los líderes de la Iglesia inauguraron una iglesia con capacidad para 5.000 personas en la Universidad Peruana Unión en Miraflores, en las afueras de Lima, reemplazando una gran carpa de lona donde los alumnos y otros se reunieron durante los últimos seis años. El presidente de la Unión, Quispe, resaltó que la elegante nueva estructura de vidrio y acero es la más bonita del campus, como lo recomendó Köhler, el presidente de la división.

La universidad fue fundada por el misionero Harry B. Lindquist como la Escuela Industrial de Lima en 1919, 21 años después que el adventismo entrara por primera vez a Perú con la llegada de miembros de iglesia de Chile.

“Comenzamos con un poco más de $1.000 y muchas promesas”, Lindquist fue citado en un folleto promocional que la universidad distribuyó para el aniversario.

Para celebrar el logro, la universidad decidió enviar a 100 alumnos como misioneros alrededor del mundo, dijo Quispe durante el servicio de adoración del sábado. Pero, fueron 102 los alumnos que respondieron al llamado, excediendo las expectativas, dijo. Alumnos portando coloridas banderas representando países en cada parte del mundo marcharon hacia el escenario para una oración especial de consagración para el proyecto misionero.

Wilson se maravilló con el espíritu misionero de la universidad.

“¡Qué manera maravillosa de convertir un 100° aniversario en misión!” exclamó durante una conversación con líderes locales de iglesia durante la noche.

A la congregación en la iglesia universitaria, dijo que la iniciativa representa el corazón del movimiento adventista: su misión de proclamar los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14, que Jesús viene pronto.

“Jóvenes, estoy muy orgulloso de ustedes, su iglesia está orgullosa de ustedes, y todo el cielo se regocija por el servicio que han dado”, dijo. “Somos realmente el pueblo de Dios que camina hacia el cielo. Involucrémonos en contarle a otros acerca de Jesús”.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin