Noticias – Adventistas

Carlos Magalhães

Carlos Magalhães

Iglesia conectada

Como llevar el mensaje de Cristo al mayor número posible de personas con la tecnología digital

Iglesia fidigital: cómo transformar los nuevos tiempos en oportunidades

Los desafíos deben verse como oportunidades para llevar el mensaje de esperanza a más personas (Foto: Shutterstock)

Cuando comenzó la pandemia del nuevo coronavirus, las iglesias se vieron ante una serie de desafíos: cultos por Internet, Escuela Sabática y reuniones de comisión vía Zoom, evangelismo vía WhatsApp. Toda esa reinvención originó un concepto llamado iglesia híbrida, o sea, que no es solo física, sino también es digital: o “fidigital”.

Lo fidigital no es una sustitución del modelo tradicional de iglesia. Es un elemento adicional que usa la tecnología digital para mantener la conexión entre los miembros y la continuidad de la misión de la Iglesia. Amplía la actuación haciéndola presente física y digitalmente en cualquier lugar y en todos los momentos.

Lea también:

A pesar de eso debemos reconocer que lo digital no siempre es fácil. Cada templo vive una realidad diferente. Por eso, no todos se volverán fidigital. Así, los siguientes consejos son para las iglesias que planean o ya están caminando en esa dirección.

Público invisible

Cuando se vuelve fidigital, la iglesia necesita tener conciencia de un público nuevo que no se ve. En él están miembros asiduos, los iglesiados, los no iglesiados y los apartados. Los asiduos frecuentan o asisten regularmente a los cultos y los consideran importantes para la vida espiritual. Los iglesiados van o asisten a los cultos esporádicamente, y los no iglesiados raramente lo hacen. Ya los apartados abandonaron los cultos físicos y en línea.

Para alcanzar a todos esos públicos es necesario adaptar algunas estrategias y crear otras nuevas.

Cultos en línea: asistir y participar

Asistir y participar son cosas diferentes. Solo asistir a un culto en línea no es lo mismo que participar de la iglesia. Varias personas asisten a los cultos por necesidad religiosa o espiritual, pero no crean vínculos con la iglesia. Ese hecho resalta la importancia de tener una estrategia que va más allá de la transmisión de los cultos y que busque conectar a quien asiste virtualmente con los demás miembros de la iglesia.

Se puede hacer esto de varias maneras. Actualmente ya existen pastores e iglesias que durante la semana se conectan virtualmente, comparten videos inspiradores con los miembros y visitas, además de audios, textos, links y estudios bíblicos vía WhatsApp, Telegram u otro medio digital.

Volver a organizar los cultos

Algunas iglesias entendieron que para mantener la audiencia participando de los cultos que son transmitidos por Internet es necesario ajustar el orden y tiempo del programa. La audiencia del culto en línea puede bajar drásticamente si el programa es muy lento o demora demasiado. Por eso, algunos predicadores están adaptando sus sermones para que estén más enfocados, más personales, más cortos y para dar prioridad a la conversación y la interacción con los miembros. Interactúan leyendo pedidos de oración y haciendo preguntas que estimulan la participación.

El cuidado de los no digitales

El mundo digital es muy instigador porque permite a las iglesias alcanzar a más personas que en cualquier otra era. Sin embargo, si la iglesia es solo digital, corre el riesgo de perder algunos grupos esenciales. Por eso es importante tener estrategias para mantener la conexión con los que no pueden ir al templo físico con regularidad o que no se adhieren a la tecnología.

Los ancianos y las personas del grupo de riesgo que tienen dificultades tecnológicas necesitan ser atendidas y acompañadas por la iglesia. Para esos sus casas se transforman en iglesias. Los hogares con niños pequeños también pueden necesitar ayuda. Los padres y responsables se vuelven pastores y tal vez necesiten de ayuda para saber cómo proveer la educación espiritual a los niños. Los apartados también necesitan recibir atención. Es necesario saber por qué no están yendo a la iglesia y cómo pueden recibir ayuda para reconectarse con otros.

Recepción virtual

Las iglesias fidigital tienen una puerta de entrada nueva: los chats y los comentarios de las plataformas sociales, donde se transmiten los cultos. Los líderes y voluntarios pueden servir como anfitriones para recibir a las visitas y saludarlas individualmente por su nombre en esos chats. El anfitrión puede animar a las visitas a llenar tarjetas digitales que ofrecen otros servicios de la iglesia, como oraciones, estudios bíblicos, libros gratis. La prioridad es encontrar medios de ayudar a las visitas a sentirse bien recibidas y ofrecer oportunidad para que se conecten con la iglesia.

Misión digital

Existen varias actividades digitales de la iglesia en las que la actuación de los miembros es imprescindible.

  • Ayudar en las transmisiones de los cultos y eventos en línea.
  • Atender a interesados en los cultos en línea.
  • Crear estrategias posculto en línea para continuar sirviendo a las visitas digitales.
  • Compartir mensajes bíblicos.
  • Dar estudios bíblicos.
  • Orar por las personas.
  • Enseñar y ayudar a los ancianos a utilizar la tecnología.
  • Contar historias para niños.

Haga un plan

Es importante que los líderes locales realicen planes para hacer su iglesia fidigital. Para eso debe considerarse la realidad actual de la iglesia. ¿Existen personas y recursos disponibles para mantener la iniciativa consistente y por largo plazo? ¿Qué tipos de servicio se prestará a los miembros y a la comunidad? La estrategia segura es la que se adapta mejor a la realidad de su congregación.

Es necesario considerar que la realidad de la iglesia del año pasado tal vez nunca más regrese. De aquí en adelante necesitaremos adecuar y desarrollar maneras nuevas de mantener la iglesia unida y actuante en el mundo físico y digital. Las personas necesitan saber cada vez más que pueden contar con las iglesias física y digitalmente para atender sus necesidades y expectativas espirituales.

Datos importantes

  • Cuanto mayor es el número de jóvenes en una iglesia, mayor será la apertura para lo fidigital.
  • Las reuniones presenciales continuarán siendo preferidas por niños, jóvenes y adultos que valoran la interacción con los amigos.
  • Algunas personas se adaptaron a la iglesia digital y no se sienten animadas a regresar a la física. En esos casos, la iglesia necesita promover una experiencia diferenciada y segura en el ambiente físico.
  • Durante el período de aislamiento y cuarentena, algunos miembros anteriormente asiduos a la iglesia física no participaron de los cultos en línea y se apartaron. Es necesario identificarlos y rescatarlos.
  • La mayoría de las personas siente dificultades para mantener el foco mientras asiste a los cultos en línea, especialmente si existen niños en el hogar.
  • Las iglesias necesitan ampliar e involucrar a los miembros en el ministerio digital, que va más allá de los momentos de culto en línea.

____________________________________________________________

Referencias

BARNA. Six questions about the future of the Hybrid Church Experience. EEUU, Barna. 2020.

____________________________________________________________

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin