Noticias – Adventistas

Iglesia Adventista avanza en las ciudades más grandes del mundo

Se abren 80 iglesias adventistas y 15 centros de influencia en las ciudades de más de 1 millón de habitantes en el mundo.

Por Andrew McChesney, adventistmission.org

Jarod Thomas, gerente de comunicación de la Asociación Ministerial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día a nivel mundial, hablando durante un informe de la Misión para las Ciudades en el Concilio de primavera, en Silver Spring, Maryland, el 10 de abril de 2018. (Foto: Brent Hardine / Adventist News Network)

Adventist Mission ha ayudado a plantar 80 iglesias y a abrir 15 centros de influencia en ciudades de más de un millón de habitantes en 2017, en un esfuerzo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de esparcir el mensaje del pronto regreso de Jesús en las grandes ciudades.

Gary Krause, director de la oficina mundial de Adventist Mission, hizo el anuncio durante una presentación del progreso de la Misión a las ciudades, una iniciativa clave de la Iglesia, ante la Junta Directiva Plenaria de los líderes de la Iglesia mundial, en la sede mundial de la Iglesia, en Silver Spring, Maryland.

“Las ciudades han crecido más rápido que nuestra concepción del desafío”, dijo Krause el 10 de abril, el día de apertura de las reuniones.

Lea también:

Presidente de Uganda se moviliza para abolir los exámenes en sábado

Con más de la mitad de la población mundial de 7.4 mil millones viviendo en las ciudades, la Iglesia Adventista ha estado promoviendo su evangelismo urbano, en especial a través de centros de influencia en los que los miembros se conectan con las comunidades locales.

Misión Global, que forma parte de Adventist Mission, ayudó a financiar 15 centros de influencia urbanos en 2017, expresó Gary Krause.

Estos incluían un centro de capacitación de refugiados en la ciudad estadounidense de Houston, con una  población de 2.3 millones; un centro de educación comunitario con clases de cocina, clases de idiomas, servicios de caridad con ropa y capacitación para empleo en la ciudad rusa de Yekaterinburg, que cuenta con una  población de 1.3 millones; y clínicas, centros comunitarios para la juventud y preescolares en varios países cerrados, de acuerdo a información suministrada por Adventist Mission.

Los proyectos apuntan a proporcionar cura física y emocional a sus comunidades y sentar las bases para plantar nuevas iglesias.

También en 2017, Misión Global fundó 80 nuevas iglesias en Argentina, Congo, Indonesia, Kenia, Nigeria, Rusia y algunos países cerrados.

Las cifras comparables del 2016 no estaban disponibles.

Misión Adventista aprobó un total de $4.2 millones de dólares para estos proyectos de Misión Global en 2017, y planea distribuir una cifra similar en 2018. Los fondos vienen de donaciones y la Ofrenda Anual de Sacrificio.

Cuatro mil mujeres en Sudáfrica

En la Junta Directiva Plenaria, varios líderes de departamentos de la iglesia mundial describieron sus roles en el avance de la Misión a las ciudades.

La directora del Ministerio de la Mujer, Heather-Dawn Small, habló sobre varias iniciativas llevadas a cabo por mujeres alrededor del mundo. Recientemente, ella se unió a 4 mil mujeres de 11 países africanos que se tomaron el día libre de una Asociación en Pretoria, Sudáfrica, para distribuir paquetes de cuidado personal en la ciudad de 700 mil habitantes, el 6 de abril.

Janet Page, secretaria ministerial asociada, expresó que las esposas de pastores alrededor del mundo oran regularmente por las ciudades gracias a una lista de oración que se publica en Shepherdess, una revista producida por la Asociación Ministerial para las esposas de pastores. Hay otros recursos que también resaltan a las ciudades: la Revista Ministerio, la Revista del Anciano, y sitios web como los de Reavivamiento y Reforma y Unidos en oración, dijo el manager de comunicación ministerial, Jarod Thomas.

Thomas les recordó a los líderes por qué las ciudades son importantes. Para eso, leyó una cita de la cofundadora de la Iglesia Adventista, Elena de White, que se encuentra en el libro El evangelismo, página 304: “Tenemos las grandes ciudades […] que aún no han escuchado el postrer mensaje de advertencia. ¿Cómo hay que amonestarlos? Si el pueblo de Dios tan sólo quisiera ejercer fe, trabajaría en una forma admirable para realizar esta obra. Escuchemos las palabras de Cristo: “Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:19). ¡Preciosa promesa! ¿Creemos en ella? ¡Qué resultados maravillosos se verían si las oraciones unidas de este grupo ascendieran al cielo impulsadas por una fe viviente! Jesús está listo para tomar esas peticiones y presentarlas a su Padre, diciendo: ‘Conozco a estas personas por nombre. Contesta sus oraciones, porque tengo esculpidos sus nombres en las palmas de mis manos’”.

“No podemos trabajar solos”

Douglas Venn, director de los Centros urbanos de Misión Global, que supervisa Misión a las ciudades, dijo en una entrevista que él estaba emocionado porque los departamentos y los miembros de la iglesia estaban trabajando unidos para hacer discípulos y comenzar nuevos grupos de creyentes en las ciudades.

“Debemos trabajar juntos en la línea de frente de la misión urbana. Necesitamos el Compromiso total de miembros en la Misión a las ciudades. Necesitamos predicadores y evangelistas, pero también médicos, enfermeras, profesores y obreros de centros de día”, expresó.

El Compromiso total de miembros es otra iniciativa de la Iglesia que anima a cada miembro de iglesia a llevar alguien a Cristo.

Venn dijo que solo la colaboración unida de unos con otros les permitirá a los miembros de la iglesia practicar el método de Cristo de evangelismo: mezclarse con las personas, simpatizar con ellas, suplir sus necesidades y llamarlas a servirlo.

También continuó diciendo “No podemos trabajar solos. Las ciudades nos obligan a trabajar juntos. Todos tienen que enfocarse en la tarea de la misión que tenemos: hacer discípulos en los grupos de personas no alcanzadas de las ciudades”.

El presidente de la Iglesia Adventista, Ted N.C. Wilson, llamó a los líderes de Iglesia en la Junta Directiva Plenaria a trabajar con seriedad con la Misión a las ciudades en sus territorios.

“Esta misión debe estar en cada corazón de esta sala”, expresó.

Geoffrey Mbwana, vicepresidente general de la Iglesia Adventista, comparó a los líderes de la Iglesia con Jonás, el evangelista del Antiguo Testamento a quien Dios envió a Nínive, una de las ciudades más grandes de su época.

“Dios tiene un pueblo en las grandes “nínives” de hoy. ¿Y sabes qué? Como líderes de la iglesia, ustedes y yo somos los “jonases”. Y creo que Dios nos está desafiando a llevar esta gran responsabilidad, porque las personas de las ciudades esperan con ansiedad este mensaje de esperanza”, concluyó el pastor Mbwana.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin