Noticias – Adventistas

Respiración: generando la energía que necesita tu cuerpo

Quito, Ecuador… [ASN] Alguna vez te has preguntado: ¿por qué nos adormecemos al sentarnos por largo rato en un cuarto encerrado y lleno de personas? Aunque parezca difícil de creer para muchos, la respuesta a esta pregunta la podemos encontrar en el aire que respiramos.

El aire contiene electricidad y al respirarlo, este afecta al cuerpo cargándolo de dicha electricidad. Esta energía eléctrica, absorbida por la sangre, es llevada a todas las partes del cuerpo.

El aire que respiramos contiene tanto iones cargados negativamente, como iones cargados positivamente. Nuestros cuerpos necesitan una cantidad mayor de los iones negativos para una salud óptima. Mientras respiramos grandes cantidades de iones positivos ( los malos), podemos sentir efectos adversos tales como: dolor de cabeza, obstrucción nasal, ronquera, fatiga, carraspera de garganta, mareo, etc. El respirar aire cargado negativamente (el bueno) producirá sentimientos de alegría y bienestar. Se ha demostrado que el aire cargado negativamente reduce el número de respiraciones y baja la presión arterial, mientras que el aire cargado positivamente hace exactamente lo opuesto.

El aire cargado negativamente (el bueno) se halla en abundancia en el océano, en las montañas, al pie de las caídas de agua, ríos o riachuelos. Todo el aire de afuera tiene una gran cantidad de iones negativos. Es por eso que nos sentimos muy bien cuando vamos a acampar, o al océano. O si estamos fatigados, por una caminata corta al aire libre revivirá todo nuestro cuerpo. Hay mas de tres a cuatro mil iones negativos en un centímetro cúbico en el aire de montaña, pero solo 100 iones negativos en un centímetro cúbico de aire en una oficina al final de una jornada de 8 horas.

Los edificios o lugares encerrados, contienen mayormente iones positivos los cuales son perjudiciales para la salud. Todos los electrodomésticos, unidad de aire acondicionado, etc., usan los iones negativos y devuelven los positivos. Todo el aire que exhalamos esta cargado positivamente; es por eso que una persona se adormece después de sentarse por un largo rato en un cuarto encerrado lleno de personas. [Equipo ASN, Vanessa Castro y Marco Chile]

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin