Noticias – Adventistas

Diabetes: control y prevención

En la mayoría de los casos, la enfermedad está asociada a la obesidad y al sedentarismo, es decir, puede ser evitada con cambios en el estilo de vida

Más de 380 millones de personas en el mundo sufren de diabetes. Foto: Shutterstock

De acuerdo con la International Diabetes Federation (Federación Internacional de Diabetes), entidad vinculada a la ONU, existen en el mundo más de 380 millones de personas con diabetes. En la mayoría de los casos, la enfermedad está asociada a condiciones tales como la obesidad y el sedentarismo, es decir, puede ser evitada. El problema es que el diagnóstico es, generalmente, tardío, pues esta es una enfermedad silenciosa, lo que propicia complicaciones. Entre las recomendaciones formales para la prevención de diabetes está la práctica de una alimentación saludable, control del peso y actividades físicas regulares.

La diabetes es un síndrome metabólico de origen múltiple, que deriva de la falta de insulina y/o de la incapacidad de ejercer adecuadamente los efectos de la insulina (resistencia a la insulina), causando el aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Esta enfermedad trae serias complicaciones a la salud, como problemas cardiovasculares y neurológicos, afectando la calidad de vida del individuo.

Las clasificaciones principales y más recurrentes de la diabetes son:

Diabetes tipo 2: Aparece cuando el organismo no logra usar adecuadamente la insulina que produce, o no puede producir suficiente insulina para controlar la tasa de glucemia. Se manifiesta más frecuentemente en adultos, pero los niños con sobrepeso y alimentación inadecuada también pueden presentar la enfermedad. En la fase de surgimiento, este tipo de diabetes puede ser controlada y aún curada solamente con modificar el estilo de vida.

Pre-diabetes: Cuando los niveles de glucosa en la sangre están más altos que lo normal, pero no lo suficiente para el diagnóstico de diabetes tipo 2. Los obesos, hipertensos y dislipidémicos están en el grupo de alto riesgo. La pre-diabetes ya predispone la aparición de males, como el infarto y el accidente cerebrovascular. Alrededor del 50% de pacientes en este estadio va a desarrollar la enfermedad, pero es una etapa que aún puede ser revertida o que permite retardar la evolución de la diabetes y sus complicaciones. Los pacientes en esta fase del problema deben aprovechar la oportunidad para modificar sus hábitos alimenticios, bajar de peso y practicar actividad física.

Diagnóstico

Es posible identificar la enfermedad y su etapa con un examen de glucemia, cuyo resultado puede dar:

  • Glucemia en ayunas por encima de 100 -126 mg. / dl.: Pre-diabetes.
  • Glucemia en ayunas por encima de 126 mg. / dl.: Diabetes.
  • Glucemia 2 horas después de la comida por encima de 140 mg. / dl.: Pre-diabetes.
  • Glucemia 2 horas después de la comida por encima de 200 mg. / dl.: Diabetes.

Es importante resaltar que no siempre es necesario el uso de medicamentos para controlar y curar la enfermedad. En las etapas más leves, el cambio en el estilo de vida puede ser suficiente. Todas las personas, teniendo o no diabetes, deben tener una alimentación saludable, regulando la cantidad de dulces, carbohidratos y grasa ingeridos. Si usted está por encima del peso considerado ideal para su cuerpo, adelgazar ayudará mucho en el control de la enfermedad. El ejercicio físico regular ayuda a bajar las tasas de glucemia. Investigaciones han comprobado que la actividad física favorece al humor, el sueño y la disposición para otras actividades, además de evitar enfermedades cardiovasculares y hasta degenerativas, como el mal de Alzheimer.

 

Luisa Adriana A.Antunes de Oliveira

Endocrinóloga.

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin