Noticias – Adventistas

Valdeci Júnior

Valdeci Júnior

Políticos bajo investigación. ¿Y nosotros?

Eduardo Cunha[1] y otros políticos y profesionales están siendo investigados por la Procuraduría General de la República de Brasil y Justicia. [2] En el proceso, el actual presidente de la Cámara de Diputados, por estar en ese cargo, tiene foro privilegiado.[3] Parece que, a esta altura del caso, lo importante para la justicia, que supuestamente representa a la población, no es más el status, el currículo o el cargo de Cunha, sino el hecho de saber si cometió actos de corrupción o no. Por lo que vimos que sucedió con Marcelo Odebrecht,[4] en esos casos, lo que determina la decisión de la justicia no son los privilegios que haya recibido una persona, sino las acciones que se dicen haber sido cometidas o descuidadas. Y así, la expectativa de ver si el destino matará o revitalizará la carrera de la persona en cuestión.

Nosotros también debemos ser investigados.[5] En el juicio investigador,[6] por haber aceptado a Jesús como nuestro Señor y Salvador, tenemos el privilegio de poder contar con su gracia.[7] Sin embargo, de acuerdo con la Biblia, nuestra apariencia de piedad[8] no será algo determinante en la sala de justicia divina[9], sino solo el hecho de saber si nuestro carácter habrá sido corrupto o fiel.[10] Por lo que hemos visto que sucedió con varios personajes bíblicos,[11] lo que importa no son los dones recibidos, sino la obediencia o la desobediencia a la Ley de Dios.[12] De esa manera, lo que nos espera es saber si la sentencia llevará nuestra vida espiritual a la muerte o al reavivamiento.[13]

El mes pasado, señalé el error de un cristianismo legalista, que puede bloquear el reavivamiento.[14] Volví a hablar de la necesidad de equilibrio. Y “error opuesto y no menos peligroso consiste en sostener que la fe en Cristo exime a los hombres de guardar la ley de Dios, y que en vista de que sólo por la fe llegamos a ser participantes de la gracia de Cristo, nuestras obras no tienen nada que ver con nuestra redención”.[15] Que la letra mata es verdad, sin embargo, “la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta”.[16] Y lo que queremos es vida espiritual plena. Por eso, “otro elemento esencial del reavivamiento es la confesión [y abandono] de todo pecado conocido”.[17]

E incluso al título (O Que Pode Estar Bloqueando o Reavivamento? [¿Qué puede estar bloqueando el Reavivamiento?]) del texto que respondía de otra forma, varios internautas[18] dieron la respuesta de Billy Graham: “¿Qué es lo que bloquea la actuación del Espíritu Santo en nuestra vida? El pecado.”[19] Sí, la iniquidad es un gran obstáculo que bloquea tanto la actuación del Espíritu Santo como el avivamiento espiritual.[20] Mientras exista libertinaje, el Señor no actuará.[21] Y aquí no me refiero a quienes declaran abiertamente que la Ley fue abolida. Así como Robert Pierson,[22] me preocupa el hecho de que nosotros, al tiempo que proponemos cumplir Apocalipsis 14:12, continuamos perteneciendo a Laodicea.[23]

“Muchos se engañan a sí mismos, viviendo una religión fácil, sin cruz”.[24] Por eso, uno de los “requisitos para recibir la lluvia tardía es… tener un corazón indiviso”. [25] Porque “Un solo rasgo malo en el carácter, un solo deseo pecaminoso, persistentemente albergado, neutraliza con el tiempo todo el poder…”[26] y convertirse en nuestras esposas.[27] El recibimiento del Espíritu Santo es inseparable del cumplimiento de la Ley de Dios.[28] “la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”.[29] Así como sabemos que el reavivamiento es inseparable de la reforma, es irónico imaginar que ambos sucederían en la comodidad del liberalismo que no se empeña en el radical y constante cambio de ideas, teorías, hábitos y prácticas. [30]

El foro privilegiado que Dios nos concede, llamado gracia, no nos autoriza a transgredir su ley,[31] porque por nuestras obras seremos juzgados.[32] Si se encuentra que alguien tiene la ficha sucia, la competencia por prerrogativa de función no podrá sustentar una deseada absolución. Para los que desprecien la misericordia de Dios, la preciosa gracia de Jesús no les puede conceder la salvación.[33] Después de todo, la obediencia “es el resultado de la actuación de la gracia en el corazón por medio del Espíritu Santo”.[34] O sea, “si la gracia que usted recibió no lo ayuda a guardar la Ley, no ha recibido gracia” (Martyn Lloyd-Jones).

En cuanto a la situación de las personas políticas e influyentes de este país que se encuentran bajo debate público, sin intentar hacer ningún juicio, todo lo que tengo para decir es que he orado para que tanto la misericordia como la justicia de Dios, en la dosis que solo nuestro Señor sabe darlas, las alcance. Pero lo que quiero que usted tenga en mente es que, así como cuando un gran político procede mal, el país entero sufre, la mayor desgracia es que, si se insiste en el pecado, todo el pueblo del Señor podría ser privado del poder divino esperado.[35]

[1] Aquí no expongo partidismo ni preferencia política alguna. De manera imparcial, solamente uso el hecho periodístico como ilustración para la teología aplicada, sin emitir opinión de juicio.

[2] Busca “Eduardo Cunha” en Ministerio Público Federal, http://www.mpf.mp.br/pgr/@@search?path=&SearchableText=Eduardo+Cunha

[3] “Competencia por prerrogativa de función” prevista por los artículos 69, VII, 84, 85, 86 y 87 del Código de Processo Penal.

[4] Mónica Bérgamo y Graciliano Rocha, Folha de São Paulo, Marcelo Odebrecht es condenado a 19 años y 4 meses de prisión, http://www1.folha.uol.com.br/poder/2016/03/1747575-marcelo-odebrecht-e-condenado-a-19-anos-e-4-meses-de-prisao.shtml

[5] 2 Corintios 5:10; 1 Pedro 4:17.

[6] Nisto Cremos, 385-408.

[7] Ellen White, El conflicto de los siglos, 483-494.

[8] 2 Timoteo 3:5.

[9] Mateo 7:21-23; 25:31-46.

[10] Mateo 24 y 25.

[11] Por ejemplo, Caín (Génesis 4:8), los hijos de Samuel (1 Samuel 8:3), Absalón (2 Samuel 15:6), la mujer de Lot (Génesis 19:26), Judas Iscariote (Hechos 1:18), etc.

[12] Santiago 2:10-12; Elena de White, Reavivamento Verdadeiro [reavivamiento verdadero], 37.

[13] Ver también http://www.averdadesobreofim.com.br/estudos/juizo-investigativo/

[14] http://noticias.adventistas.org/pt/coluna/valdeci-junior/o-que-pode-estar-bloqueando-o-reavivamento/

[15] Elena de White, El camino a Cristo, 60.

[16] Santiago 2:17.

[17] Mark Finley, Reavívanos Otra Vez, 104.

[18] https://www.facebook.com/IgrejaAdventistadoSetimoDia/posts/10153996279619749?comment_id=10154061170409749&notif_t=like

[19] Billy Graham, O Poder do Espírito Santo [el poder del Espíritu Santo], 119.

[20] Salmo 66:18; Isaías 59:1-2.

[21] 2 Crónicas 7:14.

[22] Robert Pierson (presidente mundial de la IASD en 1973), llamado del concilio anual, 18/10/1973.

[23] Apocalipsis 3:14-22.

[24] Ellen White, Reavivamento Verdadeiro [el poder del Espíritu Santo], 37.

[25] Mark Finley, Reavívanos Otra Vez, 74-75.

[26] Elena de White, El camino a Cristo, 34.

[27] Proverbios 5:22.

[28] Romanos 8:4.

[29] Hebreos 12:14 (NVI).

[30] Elena de White, Mensagens Escolhidas [Testimonios selectos], 1:128.

[31] Max Lucado, Nas Garras da Graça [en las garras de la gracia], 82-84.

[32] Eclesiastés 12:13-14.

[33] Hechos 5:1-11.

[34] Leandro Quadros, Graça ou desGraça? [¿gracia o desgracia?], http://shoutout.wix.com/so/7LDES_ah?cid=b66d77da-fcb5-4db7-bdc3-1773e2a4efb8&region=1a138e31-c3da-4739-3f96-d641903a03d9#/main; y también, Hebreos 8:10.

[35] Josué 7; Elena de White, Patriarcas y profetas, 360-364.

Noticias Relacionadas


Comentarios

WordPress Image Lightbox Plugin