Noticias – Adventistas

Estudio enseña a prepararse para los tiempos difíciles del mundo

A partir de abril de este año, y durante tres meses, la Iglesia Adventista lanzará una guía de estudios volcada a la preparación espiritual para los tiempos finales.

22 de marzo de 2018

Por Felipe Lemos

A partir de abril de este año, y durante tres meses, la Iglesia Adventista lanzará una guía de estudios volcada a la preparación espiritual para los tiempos finales. Foto: Shutterstock

Los adventistas del séptimo día son conocidos por su papel como defensores de la interpretación de las profecías bíblicas por una mirada historicista. Anualmente, se producen decenas de libros para ayudar a los estudiosos del Libro Sagrado del cristianismo en la comprensión de esa temática. A partir de abril de este año, y durante tres meses, la Iglesia Adventista lanzará una guía de estudios volcada a la preparación espiritual para los tiempos finales. El material tratará cuestiones sobre el contexto del conflicto cósmico entre el bien y el mal, la salvación en el tiempo del fin, el papel de Cristo en el Santuario Celestial, las profecías de Mateo 24 y 25, Estados Unidos y Babilonia, el sello de Dios y la marca de la Bestia, entre otros temas. El enfoque de estos materiales, sin embargo, está en papel de las personas que viven en los tiempos finales con relación a Cristo. La Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN) conversó sobre la guía con el autor principal, Norman Gulley, profesor de Investigación en Teología sistemática de la Universidad Adventista Southern, ubicada en Tennessee, Estados Unidos.

¿Cuál fue su objetivo al escribir sobre el tema de la preparación para el tiempo del fin?

El propósito fue revelar cómo pueden prepararse para el tiempo del fin.

De manera general, el mundo entiende que los temas relacionados a las profecías, muchas veces, generan bastante interés y curiosidad. Por otro lado, sin embargo, el estudio profético, de acuerdo con la perspectiva bíblica, no parece despertar el mismo interés. ¿Qué falta para que las profecías de Daniel, Apocalipsis, y de otros libros, sean mejor entendidas por adventistas y no adventistas?

La controversia cósmica se extiende por medio de la Biblia. En las Escrituras, podemos ver los dos lados de esa controversia: la maravillosa compasión de Cristo por los seres humanos, en comparación con el odio de Satanás por ellos. El renovado interés por ese estudio resulta (1) de mirar a Cristo en vez de a las crisis; y (2) de enfocarse en la cruz, donde Cristo derrotó a Satanás, al llevar sobre sí todos los pecados humanos que destruyeron su vida.

Los llamados engaños satánicos en el presente se intensificarán y llevarán a muchos cristianos al error. ¿Cómo podemos encontrar equilibrio entre estar atento a los despliegues de partes de la estrategia del maligno en el tiempo del fin (movimientos de poderes descritos en Apocalipsis y Daniel) y desarrollar una preparación más consistente de dependencia de Dios?

Satanás usa el engaño como herramienta principal. Cristo le dijo a Adán y Eva: “Si ustedes comen del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, morirán”. Satanás contradijo eso abiertamente. Ese engaño se describe en el capítulo 1 de mi libro. Satanás, en forma de una serpiente, estaba en el árbol prohibido, comiendo el fruto, y estaba bien vivo. Por la mente de Eva debe haber pasado que la afirmación de Dios “Si comen, morirán” no era tan verdadera. Ella vio a la serpiente comiendo del fruto y aun estaba viva, incluso conversaba con ella en su propio idioma. El engaño siguió cuando Satanás afirmó que, al comer del fruto, Eva sería como Dios. Esa era una idea emocionante. Eva puede haber pensado “Si la serpiente come del fruto y aun estaba viva. Dios debe estar equivocado”.  Entonces comió del fruto. Eso se llama “ver para creer”, en vez de “creer para ver”. Le pareció como que la serpiente intentaba ayudarla a desarrollar su pleno potencial y que, si estaba equivocada, Dios la ayudaría a ver el engaño.

El problema de Eva fue dejar de depender de la Palabra de Dios. Dependió de un desconocido (serpiente) que no le daba nada, en contraste con la dependencia de Dios que le daría todo. “Ver para creer” en vez de “creer para ver” por medio del engaño es el trabajo fundamental de Satanás a lo largo del gran conflicto. A fin de no ser engañados en el tiempo del fin, nosotros creemos y dependemos de lo que Dios nos dijo en la Biblia.

El tema de esta lección ¿es, también, una antítesis de las creencias dispensacionalistas que tienden a reaparecer de tiempo en tiempo con explicaciones muy diferentes de los eventos en los últimos días de este mundo?

El tema de esta lección es una antítesis a las creencias dispensacionalistas. No consideraremos las diferentes perspectivas que tienen, sino que examinaremos la perspectiva principal que se encuentra en el pensamiento dispensacionalista. Este pensamiento cree que Dios, en la eternidad, eligió a algunos para ser salvos, y a otros para que se pierdan. En otras palabras, los seres humanos no tienen libre albedrío para tomar la decisión de ser salvos o perderse. Esto es contrario al carácter de Dios, que es un Dios de amor. Él creó a cada persona con la libertad de elección para ser salvo o para rechazar la salvación. Eso sucede porque Dios les dio a los seres humanos la capacidad de elegir la salvación o rechazarla. El tema de esas lecciones apoya la libertad que Dios les dio a los seres humanos y, por lo tanto, no cree que el dispensacionalismo es el método de Dios.

¿Cuál es el punto central en las profecías bíblicas que deberían dar pautas para la vida del cristiano en el tiempo en el que vivimos?

El punto central en las profecías bíblicas tiene que ver con el Clavario. En la cruz, Cristo derrotó a Satanás y se hizo pecado por todos los seres humanos. Las profecías bíblicas son mejor entendidas a la luz de la Cruz. En el Calvario, Cristo fue aplastado por el número gigantesco de los pecados cometidos por la humanidad. Cristo se hizo pecado por nosotros a fin de darle a cada uno el regalo de la vida eterna. Las profecías bíblicas pueden comprobarse a partir de su cumplimiento. Por ejemplo, hay muchas profecías bíblicas en el Antiguo Testamento. El cumplimiento de esas profecías en el Nuevo Testamento es la evidencia de que Dios nos conduce en nuestra vida presente.

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin