Noticias – Adventistas

Michelson Borges

Michelson Borges

Ciencia y Religión

Los principales descubrimientos de la ciencia en el mundo, observadas de acuerdo al punto de vista bíblico

Sobre la amalgama, Elena White y las señales del fin

Nuevos descubrimientos de la ciencia amplían las investigaciones en el área de la ingeniería genética.

Una noticia más sobre investigaciones con la hibridación de un animal con células humanas llamó la atención de la comunidad científica y de la prensa en general. Investigadores norteamericanos produjeron un nuevo tipo de embrión híbrido de ovejas con humanos, con el objetivo alegado de producir órganos para donación.

Según los científicos, todos los embriones creados en el experimento fueron destruidos 28 días después. “La contribución de las células humanas hasta ahora es muy pequeña. No es nada como un cerdo con rostro humano, o un cerebro humano”, garantizó el biólogo Hiro Nakauchi, de la Universidad Stanford, en una conferencia en Texas, Estados Unidos. Uno de los investigadores llegó a admitir la posibilidad de que células humanas pudieran migrar al cerebro del animal, lo que aumentaría el potencial de polémica de ese tipo de experimento.

Lea también:

La impresionante eficiencia energética de la vida

En el siglo 19, la escritora norteamericana Elena de White escribió algo sobre experiencias de “amalgamación” (hibridación) llevadas a cabo por los antediluvianos y/o por el propio Satanás (lea más sobre esto aquí. Esto generó mucha discusión en la época, justamente porque se desconocían maneras de hacer esto que no fuese por la vía sexual, por la simple reproducción.

En este caso, “amalgamar” especies diferentes, como el ser humano y la oveja, realmente era imposible. Por el tenor polémico del asunto, ella fue orientada por un ángel a no hablar más sobre eso. En aquella época las posibilidades ofrecidas por la ingeniería genética eran desconocidas. No obstante, nada impide que los inteligentísimos, inventivos y longevos seres humanos que vivieron antes del diluvio y aun los ángeles caídos puedan haber hecho experimentos genéticos de hibridación, lo que también llevó a Dios a darle punto final, al haber él considerado un pecado gravísimo esas mezclas, esos “juegos” con la vida. Claro que los experimentos de Hiro Nakauchi y otros tienen como objetivo salvar vidas, pero ya se sabe lo que investigadores menos éticos lo pueden estar haciendo en algún laboratorio.

En el tiempo de Elena de White, la “amalgama” genética realmente era algo imposible. Hoy no lo es más. Por lo visto, esta mujer simple sin educación formal acertó una vez más, lo que debe, como mínimo, despertar respeto y curiosidad por las cosas que ella escribió. Y ese acierto se termina constituyendo en una señal más del pronto regreso de Jesús, porque la Biblia dice que los pecados que marcaron el período inmediatamente anterior al diluvio se repetirían antes de la vuelta de Jesús, pecados como el de “jugar” con algo sagrado como la vida.

 

WordPress Image Lightbox Plugin