Noticias – Adventistas

Pastor dominical ataca a hija guardadora del sábado

Cuando la azotó, ella oró en silencio: "Padre, Jesús, perdónalo porque no sabe lo que hace".

Otilia Antonio Passiiel, de 18 años, trabaja con una organización no gubernamental para alentar a otras niñas a permanecer en la escuela. (Andrew McChesney/ Adventist Mission)

Por Andrew McChesney

La adolescente encontró toda su ropa tirada frente a su casa cuando regresó de la iglesia el sábado. Su padre, un pastor de la iglesia dominical, había limpiado su habitación y cerrado la puerta con llave.

Esta no era la primera vez que Otilia Antonio Passiiel había sido dejada fuera de su casa de Nampula, la tercera ciudad más grande de Mozambique, con una población de alrededor de medio millón.

Otilia se había unido a la Iglesia Adventista del Séptimo Día mientras vivía con una de sus hermanas mayores al sur de la ciudad en la provincia de Zambezia. Los compañeros de clase adventistas habían compartido la verdad bíblica acerca del séptimo día sabático con Otilia, y ella se había bautizado. Cuando sus padres, ambos pastores, se enteraron, estaban furiosos y le prohibieron que abandonara la iglesia de sus padres. Cuando su hermana vio el conflicto que se desarrollaba, le dijo a Otilia que regresara con sus padres a Nampula.

Lea también:

Historiador explica porque los adventistas no son fundamentalistas

“Una vez que llegué a casa, el conflicto solo creció”, dijo Otilia, una adolescente de voz suave con una sonrisa amable y una estatura de apenas 5 pies (1,52 metros). “Cada sábado cuando iba a la iglesia, sabía con toda seguridad que sería golpeada cuando regresara a casa. También sabía que no iba a almorzar ni cenar”.

Algunos sábados, su padre recogía toda la ropa de Otilia y la arrojaba fuera de la casa y cerraba la puerta con llave mientras ella estaba en la iglesia. Tenía que esperar a que su papá se durmiera por la noche para que su hermana menor le abriera la puerta.

Otros sábados, el padre le anunciaba: “No puedes ir a la iglesia” y la encerraba en la casa.

Palizas sabáticas

Otilia adoraba en la iglesia, los sábados, cuando el padre se iba a trabajar. Muy a menudo, castigos la esperaban cuando llegaba a casa. El padre la abofeteaba, la golpeaba. La golpeó en los brazos, la cabeza y la espalda. Otilia nunca respondió. En lugar de eso, recordó la oración de Jesús mientras estaba siendo crucificado: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34, NVI).

Entonces, cuando el Padre la azotó, ella oró en silencio: “Padre, Jesús, perdónalo porque no sabe lo que hace”.

Cuando la agarró con rabia y le golpeó la cabeza contra la pared, ella oró: “Padre, Jesús, perdónalo porque no sabe lo que hace”.

Los golpes se reanudaron el domingo por la mañana. Mi padre le dijo a Otilia que se vistiera y lo acompañara a la iglesia. Cuando ella se negó, él la golpeó de nuevo.

Mientras llovían los golpes, ella oró: “Padre, Jesús, perdónalo porque no sabe lo que hace”.

“Este fue mi único pensamiento cuando mi padre me golpeó e hizo otras cosas desagradables”, dijo. “Si mis padres supieran que estaba siguiendo el camino correcto, no me maltratarían”.

El padre dejó de pagar los aranceles escolares de Otilia y se compró su ropa. Logró llegar al doceavo grado con la propina de una organización no gubernamental que alienta a las niñas de Mozambique a permanecer en la escuela.

No te rindas

Otilia llegó a un punto en el que estaba lista para quedarse en casa el sábado. Pero los miembros de la iglesia la animaron y oraron por ella.

“No te rindas”, expresó uno. “La Biblia ha predicho que esto les sucederá a aquellos que siguen a Jesús”.

Otilia leyó Mateo 10: 35-37, donde Jesús señaló: “Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”.

También leyó Salmos 27:10, que dice: ” Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”.

“Sigue orando y algún día todo estará bien”, dijo otro miembro de la iglesia. “Dios todavía tiene el control y Él cuidará de ti”.

El apoyo alentó a Otilia, y ella siguió adorando en sábado.

El padre finalmente dejó de golpear a su hija cuando ella se graduó de la escuela secundaria en 2017. Él la repudió, pero le permitió quedarse en casa.

“Estás muerta para mí”, le dijo. “Ya no eres parte de mi familia”.

Otilia está orando por sus padres y especialmente por su padre.

Una vez, cuando ella le pidió dinero a su padre, él respondió: “Ve y pregunta a ese Dios en quien crees”.

En otra ocasión, él expresó: “¿Alguna vez has visto a Dios proporcionar dinero o comida del cielo para ti? Son tus padres quienes brindan todas tus necesidades. No te dejes engañar”.

También le dijo: “Decidiste abandonar mi iglesia e ir a otra iglesia, pero te digo que las iglesias solo existen para buscar dinero”. “Así es como piensa mi padre”, cuenta. “He llegado a la conclusión de que, aunque es pastor, no cree en el Señor”.

Hoy, Otilia tiene 18 años y trabaja con una organización no gubernamental para alentar a otras niñas a permanecer en la escuela. Ella espera ir a la universidad. Cuando conoce a chicas que luchan en casa, comparte su promesa bíblica favorita, Juan 16:33, donde Jesús dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin