Noticias – Adventistas

Wilson Borba

Wilson Borba

Sola Escritura

Doctor en Teología. Nació en Cruz Alta, RS, Brasil. Actúa como profesor y director del SALT-FAAMA. Descripción: Las doctrinas bíblicas explicadas de manera simpe y práctica para la vida cristiana.

¿El diablo es real?

Algunos piensan en el diablo como un ser aterrador, rojo con cuernos, una cola larga y patas de caballo. Para muchos, la idea de un diablo real es absurda. Sin embargo, cuando los incrédulos presencian fenómenos de posesión, y ven la transformación de la naturaleza en personas poseídas por un espíritu malo, cambian de opinión en cuanto a la existencia del diablo. Jesucristo, el Hijo de Dios creía en la existencia del diablo: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44). A continuación enumero algunas informaciones de las Escrituras sobre el diablo:

  • El diablo es acusador, es adversario. Diablo es una traducción de la palabra griega διάβολος (diábolos), que significa acusador, adversario. El diablo también está identificado por “dragón”, “la serpiente antigua” y “Satanás” (Apocalipsis 12:9).
  • El diablo fue homicida desde el principio. Uno de sus objetivos es destruir a los seres humanos, y echarle la culpa a Dios. Cuando Caín mató a Abel con seguridad fue inspirado por Satanás, “No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano” (1 Juan 3:12).
  • El diablo es mentiroso y padre de mentira. El concepto de que “el diablo no es un ser personal” es una de sus mentiras preferidas, pues así puede engañar más fácilmente a los seres humanos. Satanás es muy astuto y malicioso, en la práctica del engaño. “Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz” (2 Corintios 11:14).
  • El diablo peca desde el principio. “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio” (1 Juan 3:8). ¿Dios creó al diablo? ¡De ninguna manera!
  • Dios creó a Lucifer, un ángel perfecto. Lucifer, en latín, quiere decir “portador de luz”. Esa expresión viene de Isaías 14:12. Satanás era un “Lucero”, o “estrella de la mañana”.[1] “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado […]” (Ezequiel 28:15).
  • Lucifer fue uno de los ángeles más honrados del Cielo. “Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios” (Ezequiel 28:14). Los querubines servían delante de Dios. Pero, ¿cómo Lucifer, un querubín perfecto y poderoso se transformó en Satanás, el enemigo de Dios?
  • Lucifer se transformó en Diablo y Satanás, porque se halló maldad en él. “hasta que se halló en ti maldad (Ezequiel 18:15). Aquel ser de gloria y belleza extraordinarias pervirtió su libre albedrío. Al abrigar egoísmo, envidia, codicia Lucifer transformó irreversiblemente su naturaleza perfecta en el temible Satanás.
  • Satanás pretendía establecer su trono en el Cielo. “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte” (Isaías 14:13). Lucifer trabajó de manera engañosa de modo que al principio los ángeles no notaron su verdadero carácter. Ezequiel 28:16 usa las palabras “multitud de tus contrataciones”. La figura de Lucifer y la del rey de Tiro se confunden en la profecía, pues, al actuar con la sabiduría de la serpiente, este rey se tornó un símbolo de Lucifer.
  • Satanás fue expulsado del Cielo a la Tierra. Así como el éxito comercial del rey de Tiro lo llevó a la violencia, el orgullo y la actividad persuasiva de Lucifer en propagar sus engaños resultaron en una guerra en el Cielo. “Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:7-9). Isaías declaró: “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! (Isaías 14:12). Y Jesús afirmó: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18).
  • En su rebelón, Satanás llevó consigo a la tercera parte de los ángeles del Cielo. “y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra […]” (Apocalipsis 12:4).[2]
  • Por llevar al hombre al pecado y a rebelarse contra Dios, Satanás reclamó el planeta Tierra como su propiedad. “Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.  Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos” (Lucas 4:5-7). ¡El Diablo es real! La buena noticia es que Jesús venció al diablo, y nosotros también podemos vencerlo. “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:11). “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12).

[1]Frank B. Holbrook, Tratado de teologia adventista del séptimo día, editado por Raoul Dederen (Buenos Aires: Casa Editora Sudamericana, 2009), 1091.

[2]Estrellas en profecía representan ángeles. “[…] las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias […]” (Apocalipsis 1:20).

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin