Noticias – Adventistas

“Definición equivocada de pecado afecta concepto de santidad y de perfección”, dice teólogo

Las interpretaciones equivocadas de la Biblia sobre la perfección dan origen a conceptos como la Teología de la Última Generación, según explica el estudioso.

Tema de una última generación impecable antes del retorno de Jesús es objeto de estudios de teólogo adventista. (Foto: Shutterstock)

Brasilia, Brasil … [ASN] La falta de comprensión bíblica sobre las nociones de perfección y de pecado han hecho surgir, hace algunos años, ideas que crean conceptos como los de impecabilidad. Es el caso de la Teología de la Última Generación, o TUG. En esta conversación con la Agencia Adventista Sudamericana de Noticias (ASN), el teólogo Isaac Malheiros habla un poco del asunto. Pastor adventista hace 13 años, está concluyendo el doctorado en Teología. Su interés sobre el asunto surgió durante el período en que cursó la maestría, al investigar sobre las hermenéuticas practicadas por diferentes sectores de la Iglesia Adventista.

Malheiros publicó tres artículos relacionados con el tema: A última geração [La última generación], en la Revista Adventista, A hermenêutica da teologia da última geração [La hermenéutica de la teología de la última generación], en la Revista Kerygma y Dicta Probantia: uma reflexão sobre o uso de ‘textos-prova’ na hermenêutica adventista [Dicta Probantia: una reflexión sobre el uso de ‘textos-prueba’en la hermenéutica adventista], en la Revista Hermenéutica.

Pastor Isaac Malheiros ha estudiado el tema.

¿Puede explicar, en resumen, históricamente, de qué se trata la llamada Teología de la Última Generación y cuál es su relación con un concepto bíblicamente equivocado de la perfección?

La Teología de la Última Generación (TUG) es uno de los pilares del concepto de perfeccionismo que existe entre muchos cristianos, inclusive adventistas. Ella enseña que la justificación del propio Dios ante las acusaciones de Satanás es el asunto más importante del Universo; y eso sucederá por medio de la demostración de fidelidad de la última generación. En suma, después de que Jesús termine su obra de intercesión en el santuario, la última generación va a probar que es posible obedecer la ley de Dios.

La TUG invierte la expectativa escatológica: en vez de una iglesia aguardando la manifestación de Dios, presenta a Dios esperando la manifestación de humanos perfectos. Dios debe ser defendido por la vida impecable de la última generación, lo que tiende a convertir al hombre en la figura central del gran conflicto.

Pero, según textos del Apocalipsis y aun del evangelio de Mateo, ¿no habrá un momento en que los justos hijos de Dios estarán listos, perfectos, sin pecado, para ser reunidos por Dios en los últimos tiempos de este mundo?

La santidad es para todos los creyentes, de todas las épocas. En el versículo de Mateo 5:48 se muestra que ser perfecto no significa impecabilidad, es amar como Dios ama. Que el “carácter de Cristo sea perfectamente reproducido en su pueblo”. Como dice la escritora Ellen White, es el carácter misericordioso y altruista que identifica a los discípulos (Juan 13:35).

La definición errada de pecado afecta el concepto de la santidad y de la perfección. Pecado va más allá de las acciones pecaminosas, tiene que ver con una condición, la naturaleza pecaminosa, el “hombre natural”, los “designios de la carne”, los “deseos de la carne”. Es el hombre de Romanos 7 que vive en conflicto para satisfacer la justicia de la ley. La naturaleza pecaminosa es la que lleva a las actitudes pecaminosas (Mateo 5-7; 15:1-20). El perfeccionismo tiende a focalizar los actos pecaminosos, es minimalista, subestima el poder de la naturaleza pecaminosa, que sólo será erradicada en la glorificación (Romanos 8:23).

Según sus estudios, ¿la idea de una generación sin pecado en los últimos tiempos puede afectar la comprensión del papel de Cristo como salvador y mediador?

La TUG y el perfeccionismo hacen una profunda revisión en la doctrina de la salvación y en el propio gran conflicto. Al redefinir pecado y perfección, se redefine la gracia y el papel de la fe y de la obediencia. Además de eso, la TUG presenta a Dios como dependiente de los seres humanos, porque después de la cruz, Satanás tendría una segunda oportunidad de derrotar a Dios y derrotaría a la última generación. El primer round habría sido con Jesús, pero el segundo y definitivo round será con la última generación. O sea: Satanás sólo será vencido por medio de la última generación. La TUG oscurece el papel de Jesús, colocando a la última generación como la manifestación suprema.

¿Pero el concepto de perfección bíblica no está ligado a una obediencia perfecta a la voluntad de Dios, o sea, abandono del pecado?

De hecho, hay un objetivo escatológico en la santificación: Dios espera presentar a su iglesia como novia sin mácula ni arruga, “santa y perfecta” (Efesios 5:26-27 [DHH]; cf. Hebreos 12:14). No podemos caer en el otro extremo de denunciar cualquier mención a la santificación como perfeccionismo. La perfección cristiana involucra cuestiones del comportamiento, pero el quid de la cuestión es la perfección del carácter, es ser misericordioso como Dios lo es. Reproducir el “carácter de Cristo” no es seguir una lista de ítems permitidos y prohibidos, del tipo “haga – no haga”. La búsqueda del carácter de Cristo llevará a cambios de comportamiento, al abandono de los actos pecaminosos. Si no creemos que el Espíritu Santo logra provocar cambios genuinos en las personas, la vigilancia o el esfuerzo humano es lo que no conseguirán lo mismo.

¿Por qué, en dos o tres tópicos, deberíamos rechazar la idea de la Teología de la Última Generación?

(1) La Iglesia Adventista defiende el principio protestante de la Sola Scriptura. La Biblia es nuestra única regla de fe y práctica y la TUG no es una idea que surge de la Biblia, sino de una lectura selectiva de los escritos de Ellen White (la TUG dice lo que Ellen White dice, dice más de lo que ella dice; y también dice lo contrario de lo que ella dice); (2) cuando usa la Biblia, la TUG no usa el método de interpretación bíblica de la Iglesia Adventista, pero sí el método texto prueba, que consiste en ir a la Biblia con una idea previamente formada y buscar textos bíblicos solo para confirmar lo que ya se pensaba; (3) la TUG disminuyó el papel de Jesús al presentar temas desde perspectivas equivocadas, exagerando temas periféricos y reduciendo temas más amplios, solo para destacar el supuesto papel de la última generación en la victoria final en el gran conflicto. Debemos tener cuidado con teologías que obscurezcan la obra de Cristo, disminuyan su soberanía o intenten robarle la gloria. [Equipo ASN, Felipe Lemos]

 

Noticias Relacionadas

WordPress Image Lightbox Plugin