Noticias – Adventistas

Protegiendo nuestras mentes

El presidente mundial de la iglesia adventista y su esposa alertan sobre las graves consecuencias para la mente por el consumo de pornografía.

Por Ted y Nancy Wilson 27 de agosto de 2021

La pornografía es un problema mundial que ha preocupado mucho a la sociedad. (Foto: Shutterstock)

Ted Wilson: Saludos Amigos. Hoy tenemos un tema serio y delicado para platicar con ustedes, y me alegra que mi esposa Nancy esté con nosotros, mientras compartimos juntos sobre este tópico tan importante.

Nancy Wilson: Cada año, el departamento de Ministerios de la Mujer de la Asociación General coordina el Día de Énfasis en enditnow® en todo el mundo, que se llevará a cabo el sábado 28 de agosto. Este año, la atención se centra en la violencia juvenil y la pornografía. Estos no son asuntos que normalmente se discuten y sabemos que algunos se sentirán incómodos con el tema. Sin embargo, es vital que reconozcamos el problema.

Lea también:

TW: La pornografía es un problema que infecta al mundo y, lamentablemente, también existe incluso dentro de la iglesia. Satanás está tratando de atrapar a la gente, especialmente a los jóvenes, en este vicio terrible y adictivo. Debemos encontrar formas de ayudarlos a lidiar con los efectos destructivos y dañinos que resultan de la pornografía. Con la ayuda de Dios, haremos una diferencia en sus vidas y ayudaremos a que comience el proceso de curación.

NW: No podemos ignorar el problema de la pornografía. Su uso se ha vuelto desenfrenado. Afecta a hombres y mujeres de todas las edades. No se detiene en las puertas de la iglesia, y no se detiene en las puertas del hogar familiar. El silencio y la vergüenza solo perpetúan el

ciclo; no podemos guardar silencio al respecto.

TW: Una declaración pública oficial sobre la pornografía fue publicada el 5 de julio de 1990 por el entonces presidente de la Asociación General, Neal C. Wilson, (mi padre), después de consultar con los 16 vicepresidentes mundiales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Esa declaración se puede encontrar en: www.adventist.org/official-statements/pornography.

Consecuencias

Dice en parte: “Mientras que legisladores y culturas de diversos países pueden dedicarse a debatir los límites y consecuencias de la pornografía (materiales con perversiones sexuales), los adventistas de cualquier cultura, sobre la base de los principios eternos, sostienen que la pornografía es destructiva, degradante, insensibilizadora y explotadora.”

NW: “Es Destructiva de las relaciones maritales, porque corrompe el propósito divino de que el esposo y la esposa se mantengan en tan estrecha unión que lleguen a ser, simbólicamente, «una sola carne», como refiere Génesis 2: 24.

TW: “Es Degradante porque reduce a la mujer, y en algunos casos al hombre, a un mero objeto sexual unidimensional y desechable, no considerándola como un ser integral de naturaleza física, mental y espiritual, y privándola de este modo del valor y el respeto que merece y de sus derechos como hija de Dios.”

NW: “Es Insensibilizadora del observador o lector, porque cauteriza la conciencia y ciega a las personas, provocando la «depravación mental» Como describe Romanos 1: 22 y 28.

TW: “Es Explotadora, complaciente con la lascivia y básicamente abusiva, por lo tanto, es contraria a la regla de oro, que insiste en que uno trate a los demás como desea ser tratado, como dice Mateo 7:12). Particularmente ofensiva es la pornografía infantil. Dijo Jesús, como regustra Mateo 18:6: “A cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgara al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiera en lo profundo del mar”

NW: Hoy compartiremos con ustedes algunos puntos de una excelente presentación preparada por Erica Jones, directora asistente de Ministerios de la Mujer de la División Norteamericana de los Adventistas del Séptimo Día. Puede descargar su seminario, “El problema de la pornografía: adicción, abuso y aflicción”, junto con muchos otros materiales útiles en la siguiente página web: women.adventist.org/enditnow-day.

Estudios

NW: El uso de pornografía no es un problema menor. La edad promedio a la que una persona joven está expuesta a la pornografía es de apenas 11 años. Diariamente, hay 68 millones de búsquedas de pornografía en Internet y, lamentablemente, el 47% de los que se identifican como Cristianos están involucrados con la pornografía. Curiosamente, según la investigación, 1/3 de las mujeres usan pornografía con regularidad.

TW: Estudios han demostrado que el ver pornografía produce efectos negativos en el cerebro.

  •     Un estudio de 2016 examinó con escáneres de resonancia magnética, algunos cerebros de espectadores de pornografía y mostró una actividad mejorada en la parte del cerebro que desempeña un papel clave en la toma de decisiones y el comportamiento relacionado con la recompensa. Los cerebros de los espectadores liberaban dopamina en respuesta a la visualización de imágenes eróticas.
  •     La liberación continua de dopamina que ocurre cuando alguien mira pornografía crónica y compulsivamente, en realidad altera el sistema de recompensa en el cerebro.

NW: La adicción literalmente cambia el cerebro. Los estudios del cerebro muestran que si alguien es adicto a la pornografía, tiende a tener problemas en el trabajo y en las actividades de la vida diaria. Cuantas más horas a la semana alguien usa pornografía, menos volumen de materia gris tiene en su cerebro.

TW: Las investigaciones muestran que una adicción puede ocurrir en ocho semanas. Puede comenzar con simple curiosidad, pero a medida que uno experimenta los efectos de la dopamina, estos se absorben. Al igual que una droga, el espectador desarrolla tolerancia y necesita más, y lo que comenzó como curiosidad se convierte en adicción, generalmente acompañada de culpa y vergüenza. La vergüenza es la más tóxica. La vergüenza es diferente a la culpa. La culpa dice “lo he hecho mal”, pero la vergüenza dice “soy malo”. Hay autodesprecio y una sensación de inutilidad en el centro de la vergüenza.

NW: Los sentimientos de soledad a menudo hacen que una persona se medique con pornografía, y las Las generaciones más jóvenes de hoy son las más solitarias de la historia. Una encuesta reciente en los Estados Unidos mostró que el 30% de los nacidos entre 1977 y 1994 dicen que se sienten solos y el 22% dice que no tienen amigos. Los nacidos después de 1994 son aún más solitarios. Adicionalmente, los estudios muestran que si una persona está crónicamente sola, es mucho más probable que use pornografía de forma regular.

TW: Estos son solo algunos de los muchos efectos devastadores de la pornografía y, como iglesia, debemos estar conscientes de esta situación y brindar orientación para dar esperanza y curación a través de diferentes medios. Nuevamente, se pueden encontrar muchos buenos recursos en el siguiente enlace: women.adventist.org/enditnow-day.

TW: Sólo Jesús puede traer verdadera curación. Se nos dice en Romanos 12:2,  Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento.” Si estás luchando con la pornografía, cuando llegue la tentación, detente y piensa. Reconoce el problema por lo que es y llévaselo a Dios, pidiéndole que te dé la fuerza para resistir y huir de la Tentación. Pablo nos dice que “fijemos” nuestros pensamientos en lo que es verdadero. En Filipenses 4:8 leemos: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Nuestros pensamientos pueden ser muy poderosos, y aquí se nos dice que fijemos nuestras mentes en lo que es puro, verdadero y correcto.

NW: Si estás luchando con una adicción a la pornografía, no es ninguna vergüenza buscar ayuda. La curación se encuentra reconociendo el problema, llamándolo por su nombre y encontrando la restauración en la gracia de Dios.

TW: Para terminar, me gustaría compartir con ustedes una promesa muy alentadora de la pluma inspirada. Si sientes que has caído demasiado bajo para que el Señor te salve, esta promesa es especialmente para ti: “Nadie es tan bajo, tan corrupto y vil que no pueda encontrar en Jesús, quien murió por él, fortaleza, pureza y justicia, si consiente en apartarse de sus pecados, cesar en su proceder inicuo, y volverse con un corazón sincero al Dios vivo. El está esperando para quitarles sus vestiduras manchadas y contaminadas por el pecado, y ponerles las blancas y brillantes vestiduras de justicia; y les manda que vivan y no mueran. En él pueden florecer.” (Testimonios para la Iglesia pág. 403). {2TI 403.2}

Oración

Oremos juntos. Padre celestial, te damos gracias porque eres la fuente de todo poder para vencer el pecado en nuestras vidas, cuando llegue la tentación, ayúdanos a volvernos a ti de inmediato, porque la tentación no es pecado de nuestra parte, sino ceder a la tentación y, por lo tanto, Señor, nos ponemos en tus manos pidiendo el poder para resistir la tentación.

Señor, pido por aquellos que están luchando con el terrible pecado debilitante de la   pornografía, ayúdalos a encontrar alivio y salvación, y esperanza en ti mientras resisten esta terrible tendencia, Señor, ayúdalos a darse cuenta de que nunca están fuera de tu alcance, a menos que te corten por completo.

Señor, ayúdanos a buscarte a ti y a cada uno de nosotros, porque todos somos pecadores que necesitamos la gracia de Jesucristo, y Su justicia justificadora, y Su justicia santificadora para ayudarnos a llegar a ser más y más como Cristo. Gracias por escucharnos en esta oración, nos apoyamos completamente en ti, en el nombre de Jesús te lo pedimos, amén.

Vea el mensaje del pastor Ted Wilson en este video:

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin