Noticias – Adventistas

Una vida transformada por Dios en medio de la cuarentena

Por Santiago López Blasco 29 de septiembre de 2020

Marcial llegó a Buenos Aires hace 2 años con la ilusión de encontrar un trabajo que le permitiera sostener a su familia, que había quedado en su Paraguay natal. Con esfuerzo se desempeñó en la construcción, logrando el objetivo que lo trajo aquí. Pero cuando volvía a su casa luego de su ardua tarea sentía la necesidad de fortalecer su fe en Dios.

Así fue que a través de internet encontró sermones adventistas que le presentaron verdades de la Palabra de Dios que no conocía. Siguió profundizando hasta que un día sintió el deseo de asistir a la iglesia. Buscó en Google y allí encontró la dirección del templo de Boulogne, el más cercano a su domicilio, donde comenzó a asistir en forma intermitente.

Todo cambió para Marcial cuando comenzó la cuarentena por el COVID-19. El trabajo cesó y su necesidad de Dios aumentó. Por lo cual retomó el contacto con los hermanos de la iglesia, dispuesto a continuar los estudios bíblicos que antes había dejado.

Un anciano de la iglesia fue el instrumento del Señor para guiarlo paso a paso en el conocimiento bíblico, alentándolo a poner en práctica lo que iba conociendo. Juntos recorrieron el camino de luz y esperanza que propone la Palabra de Dios hasta que al finalizar el curso decidió bautizarse.

El domingo 13 de septiembre a las 15hs, como recuerda con exactitud, entregó su vida al Señor en una sencilla pero emotiva ceremonia privada realizada en el patio de una casa.

Marcial recibiendo materiales misioneros luego de su bautismo

Tan solo 8 días después de comenzar esta nueva etapa en su vida, nuestro nuevo hermano regresó a Paraguay para establecerse su ciudad de origen, Yuty donde no hay iglesia adventista. Lo mueve una nueva ilusión que expresa con sus propias palabras:

“Sueño con organizar un grupo pequeño en mi casa para predicar y que la gente de mi ciudad conozca la Palabra de Dios. Ya entregué ese plan al Señor”.

El pastor Marcos Zalgado (Dir. Evangelismo MiBoN) fue quien ofició el bautismo, respetando los protocolos vigentes, y vivió ese momento de una manera especial:

“Fue mi primer bautismo desde que se inició la cuarentena. Fue muy emocionante. Sobre todo de ver cómo Dios guió su vida en medio de la pandemia y de qué manera Marcial decidió volver a su ciudad para llevarle mucho más que dinero a su familia; fue a compartirles el mensaje de salvación”.

Marcial es una de las personas bautizadas en los últimos días en la Misión Bonaerense del Norte, en el contexto de la Semana de Evangelismo “La Mayor Esperanza”. Ya se encuentra en Paraguay con su familia y la Biblia misionera que recibió como regalo en su bautismo. Su sueño ya está en marcha.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin