Noticias – Adventistas

El ejercicio con moderación es un equilibrio en tu vida

Quito, Ecuador… [ASN] El ejercicio tiene sus beneficios, pero existe una pregunta ¿cómo es que algo que tiene tantos beneficios puede tener el potencial de dañarnos? Muchas personas comienzan a practicar ejercicio porque es divertido o porque les da placer. No obstante, el ejercicio puede tornarse un hábito compulsivo cuando se realiza por razones inadecuadas.

Algunas personas comienzan a ejercitarse para bajar de peso. Si bien el ejercicio físico forma parte de una rutina segura y saludable para controlar el peso, muchas personas pueden tener expectativas que no son realistas. A través de los anuncios, se recibe un constante bombardeo de imágenes sobre el cuerpo ideal: joven y delgado para las mujeres; fuerte y musculoso para los hombres. Para intentar alcanzar esos ideales no razonables, muchas personas comienzan dietas y algunas incluso desarrollan trastornos de la alimentación como bulimia y anorexia. Y las personas que se frustran con los resultados de las dietas se entregan al ejercicio excesivo para acelerar la pérdida de peso.

Incluso, algunos atletas pueden pensar que el ejercicio reiterado les ayudará a ganar una competencia importante. Estas personas añaden ejercicios extra a su rutina programada regularmente con sus equipos sin consultar con sus técnicos ni entrenadores. La presión para alcanzar el éxito puede llevar a que estas personas se ejerciten demasiado hasta el punto en que deja de ser saludable. El cuerpo necesita actividad, aunque también necesita descanso. El ejercicio excesivo puede causar lesiones como fracturas por estrés o distensiones musculares.

Los expertos aseveran que el ejercicio reiterativo que supera los requisitos de una buena salud es un indicio de un comportamiento compulsivo. Algunas personas necesitan realizar más ejercicio que el habitual, por supuesto, como los atletas que se preparan para una gran competencia. Sin embargo, numerosos entrenamientos en el día, todos los días, cuando una persona no se está entrenando para competir, es señal de que esa persona está ejercitando en forma excesiva.

Las personas que son dependientes de la actividad física, por lo general, se van al extremo de priorizar el ejercicio en sus vidas. Si los entrenamientos son más importantes que los amigos, la casa y otras responsabilidades, puede que esté desarrollando una dependencia hacia el ejercicio.

Para tener un cambio positivo y equilibrado en el ejercicio tome en cuenta los siguientes consejos:

  • Trabaja día a día para cambiar tu discurso interno.Al mirarte en el espejo, asegúrate de que encuentres al menos algún aspecto bueno sobre ti mismo. Sé más consciente de tus atributos positivos.
  • Cuando realices ejercicio, céntrate en lo positivo, en las características que mejoran tu ánimo.
  • Tómate un descanso.Escucha a tu cuerpo y permítete un día de descanso después de un entrenamiento arduo.
  • Controla tu peso realizando ejercicio y comiendo porciones moderadas de alimentos saludables.No intentes cambiar tu cuerpo para lograr una figura esbelta irreal. Habla con tu médico, especialista en nutrición, entrenador deportivo u otro adulto sobre lo que es un peso corporal sano y cómo desarrollar hábitos saludables de alimentación y ejercicios.

Se supone que el ejercicio y los deportes deben divertirlo y mantenerlo sano. Si hace ejercicio con moderación, logrará ambos propósitos. [Equipo ASN, Vanessa Castro]

Fuente: TeensHealth

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin