Noticias – Adventistas

Isael Costa

Isael Costa

Conexão Profética I

Profecías, en su contexto, explicadas para quien quiere entender el tiempo en que vive.

¿Quiénes son los 144 mil sellados?


La Biblia presenta características de quienes serán parte de este grupo (Foto: Shutterstock)

Sin sombra de duda, el tema de los 144 mil está entre los temas más intrigantes no solo del libro de Apocalipsis, sino también de toda la Escritura. En este segmento son comunes algunas preguntas como: ¿a quién se refiere este número enigmático? ¿Será una descripción de diferentes pueblos o solo de judíos convertidos al cristianismo? ¿Será una referencia a los salvos (judíos o gentiles) de todos los tiempos o solo de aquellos que pasan por el período de prueba, inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo? También, ¿será un libro literal o simbólico? Trataremos algunas de esas cuestiones y de abordarlas principalmente con énfasis en los textos bíblicos de Apocalipsis, capítulos 7 y 14.

¿Quiénes son ellos en relación a la época?

 En un primer momento, trataremos la identidad cronológica de este grupo. Es posible verificar si el texto presenta algunas referencias de tiempo que ayuden en la situación de la época que se refiere a este grupo. Una lectura cuidadosa sin dudas proporcionará la percepción de que los 140.000 sellados, de Apocalipsis 7, están en relación cronológica con el sexto y séptimo sellos. Según señala Osborne, “el pasaje de 7:1-8 nos proporciona una retrospectiva del periodo inmediatamente anterior al derramamiento del juicio divino, y el texto de 7:9-17 nos lleva adelante al período posterior a esos juicios”.[1]

De hecho, la descripción de los 144 mil después del clamor de los perdidos en el capítulo 6, es la respuesta a esta indagatoria y revela quién estará de pie en los últimos días, en el acto de la segunda venida[2]. En lenguaje militar, está expresado que los 144 mil, el ejército de los siervos de Dios alistados para la guerra santa, prevalecerán durante a visitación final[3]. Su localización en la revelación del contenido descriptivo del sexto sello sugiere un interludio o pausa para destacar de manera más directa el cuidado y la recompensa del Señor en cuanto a su remanente fiel.

De este modo, las dos escenas del capítulo 7 (los 144 mil y la gran multitud de glorificados) actúan mientras hay un interludio y un clímax de las experiencias del pueblo de Dios. Como lo destaca Beale, la repetición de histêmi, (subsistir), en 6:17 y 7:9, muestra que la pregunta: “¿y quién podrá sostenerse en pie?”, de 6:17, es respondida por la “una gran multitud […] delante del trono”, en el 7:9.[4] El flujo de las escenas, sin embargo, sugiere que en el final de los tiempos habrá un grupo rebelde y desprovisto de protección que enfrentará el juicio divino. Y también un ejército de fieles protegidos y que alaban a Dios por la liberación. Y este es el clímax de su experiencia.

Relación con el capítulo 14 de Apocalipsis

Otro indicador de tiempo para los 144 mil sería la relación con el capítulo 14. Allí se presenta este grupo con el nombre de Dios sobre la frente, lo que sería un paralelismo con el sello del Dios vivo del capítulo 7. En este caso, la referencia al nombre de Dios sobre las frentes apunta a un grupo distinto de fieles que hace contraste con los demás pueblos de la tierra, los que en los últimos días reciben el sello-nombre de la bestia sobre su frente. Es un grupo que, en el capítulo 6, sufre la ira del juicio divino. En otras palabras, mientras que el capítulo 13 un grupo crece en rebelión contra Dios y se identifica con la bestia recibiendo su sello-nombre; en este mismo tiempo, el texto bíblico revela otro grupo maduro y sellado con el nombre de Dios y del Cordero sobre su frente.

Los pasajes se correlacionan en paralelo. Mientras que los perdidos de los últimos días llaman a los montes que caigan sobre ellos en el capítulo 6, los salvos de los últimos días, en el 14:1-5, son vistos sellados con el Cordero sobre el Monte Sion. La escena de los 144 mil, en Apocalipsis 14:1-5, presenta la gloria reservada para aquellos que perseveran bajo los ataques perseguidores de la bestia en los últimos días. Todo según lo mencionado en Apocalipsis 13:11-18, hecho que sitúa a ese grupo en la época inmediatamente antes de la segunda venida.

¿Quiénes son ellos en relación a cantidad?

Aunque exista la propuesta de que este sea un número literal, esa opción enfrenta algunos problemas que la hacen inviable. O sea, si el número necesariamente se toma de manera literal, se debe hacer lo mismo con el contexto inmediato. En estos términos, los 144 mil sellados obviamente serían judíos, hombres condicionados a la guerra, lo que excluye la presencia de niños, mujeres e incluso de hombres mayores de 40 años.  Agregando, además, la información de que sería un grupo de solteros que nunca tuvieron vida íntima con mujeres porque son castos vírgenes (14:4). Además, la sugerencia de literalidad con respecto a ese número encuentra el problema de la ascendencia biológica de las doce tribus que prácticamente desaparecieron en el período del exilio y gran parte de esta era absolutamente inexistente en los días de Juan.

Identidad de grupo

Otro factor importante para categorizar a los 144 mil sería la noción de una característica de escritura que Juan parece seguir. Se dice reiteradas veces que Juan escuchó algo y, entonces, al darse vuelta ve otra. Sin embargo, lo que él ve no es algo esencialmente diferente a aquello que escuchó, y sí lo mismo descrito con otras palabras.[5] O sea, en Apocalipsis 1 él escucha acerca de “una gran voz como de trompeta” y ve a alguien como el Hijo del Hombre, ambas informaciones referidas a un único Ser, Jesucristo.

Escucha sobre las “siete iglesias” y ve siete candeleros de oro. De manera semejante y no dos realidades distintas, sino dos descripciones del mismo objeto, en este caso, las siete iglesias de Asia. Este mismo estándar se da en Apocalipsis 5:4-5; 17:1-3 y 21:1-3. Y no se debería ignorar este fenómeno en el capítulo 7. Allí Juan escucha un número de sellados y se da vuelta y ve una multitud que nadie podía contar, de modo que aquí no tendríamos dos realidades diferentes, y sí dos descripciones de lo mismo; o sea, de los 144 mil y la gran multitud del capítulo 7 son dos descripciones del mismo grupo de personas.

De este modo, las dos escenas de los 144 mil y la multitud incalculable se trata de dos imágenes descriptivas del mismo mensaje: Dios protege y salva a su remanente. La segunda escena fortalece y amplía la primera.[6] Es significativo, en este segmento, lo propuesto por Jacques Doukhan de que las dos escenas sean descripciones del mismo grupo en dos momentos distintos[7], la primera es el ejército militante en pie por el Señor y su causa en los últimos días y la segunda es ese mismo ejército triunfante en la gloria eterna.

Vea un video sobre el asunto


 

[1] Osborn, Grant R. Apocalipse: Comentário Exegético. 1 ed. São Paulo: Edições Vida Nova, 2014, p 338.

[2] LaRondelle, Hans K. How to Understand the End-Time Prophecies of the Bible: The Biblical-Contextual Approach. Sarasota, FL: First Impressions, 1997.

[3] Doukhan, Jacques. Secrets of Revelation: The Apocalypse Through Hebrew Eyes. Hagerstown, MD: Review and Herald Pub. Association, 2002.

[4] Beale, G. K. The Book of Revelation. New International Greek Testa­ment Commentary. Grand Rapids: Eerdmans. Beasley-Murray, G. R.  1999, p 405.

[5] Stefanović, Ranko. Revelation of Jesus Christ: Commentary on the Book of Revelation. Berrien Springs, Mich: Andrews University Press, 2009.

[6] Bauckham, Richard. The theology of the book of Revelation, New Testament theology (Cambridge: Cambridge University Press, 1993), p. 76.

[7] Doukhan, Jacques. Secrets of Revelation: The Apocalypse Through Hebrew Eyes. Hagerstown, MD: Review and Herald Pub. Association, 2002.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin