Noticias – Adventistas

El creacionismo amplifica la importancia de preservar el medio ambiente

Cuestiones como el calentamiento global han agravado la situación del planeta.

Por Jefferson Paradello

La emisora ​​de gases de efecto invernadero ha afectado a la fauna y la flora (Foto: Shutterstock)

Los crecientes y violentos golpes contra el medio ambiente, principalmente en nombre del capitalismo, han fragilizado el planeta y lo han llevado a enfrentar condiciones críticas. Eso fue reconocido por los 195 países que firmaron, a fines de 2015, el Acuerdo de París sobre el cambio climático. En esa ocasión, se comprometieron a trabajar para restringir los niveles del calentamiento global en 1,5° C. Hoy en día, hay diez países que son responsables del 70% de los gases del efecto invernadero.

Lea también:

Marcha en Día Sin Fumar captura atención de transeúntes y medios de prensa

La flora y fauna también sienten los efectos directos de las acciones humanas: los cambios climáticos han aumentado la incidencia de huracanes y tsunamis, como lo menciona el geólogo Marcos Natal, que en esta entrevista señala no solo los desafíos que eso representa para la población mundial, sino lo que esta también puede hacer para ayudar a amenizar la situación. El actual presidente de la Sociedad Creacionista Brasileña y director del Instituto de Investigación en Geociencia para ocho países de Sudamérica, Natal resalta el papel que desempeña el creacionismo para incentivar la preservación de la Tierra.

¿Cómo está la salud del planeta?

Podemos decir que nuestro planeta se encuentra gravemente enfermo. Tanto la Biosfera como los demás sistemas que componen la dinámica del globo, como los reservorios y biomas, están dando señales claras de estar exhaustos y en desequilibrio. Los síntomas más evidentes son el calentamiento global, los residuos tóxicos, la contaminación del aire y la de ríos y océanos.

¿De qué maneras ha contribuido el hombre para agravar esa situación?

Un marco importante para el comienzo de la actual crisis ambiental sería la Revolución Industrial, que pasó a explotar de forma irracional los recursos naturales en un intento de promover el progreso y el bienestar de los individuos y la sociedad.

La naturaleza era vista como una fuente inagotable de recursos necesarios para alcanzar estos objetivos. La explotación indiscriminada del carbón mineral y de metales para la industria pesada en los siglos XVIII y XIX, siguió a la utilización de los combustibles fósiles en la era del petróleo, la deforestación de grandes áreas, las quemazones, la descarga de residuos industriales en el aire y los océanos, y una serie de otras prácticas que minaron el ajuste entre atmósfera, biósfera y litosfera.

¿Cuáles son los puntos que más preocupan a la comunidad científica?

El calentamiento global ha sido uno de los puntos más discutidos actualmente porque desencadena una serie de otros procesos que tienen implicancias graves en el equilibrio ambiental, como el calentamiento del agua de los océanos, la elevación del nivel de los mares y los desajustes en el clima y en los fenómenos meteorológicos que alteran el régimen de lluvias y la frecuencia de huracanes y tsunamis.

¿Cómo se relaciona la conservación del medio ambiente con la Biblia?

La Biblia nos enseña que Dios es el Creador y Sustentador de todas las formas de vida y de los ambientes que le dan sustentación (Génesis 1-2; Colosenses 1:16; Juan 1:1-3). Además, la Escritura deja claro que, al contrario de las religiones paganas, que reverencian tanto al mundo animado como al inanimado, la Tierra y todo lo que hay en ella no son divinos, pero pertenecen a Dios, quien reina Soberano sobre su creación.

¿Qué pueden hacer los cristianos para promover su preservación?

Organizar programas de reciclaje, promover proyectos comunitarios que traten cuestiones ambientales y el uso racional de los recursos naturales.

¿Qué pequeñas acciones podrían ponerse en práctica en el día a día para disminuir la agresividad al medio ambiente?

Promover la recolección selectiva de basura; evitar el uso de plástico no reciclable o de productos cuyos residuos degraden al medio ambiente, como envoltorios y electrónicos; evitar el desperdicio de agua y energía; no provocar quemazones; evitar productos descartables.

¿Qué papel desempeña el creacionismo en la promoción de la necesidad de preservar la flora y la fauna del planeta?

El compromiso del creacionismo adventista con la observancia del sábado lleva a los actos creativos de Dios y a nuestra obligación moral de cuidar y preservar las obras de su creación. La visión creacionista también enfatiza que cuando el pecado sea definitivamente borrado del Universo, la Tierra será restaurada a su forma y belleza originales.

¿Qué materiales pueden consultar quienes desean comprender más sobre el creacionismo y entender que este no está solamente relacionado con una cuestión religiosa sino también ambiental?

La Casa Editora Sudamericana tiene un libro llamado Custodios del Planeta, de los autores H. M. Rasi, L. J. Gibson  y S. Dunbar.

Hay también una excelente publicación de la Andrews University Press, de 2014, titulada Biology: a Seventh Day Adventist Approach for Students and Teacher [Biología: una enfoque adventista del séptimo día para estudiantes y profesores], que trae dos capítulos que tratan exclusivamente de las cuestiones ambientales desde el punto de vista de la Iglesia Adventista.


Nota:

Los adventistas del séptimo día enseñan sobre la necesidad y el valor de la preservación del planeta ya en los primeros años de vida de un niño. Además de las clases que les presenta la Biblia con base en esa visión, las iglesias locales ofrecen programas sociales como el Club de Aventureros (para niños de 6 a 9 años) y el Club de Conquistadores (para niños y adolescentes con edades de 10 a 15 años).

En ambas iniciativas, que también están abiertas a la comunidad, los integrantes aprenden a valorar y amar la naturaleza, y crecen así con conciencia ecológica sobre la necesidad de cuidar del planeta. Además, aprenden cómo esto se relaciona directamente con el relato bíblico. Los Aventureros y Conquistadores están presentes en varios países del mundo. Solo en países como Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay, Argentina y Brasil, cuentan con más de 133 mil y 316 mil participantes, respectivamente.

Para conocer más sobre esas iniciativas y encontrar el Club más cercano, visite: clubes.adventistas.org/es/

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin