Noticias – Adventistas

Cuca Lapalma

Cuca Lapalma

Construyendo el futuro

Porque el futuro de nuestra sociedad, los niños de hoy, está en nuestras manos.

Desarrollo espiritual infantil en tiempos de aislamiento social

Cuando los niños se involucran e interactúan con el contenido, más aprenden. (Imagen: shutterstock)

De a poco estamos siendo conscientes del impacto que el aislamiento social tiene en nuestros hábitos religiosos. La manera de entender las bases del crecimiento espiritual está tomando otra perspectiva. La comunión, el relación y la misión en su forma práctica, debe ser repensada para ayudar a los niños a mantenerse firmes espiritualmente aun en estas circunstancias inesperadas.

La escuela sabática junto a otros departamentos que se ocupan del desarrollo espiritual de los niños, han sido siempre un auxilio para los padres que buscan involucrar a sus hijos en actividades que fortalezcan tanto su vida espiritual como los lazos sociales entre pares y otros adultos importantes para ellos.  Pero ¿y ahora? ¿Como cuidar de la salud espiritual de los niños sin tener esa cercanía física que es tan importante para su aprendizaje?

Lea también:

Como aprenden los niños

No está de más recordar la manera en que los niños aprenden. Si bien cada etapa de la infancia tiene sus propias características, podemos decir que los niños:

-Aprenden a través de la interacción con el otro, imitando comportamientos.

-Para que un niño pueda poner en marcha el proceso de aprendizaje, necesita un ambiente que transmita amor, confianza y seguridad. ¡Ellos fácilmente detectan personas que las hacen sentir inseguras!

-Aprenden con mayor facilidad cuando se les presenta el contenido de manera divertida, atractiva e interactiva, que pongan en juego los 5 sentidos.

-Más se involucran e interactúan con el contenido, más aprenden.

Estas recomendaciones son tan válidas para aprender en casa como fuera de ella. Es por eso que las actividades que se presentan en las Escuela Sabática buscan contemplar las diferentes formas en que los niños aprenden para hablarles de Jesús de una manera que ellos puedan entender. Pero la pandemia ha traído un escenario totalmente diferente al acostumbrado. Hemos sido forzados a movernos en un ambiente virtual que resulta desafiante tanto para padres como para maestros. Por eso se necesita -como siempre ha sido- trabajo en conjunto. Y eso empieza en el plano local de la iglesia. Aunque pueda encontrar cultos interesantes para los niños o videos atractivos, la cercanía que proporciona el maestro que el niño conoce, los compañeritos y amigos de la iglesia local fortalecen el sentido de pertenencia.

Los niños necesitan congregarse

Ya lo decía Pablo “No dejemos de congregarnos, como acostumbran a hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.” (Hebreos 10:25 NVI). Esto es tan necesario para adultos como para niños.

Ya sea de manera presencial o virtual, tenemos que ayudar a los niños a entender que aprender de Jesús y sus enseñanzas es una prioridad que no depende de las circunstancias.

Muchos papás están intentando mantener la rutina del sábado para que el proceso de transición no sea tan difícil. Sabemos que algún día las actividades de los niños volverán y necesitamos prepararlos para ese momento. No permita que la falta de actividades que fortalezcan el relacionamiento, haga que su niño pierda gradualmente el interés por las cosas de Dios.

Algunas ideas a tener en cuenta:

-Mantener el horario de Escuela Sabática de niños: Ya sea que usted mismo la prepare o se haga de manera virtual, intente mantener el horario que acostumbraban a tener en la iglesia y anime a su hijo a involucrarse.

-Practique pautas de reverencia: enseñe al niño que, a pesar de estar en casa, seguimos estando en la presencia de Dios. Al orar, al cantar, al leer la Biblia, ayude a su niño a recordar cómo es la mejor forma de comportarse.

-Incentive el estudio diario de la Biblia a través de la lección de Escuela Sabática.

-Aproveche a conversar con sus hijos sobre como esta crisis ha afectado nuestra rutina y costumbres, también en el plano religioso. Dialoguen sobre los cuidados que se deberán tener al volver a la iglesia.

-Ayude a su familia a entender los tiempos en que vivimos con el conflicto cósmico como escenario de fondo. Desde esa perspectiva, todo cobra una dimensión diferente. Es fundamental fortalecer la comunión de cada miembro de la familia a través del estudio de la Biblia y la oración.

El rol de padres

Es interesante ver como esta crisis recordó a muchos padres cristianos, la necesidad de ser líderes espirituales de su hogar. Muchos, excusados por la falta de tiempo u oportunidades, habían delegado a la iglesia el cuidado del desarrollo espiritual de sus hijos, aun sabiendo que el “instruye al niño en sus caminos” de Proverbios 22:6 es primeramente su responsabilidad.

Uno de los desafíos que los padres tienen, es educar a sus hijos de manera armoniosa, para que, así como se desarrolla la parte física, intelectual, emocional o social, también se haga en la parte espiritual.

Pienso en nuestra experiencia en casa. Los primeros sábados a partir de la orden de aislamiento social participábamos de los cultos online sugeridos por la Iglesia a nivel División. Para ese entonces la iglesia local estaba intentando pensar estrategias para sobrellevar la situación porque nadie estaba preparado para saber que hacer de manera clara, nadie imaginó que pasaríamos tantos sábados sin reunirnos en la iglesia. Ahora la preocupación estaba en cómo cuidar de la vida espiritual de los niños.

Ellos necesitaban algo a su medida, por eso empezamos a organizar clases online para niños. Había veces que no quería prender la computadora, estábamos cansados de estar “online”, pero como padres, sentimos la responsabilidad de dar continuidad a la tarea de la Escuela sabática ahora en casa. Por eso cada sábado, estamos allí “presentes”, animando a nuestros hijos a participar de su clase.

Recordemos que el objetivo mas importante de la tarea que realizamos tanto en casa como en la iglesia es la salvación de nuestros niños. ¿Qué podría ser más importante que eso?

Más allá de las circunstancias que hoy pueden llamarse Covid-19 y mañana tendrán otro nombre, invierta tiempo y esfuerzos para que la vida espiritual de los niños no se enfríe. Así como dice Elena de White, los niños “Necesitan más que una atención casual, más que una palabra de estímulo. Es necesario trabajar por ellos esforzada y cuidadosamente, y con oración”. COES 85

¿Quiere conocer las clases online que se preparan semanalmente para los niños y adolescentes? Siga el perfil de Facebook e Instagram:  Ministerios de los niños y de Adolescentes en donde cada viernes son publicadas las listas con las clases disponibles.

WordPress Image Lightbox Plugin