Noticias – Adventistas

En los días de Malaquías los israelitas no correspondían al amor de Dios

El ministerio del profeta estuvo marcado por la constante invitación al arrepentimiento del pueblo y a volverse al Señor.

29 de octubre de 2014
Projeto Reavivados por Sua Palavra deve se encerrar na metade do próximo ano com leitura de toda a Bíblia.

Proyecto Reavivados por su Palabra debe terminar la metad del próximo año con lectura de toda la Bíblia.

Brasilia, DF… [ASN] El libro del profeta Malaquías comienza a ser estudiado hoy, 29 de octubre de acuerdo con el plan de lectura del proyecto Reavivados por su Palabra, que tiene por objetivo llevar a los participantes a meditar diariamente en un capítulo de la Biblia. Ya en sus primeros versículos, Dios demuestra su chasco. “El hijo honra a su padre, y el siervo a su señor. Si yo soy Padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy Señor, ¿dónde está la reverencia hacia mí? –dice el Señor Todopoderoso. Vosotros, sacerdotes, menospreciáis mi Nombre. Y decís: ‘¿En qué hemos menospreciado tu Nombre?’ “En que ofrecéis sobre mi altar pan contaminado. Y dijisteis: ‘¿En qué te hemos deshonrado?’ En que pensáis que la mesa del Señor es despreciable” (Mal. 1:6, 7).

El registro anterior pone en evidencia uno de los problemas que había en Israel en los días del profeta Malaquías: Los sacerdotes, responsables por oficiar los servicios religiosos, despreciaban a Dios por medio de sus acciones y no correspondían a su amor.

Del mismo modo, el pueblo se había apartado de Dios. Malaquías, por lo tanto, fue llamado “muchos años” después del retorno de los judíos del exilio babilónico para advertirlos acerca de su conducta en un período en que se verificó “una escena lúgubre de decadencia espiritual progresiva”, como destaca el Comentario Bíblico Adventista. De ahí el nombre del profeta, que significa mensajero de Yahweh. “Los exiliados habían regresado de la tierra de su cautiverio a la tierra de promisión, pero en su corazón permanecían en el lejano país de la desobediencia y el olvido de Dios”, explica el Comentario Bíblico (p. 1143).

Lea también:
Zacarías comienza a ser estudio en proyecto mundial de lectura de la Biblia

Dios estaba tan cansado de las demostraciones de infidelidad de los sacerdotes al punto de considerar los servicios religiosos inaceptables. Sin embargo, él todavía toleraba a los que lo habían abandonado y reconocía a los pocos que todavía demostraban fidelidad al Señor.

Al final del libro el profeta da a conocer que antes del día del juicio final, un mensajero –Juan el Bautista- sería enviado para preparar a los que verdaderamente querían vivir con y para el Señor. [Equipo ASN, de la redacción]

Vea la introducción al libro de Malaquías en el video de abajo

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin