Noticias – Adventistas

Fábio Bergamo

Fábio Bergamo

Marcas & Marcas

El marketing y su relación con la religión

Emprendimiento: una bandera posible

Foto: Shutterstock

Con frecuencia la Iglesia Adventista es noticia por sus acciones sociales. Los trabajos humanitarios en incidentes mundiales, el apoyo a ciertos tipos de víctimas de la sociedad, la ayuda para reducir las necesidades humanas básicas, entre otros puntos, siempre estuvieron en la línea de frente de las actividades que la Iglesia o sus instituciones practican, cumpliendo una parte de la misión. Misión que imita una de las acciones más nobles que Cristo hacía en esta tierra.

Lea también:

¿La diferencia adormecida?

Tales acciones son un verdadero orgullo para la Iglesia. En un mundo cada vez más individualista, la preocupación con el desarrollo del prójimo es una de las cuestiones más nobles a las que la Iglesia se ha dedicado desde sus comienzos. Un proyecto al que conozco de cerca es el gran proyecto Change The World [Cambia el mundo] organizado por la Pastoral Universitaria del campus Sao Paulo del Centro Universitario Adventista de Sao Paulo (Unasp), que ha llevado a cientos de jóvenes a practicar el bien y a cuidar del prójimo en decenas de proyectos en Sao Paulo, Brasil y en varios países del mundo. Eso motivó la formación de un centro de capacitación y curso de posgrado, eventos y disciplinas dirigidas al tema del voluntariado. Una iniciativa intensa que es parte de nuestro ADN.

Por segundo año consecutivo, el curso de Administración, el cual dirijo, organizó la Semana de Emprendimiento de Negocios. Con un tema dirigido al emprendimiento femenino, el evento atrajo al campus a profesionales y coordinadoras de diversas iniciativas emprendedoras en los más diversos ámbitos, en un momento interesante para los alumnos y la comunidad. De hecho, ver la comunidad participando, me dio una visión de cómo podría actuar la Iglesia también en este frente.

 Ideas

A lo largo de la semana, los casi 70 participantes que no tenían ningún vínculo con el curso de Administración o con el área académica de Unasp, sino que eran personas de la comunidad, pequeños empresarios, varios de ellos miembros de la iglesia del campus y de otras de las decenas de iglesias de alrededor del campus, estaban ansiosos por aprender cómo mejorar sus negocios, sus propuestas, y así, mejorar sus vidas personales y familiares.

La luz principal que me vino a la mente fue de que este podría ser un ambiente interesante de apoyo del cual la Iglesia podría hacer parte. Tenemos varios frentes interesantes para trabajar, con gente muy buena que ayudaría de manera dedicada. Entre los miembros hay diversos emprendedores y gestores que podrían compartir qué los llevó al éxito. Las instituciones de enseñanza superior (solo en Brasil hay siete sedes donde se ofrecen cursos de Administración, donde hay profesores dedicados para disciplinas de enseñanza de emprendimiento) podrían proveer contenido. Además, ADRA podría liderar el acceso de su público, también, al contenido emprendedor. En fin, no habría dificultad en obtener mucho material que podría apoyar a los miembros y a las comunidades/vecinos ya atendidas por la Acción Solidaria Adventista (ASA), tanto local como en las regiones administrativas de la Iglesia.

Este apoyo estaría basado no en un principio frágil compartido por algunos cristianos que predican alrededor del mundo de que ganar dinero es una forma de mostrar que se reciben bendiciones. Lejos de eso. El apoyo de una denominación al emprendedor, basado en valores cristianos y de Mayordomía Cristiana, sería una acción de valorar una mejoría de vida en un mundo tan complicado y que cada vez está peor. La idea clave de todo esto es la misma que está por detrás del curso Cómo Dejar de Fumar, de distribución de cestas básicas o de iniciativas similares: la de que cuanto menos problemas cotidianos tenga una persona, mejor dirigirá su atención a las cosas verdaderamente importantes: las de lo alto.

Al efectuar curaciones y proveer a las necesidades, Cristo hacía exactamente esto cuando estuvo aquí en la Tierra. Maravilladas por los grandes hechos realizados por él (y posteriormente por sus discípulos), las personas los seguían. Creo que enseñar a desarrollar un negocio o enseñar a comenzar un emprendimiento nuevo, y también como organizarlo de manera afectuosa y no proselitista, puede ser una forma de atraer a las personas a nuestras iglesias y comunidades.

PARA LEER, OIR Y VER MÁS

Iniciativas de Educación al Emprendimiento en Instituciones de Enseñanza de la Red Adventista:

Semana de Emprendimiento y Negocios de la UNASP Campus SP:

www.facebook.com/ADMUNASPSP

Feria del Emprendedor de la FADBA:

http://www.adventista.edu.br/feiradoempreendedor/evento/2018

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin