Noticias Adventistas

Fechas Especiales

¿Feliz Pascua? ¿Por qué?

Dios considera una vida humana tan importante que envió a su Hijo para rescatar a los que deberían perecer eternamente.


  • Compartir:
Cristo se dio a sí mismo por la humanidad, para que, al aceptarlo como Salvador, esta tuviera la oportunidad de vivir el plan original del Creador. (Foto: Shutterstock)

Hace pocos días, durante nuestras tareas domésticas, yo discutía con mis hijos, de 9 y 12 años, sobre quién era el responsable de haber nacido en este mundo de pecado. ¿Los padres? ¿Adán y Eva? ¿Satanás? Mi hija dijo que yo era el responsable. Me defendí diciendo que yo también nací en un mundo de pecado.

Y mientras teologizábamos de esa manera, mi hijo discordó de la hermana diciendo que no eran los padres, pues, según él, si no hubiera nacido de este matrimonio habría nacido de otro. “¿Crees en la reencarnación o en la preexistencia eterna?”, le pregunté al chico. “No”, respondió él, “pero Dios ya tenía un plan para mí”. ¿Filosofía o pensamiento fértil de un niño?

Lea también:

¿Desde cuándo Dios tiene un plan para la vida de cada uno de nosotros? Del período post socrático, o mejor, helenístico, el documentario de un médico sobre dos gestantes puede enseñarnos mucho sobre esos profundos cuestionamientos. Luego de quedar embarazada, “María, fue de prisa a la montaña, a una ciudad de Judá; y entró en casa de Zacarías, y saludó a Elisabet. Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo,y exclamó a gran voz, y dijo: ‘Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor” (Lucas 1:39-45).

Lecciones divinas

Lo que Isabel dijo, en realidad, son palabras del Señor. En esa narración, ella actuó como una profetiza que por inspiración presentó una revelación divina. Por lo tanto, veamos lo que piensa Dios sobre el asunto al enumerar algunas lecciones de este texto relacionadas al tema en cuestión:

  1. “Bendita eres tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre”. ¿Escuchó la frase “mi cuerpo, mis reglas?” Muchas veces la usan mujeres que quieren decir que lo que llevan no es otra persona, sino solamente una parte de su propio cuerpo, como un órgano. Si eso fuera verdad, no serían dos bendiciones. ¿O tendría que decir: “Bendita seas tú; bendito sea tu hígado...?” ¡No! Aquí el Espíritu Santo atribuye dos bendiciones, respetando la individualidad de cada uno.
  2. Para una biografía que ya estaba en curso, el papel de María también ya era considerado en ese momento: “madre”. Si ella ya era madre, ¡ya existía un hijo! Por eso, quien hace poco se había iniciado en las brechas gestacionales, ya se lo menciona con su propia identidad, “mi Señor”. Ambas funciones declaradas indican que tanto la mujer como el embrión eran vidas con propósitos definidos y distintos.
  3. “Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre”. Aquel que Elisabet cargaba en el sexto mes de gestación ya era capaz de responder a estímulos externos. De acuerdo con lo que la Asociación Americana de Psicología reconoce como una de las emociones humanas, lo que él expresó allí fue la “alegría activa” [1], que es más intensa, asociada al ambiente, experimenta el deseo de compartir lo que siente con los demás, y se asocia a la autoestima del individuo.[2] Superando la “visión idealista del desarrollo psicológico” de Freud y Piaget [3], vemos aquí el reconocimiento divino de la psiquis de un feto.
  4. “Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor”. ¿Creyó en qué? ¿Qué palabras? Las palabras que el ángel usó para explicarle a María cómo quedaría embarazada (Lucas 1:31-35). En aquella visita, antes de la existencia del cigoto, quedó revelado que el Cielo ya tenía un plan para aquel que vendría. O sea, antes de nacer, él ya existía en los planes de Dios “desde la fundación del mundo” (Apocalipsis 13:8)

Vida nueva

¿Entiende por qué cerca del 75% de las mujeres pasan por sufrimientos mentales o traumas psicológicos cuando pierden lo que están gestando? [4] ¡Porque era un ser vivo! Para cada uno que todavía no nació, Dios ya tiene un sueño, la concesión de una individualidad, la atribución de una identidad, la delegación de un propósito, el reconocimiento de una psiquis y un plan de vida. Pues con Jesús, nuestro modelo, fue así. Porque, ¡él vive desde antes de nacer! Cuando nace, el bebé es solo la comprobación de todo esto.

Por sublimarse a esa transcendencia el matrimonio Bill y Gloria Gaither compusieron sobre “qué dulce es sostener a un bebé recién nacido y sentir el orgullo y la alegría que da”. Eso comprueba que “mayor todavía es la tranquila seguridad con la que podemos enfrentar días inciertos, por el hecho de que “Él vive”. [5] Cuando crece, aunque haga sus elecciones, la persona sigue también transitando lo que antes le fue determinado. Note que Juan el Bautista llamó a su primo “Cordero” (Juan 1:29), estaba solo confirmando la prescripción (Apocalipsis 13:8). Si deliberadamente interrumpimos la formación de una criatura, nos estamos responsabilizando por la sustracción de una vida organizada por Dios.

Vea el video de la música Because He Lives (en inglés):

Él también nos escogió en Jesús desde antes de la fundación del mundo (Efesios1:4, 5). ¿Lo sabía? Sí, mi amado, usted no está aquí por casualidad. El Señor creó al ser humano para que viva eternamente (Génesis 1:26, 27), pero avisó que, en caso de desconectarse de la Fuente de la vida, moriría (Génesis 2:17).

Dios nos dio esa posibilidad de elección. Por ese motivo, fue él quien permitió que usted naciera en un mundo de pecado. Pero él también “dio a su Hijo Unigénito” (Juan 3:16) para morir en nuestro lugar la muerte eterna (Romanos 6:23). Por eso, podemos creer en el mañana, sabiendo que, por ser el Autor de la vida (Hechos 3:15), él resurgió y ¡vivirá para siempre!

“Le dijo Jesús: ‘Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?’” [6]

¿Feliz Pascua? ¿Por qué? ¡Porque este es el verdadero significado de la Pascua!


Referencias:

[1] https://dictionary.apa.org/joy

[2] Ibíd.

[3] Facci, Marilda Gonçalves Dias. A periodização do desenvolvimento psicológico individual na perspectiva de Leontiev, Elkonin e Vigostski. Cadernos CEDES [online]. 2004, v. 24, n. 62 [Accesado el 14 abril 2022], pp. 64-81. Disponible en: <https://doi.org/10.1590/S0101-32622004000100005>

[4] Coleman, P. (2011). Abortion and mental health: Quantitative synthesis and analysis of research published 1995–2009. British Journal of Psychiatry, 199(3), 180-186. doi:10.1192/bjp.bp.110.077230

[5] https://www.letras.mus.br/gaither-vocal-band/1221219/

[6] Juan 11:25, 26

Valdeci Júnior

Valdeci Júnior

Reavivamiento y Reforma

La espiritualidad que lleva a la práctica

Licenciado en Teología Educativa y Maestro en Misión Urbana, trabajó en la Educación Adventista por 2 años, en la Escuela Bíblica de Nuevo Tiempo por 5 años y es pastor de iglesias desde hace 9 años. Produce y presenta el programa restablecida por su Palabra en Radio Nuevo Tiempo y es el autor del libro REAVIVAndo & REFORMAndo.


División Sudamericana División Sudamericana

Av. L3 Sul - SGAS 611
Conj. D, Parte C
Brasília - DF
70200-710
Brazil
+55(61) 3701-1818
Nuestras redes sociales