Noticias – Adventistas

JÓVENES CALEB IMPACTAN LA COMUNIDAD

Por todo el territorio argentino, los jóvenes Caleb se distribuyeron para llevar esperanza a cada rincón por el que pasaran.

26 de enero de 2015

Por todo el territorio argentino, los jóvenes Caleb se distribuyeron para llevar esperanza a cada rincón por el que pasaran. Así, al norte, al sur al este y al oeste de nuestro querido país llegaron estas hormiguitas para colaborar con un granito de arena en lo que las personas necesiten; y, sobre todo, para acercarles el mensaje de salvación.
En esta Gacetilla especial, queremos contarte un poco de lo que están haciendo nuestros jóvenes Caleb en diferentes ciudades de Argentina.
En Puerto Iguazú, Misiones, 15 Calebs están dedicando su verano para Cristo. Luego de algunos días de trabajo, 100 personas están interesadas en estudiar la Biblia. Además, los chicos ya pudieron visitar a las autoridades municipales y difundir su mensaje a través de los medios de comunicación.
En Charata, Chaco, 23 Calebs ya están estudiando la Biblia con 150 personas que se mostraron interesadas. Además, organizaron un programa especial para los niños de localidad: se vistieron representando a los Sabios de Oriente y obsequiaron juguetes a unos 500 niños.
También tuvieron una entrevista con el Intendente de la ciudad de Charata, Ing. Miguel Ángel Tejedor para contarle sobre el proyecto Caleb 6.0. Un diario de Resistencia, que llega a toda la provincia de chaco, publicó un artículo sobre los jóvenes Caleb.
En el noroeste de nuestro país se formaron 9 grupos de jóvenes que se distribuyeron en las Salta capital, Orán, Tartagal, Catamarca, Termas de Río Hondo, San Miguel de Tucumán, Tafí Viejo, Tafí del Valle, Jujuy capital. En estas localidades están llevando a cabo diferentes actividades de evangelismo y comunitarías. Además, no trabajan solos; ya que los hermanos de cada iglesia colaboran codo a codo con los grupos. Sumando todos los ayudantes, alrededor de 80 personas están trabajando en el proyecto Caleb 6.0

Los diferentes grupos se están desempeñando muy bien en las tareas que se les asignó. Quienes se desempeñan mejor en el escrutinio de las Sagradas Escrituras están brindando estudios bíblicos, otros ayudan con la enseñanza y el entretenimiento de los niños. Además, en una pequeña congregación que acaba de surgir, ayudaron a organizar un incipiente Culto Joven, preparando a los jóvenes locales como futuros líderes. Los Calebs también ayudaron en la formación de nuevos Grupos Pequeños y organizaron una Colonias Cristianas de Vacaciones en Salta y en Tafí del Valle, Tucumán.

En la región central de nuestro país, 29 jóvenes se repartieron en tres localidades: San Francisco Córdoba; Federación, Entre Ríos y Galvez, Santa Fe. Además de compartir la Palabra de Dios y comenzar a estudiar la Biblia con algunas personas, organizaron otras actividades solidarias. Por ejemplo, todos los lunes, en las tres ciudades, llevan a cabo Exposiciones de salud (apoyados por el Ministerio de Salud de cada ciudad). Los martes y jueves de tarde visitan hogares de niños y geriátricos, ayudan a reconstruir casas de personas con bajos recursos, etc.
Además, en la próxima semana desarrollarán la Colonia Cristiana de Vacaciones en San Francisco y en Galvez. Este año el proyecto se llama Roma y el objetivo es transmitirles a los niños la historia de Pablo y los primeros discípulos. Para ello, los Calebs representarán historias, organizarán actividades recreativas, ambientarán el espacio de acuerdo a la época y brindarán un desayuno para chicos de 6 a 14 años.

En lo que respecta al área espiritual, los martes de mañana llevan a cabo el proyecto “Evangelismo por manzana”. Dos Calebs visitan una manzana hablando de Jesús y luego continúan el contacto con los residentes de esas viviendas para ayudarlos en sus necesidades. Son como los padrinos espirituales de esa manzana. A su vez, todos los días los chicos reciben desafíos espirituales de parte de sus coordinadores: hacer una oración con un funcionario del municipio, entregar tres libros misioneros a bomberos, terminar la semana con cierta cantidad de estudios bíblicos, invitar a tres personas que fueron adventistas a regresar a la iglesia. Estos desafíos puntuales motivan de manera especial a los Calebs, según relató el Pr. Daniel Cayrus, director de Jóvenes de la región central. Él nos cuenta que la mayoría de los chicos nunca había dado un estudio y que están muy entusiasmados. Por ejemplo, una pareja misionera de chicas salió una tarde a compartir de Jesús. En ese día visitaron 21 casas y tomaron 9 estudios bíblicos. Para el cierre de Caleb 6.0 ya hay confirmados 10 bautismos. La idea es que vuelvan a sus iglesias con el desafío de motivar a otros y tomar esto de la obra misionera como estilo de vida.
El pastor Cayrus concluye. “Si los jóvenes se involucraran más en las actividades misioneras, tendríamos una generación diferente; porque esto les lleva a buscar a dios cada mañana y tener una relación más profunda con Él”.
En La Asociación Bonaerense, 50 jóvenes están participando del proyecto Caleb en cuatro ciudades: La Plata, Saladillo, 25 de Mayo y Mar del Plata.
En la Plata y en Saladillo están trabajando para armar la campaña de evangelismo que la iglesia local llevará a cabo durante el año durante el año.
Los Calebs visitan los hogares realizando encuestas; para saber el interés de las personas sobre futuros cursos de salud que realizará la iglesia y para contactar personas que deseen estudiar la Biblia. Luego, la pareja misionera (integrada por un Caleb y un hermano de iglesia) visita a esas personas. También colocan Mesas Misionera, donde ofrecen un ejemplar de la Biblia y una guía de lectura (estudio bíblico).

En cuanto a las actividades solidarias, los Calebs visitan hospitales, entregando material misionero, realizan representaciones bíblicas en los semáforos y ofrecen abrazos gratis en las calles. También organizaron una Colonia de Vacaciones en el barrio Los Hornos de La Plata,
Hasta el momento los chicos visitaron cerca de 1.000 hogares y contactaron más de 200 personas para estudiar la Biblia.
La iglesia local está apoyando el trabajo de los jóvenes y muchos hermanos se han comprometido con el trabajo de los Calebs. En la Plata por ejemplo, un hermano la localidad de Abasto contruyó, en una semana y con sus propios recursos, una casita para que puedan hospedarse los Calebs, los chicos la llaman la “Casita Caleb”.

Los Calebs provenientes del sur argentino se instalaron en la ciudad de Bahía Blanca, en donde están impactando a la comunidad hace varias semanas. 23 Caleb llegaron desde distintos distritos de la Asociación del Sur y una joven viajó desde La Rioja. Junto a ellos se suman cada día 25 Calebs de las iglesias locales que participan y colaborar en todas las actividades.
Por la mañana, los jóvenes realizan actividades comunitarias: visitan a las autoridades municipales, realizan actividades de promoción de Vida Por Vidas, distribuyen el libro misionero, pintan murales con mensajes de esperanza, etc. También ayudaron a reconstrucción una casa incendiada.

Por la tarde, los Calebs visitan a los miembros de la iglesia y local y los acompañan a estudiar la Biblia con personas que contactaron los hermanos. Por la noche, participan de las reuniones evangelísticas que comenzaron esta semana en 10 iglesias. Los Caleb son los encargados de compartir la Palabra de Dios en estas reuniones y estarán predicando hasta el 14 de febrero, fecha de cierre del Proyecto Caleb. Están asistiendo alrededor de 180 personas cada noche, 25 de las cuales son amigos no adventistas.

En la región oeste del país, los jóvenes Caleb están trabajando en las ciudades de San Rafael, Mendoza y en La Rioja. En San Rafael el proyecto consiste en construir una vivienda desde cero (pero contaremos sobre este proyecto en la próxima Gacetilla). En la Rioja, seis jóvenes están trabajando a todo pulmón. Lo primero que hicieron al llegar fue visitar a todos los interesados que quedaron estudiando la biblia fruto del trabajo realizado por los chicos de OYIM, en los Barrios 10 de Junio y Yacampis. Luego, contactaron a más interesados. Por la gracia de Dios, 50 personas ya están estudiando la Biblia. Además, los Calebs están acompañando las actividades de las iglesias locales, llevan ropa y alimento a los hogares de bajos recursos y organizaron una Colonia de Vacaciones en la ciudad.

Dos de los participantes de este grupo es la primera vez que participan del proyecto Caleb y sólo tienen meses de bautizados. Veamos cómo ellos cuentan sobre esta experiencia con sus propias palabras:
“Soy Florencia Cano, 17 años, de la provincia de La Rioja. Hace unos meses conocí la palabra de Dios. Unas chicas del grupo OYIM llegaron a casa a darme estudios y allí comencé a dudar si lo que decían y leían era cierto, entonces quise llegar a fondo y averiguar más. Fue así como me sorprendía cada día leyendo y aprendiendo de Dios. Me encontraba mal, depresiva, sin ánimo y con ganas de nada; tenía problemas familiares a los que no les veía solución. Oré y le pedí a Dios paciencia para hallar la solución a los problemas y Dios me escuchó. Mi vida a cambiado desde que aprendí de Dios. Al escuchar la invitación para participar del Caleb en La Rioja, me dije: ¿por qué no? Hoy “estoy aquí” participando del Caleb y cada día aprendo más junto a los chicos. Estoy muy agradecida a Dios por permitirme estar aquí y mostrarme los planes que tiene para mí”

“Soy Alejandro Tello, 18 años, de la provincia de La Rioja. Desde el día que murió mi padre, mi vida no fue la misma. Andaba triste, abandoné la escuela, volvía tarde a casa, me levantaba tarde; empecé a tener malas amistades que me convidaban a fumar marihuana, cocaína y a consumir bebidas alcohólicas. Comencé a tener problemas con la policía. Cierto día dos chicos fueron a mi casa y se presentaron, uno de ellos llamado Diego. De un bolso sacó un libro, que me llamó la atención, y le pregunte de qué era el libro. Me explicó que era la palabra de Dios y yo sin entender le dije que me hable de ella. Comenzamos a estudiar La Fe de Jesús. Cuando íbamos por la lección numero 12 decidí bautizarme. Gracias al trabajo que hicieron los chicos de Un Año en Misión (OYIM) hoy tome la decisión de participar en el Caleb. Agradezco a Dios por enviar esos misioneros a casa. Abandoné mis adicciones y siento a Dios obrar en mi vida. Hoy siendo Caleb mi misión es llevar almas a los pies de Dios”.

Patricia Marcos, equipo ASN. Buenos Aires, Argentina

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin